¿A dónde puede llevar la enseñanza de la ordenación de mujeres?

Para poder llegar a la posición de que las mujeres pueden ser pastores y ancianos, las personas deben ignorar y/o reinterpretar muchas de las Escrituras. El problema con esto, es que una vez se lleve a cabo, el mismo método utilizado para justificar el ministerio de pastores y ancianos en las mujeres, puede también ser usado para socavar otras áreas de la verdad Bíblica.

Ahora bien, no existe  ninguna relación reciproca entre creer en mujeres ancianos/pastores y la apostasía. Pero podemos ver un orden lógico de posiciones doctrinales que se alejan de la fidelidad Bíblica, y las mujeres pastores es una de estas. De hecho, la ordenación de mujeres parece ser un iniciador de la apostasía. Vemos que las denominaciones que apoyan este tipo de ordenación, más tarde y en forma abrumadora, apoyan el aborto, la homosexualidad y niegan la infalibilidad de la Escritura. Claro está, que no todos los egalitarianos o igualitarios sostienen estos tres errores tan serios en la Iglesia de hoy, pero el modelo está ahí. Lo anterior puede ser visto en el artículo Denominaciones, ordenación de mujeres y otros errores, donde documento varias denominaciones que sostienen la ordenación de mujeres y otros temas importantes.

La cantidad de errores enumerados anteriormente no son todos. Aquí hay otra serie de errores que he encontrado con muchos igualitarios en la medida en que dan marcha atrás y reinterpretan otros temas en sus intentos de sostener sus posiciones contra la Ortodoxia Bíblica.

  • Decir que Génesis 1 es una creación separada de Génesis 2.
  • Decir que no hay una estructura jerárquica en la Trinidad, por lo tanto, niegan la trinidad económica.
  • Negar la autoridad del hombre en el matrimonio.
  • Negar la autoridad de Cristo tanto en cabeza del hombre como en la Iglesia.
  • Decir que el pecado entró al mundo a través de Adán y no de Eva debido a que él sabía más y ella fue engañada.
  • Negar la posición representativa de Adán sobre la humanidad; negando así la Autoridad Federal.

Tiempo y personas

Si Usted quiere echar a perder algo, todo lo que necesita son dos cosas: tiempo y personas. Nuestra tendencia es rebelarnos contra Dios y caer en el error, convirtiéndonos en más liberales. Adán y Eva lo arruinaron en el Huerto del Edén. ¿Nos consideramos mejor que ellos? La Iglesia primitiva empezó a tener problemas rápidamente, razón por la cual muchas de las Epístolas del Nuevo Testamento fueron escritas; para corregir los errores. Somos pecadores y buscamos la manera de justificar nuestros deseos y hacer nuestro viaje por la vida de forma placentera. Pero la verdad no lo hace placentero, por lo tanto, tendemos a limar sus bordes para que no nos corte profundamente en lo que queremos.

Para resumir, el problema de justificar a las mujeres como pastores tiene dos caras: Primera, no es lo que las Escrituras enseñan y segundo, esto abre la puerta a posteriores errores.

¿Qué dice la Escritura?

  • 1ª Timoteo 2:12-13: “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. 13 Porque Adán fue formado primero, después Eva;”
  • Tito 1:5-6: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; 6 el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía.”

Los versículos enseñan claramente que una mujer no está para enseñar o ejercer autoridad sobre un hombre ya que Adán fue creado primero, haciéndolo por lo tanto un mandato doctrinal no uno cultural. En el segundo versículo, Pablo le dice a Tito que establezca ancianos. Podemos entonces ver claramente que la Biblia enseña que son los hombres los de la autoridad en la Iglesia. Pero para poder justificar tener mujeres en autoridad y a los hombres enseñando, los textos son desmontados y reinterpretados. En el caso de 1ª Timoteo, “una mujer” significa “ser la esposa de un hombre particular.

Puedo seguir mencionando algunos otros ejemplos sostenidos por los igualitarios en la negación de la Escritura, pero espero que Usted haya comprendido el punto. Es simple. El error lleva al error y a menos que nos mantengamos fieles a la clara enseñanza de la Escritura, seremos llevados a la deriva alejándonos más y más de la revelación de Dios.

¿Le parece exagerado? No debería. Si Usted transige en un área, es más sencillo hacerlo en otra. Debemos entonces hacer la misma pregunta que Jesús hizo: “…Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? (Lc 18:8).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison