Adopcionismo

El Adopcionismo es una herejía con relación a Cristo la cual apareció en el siglo II. Quienes la sostienen niegan la preexistencia de la Segunda Persona de la Trinidad, y por lo tanto, Su deidad. Los adopcionistas enseñaron que Jesús fue probado por Dios y después de pasar esta prueba y en Su bautismo, Dios le otorgó poderes y lo adoptó como el Hijo. Como recompensa por Sus logros y carácter perfecto de Jesús, fue resucitado de entre los muertos y adoptado en la Divinidad.

Surgió en un intento para entender las dos naturalezas de Jesús. Las Escrituras nos dicen que Jesús es tanto Dios como hombre: “porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.” (Col 2:9). Esto es conocido como la doctrina de la Unión Hipostática donde en la sola persona de Cristo, hay dos naturalezas: Dios y hombre.

Theodotus de Bizancio fue el partidario principal de esta herejía. El Adopcionismo fue condenado por el Papa Víctor (190-198 D.C.).

Revivido en el Siglo 8º

El Adopcionismo fue revivido más tarde en el siglo VIII en España por Elipando, arzobispo de Toledo y Félix, obispo de Urgel. Fue una variante del primer error pero sostuvo que Cristo era el Hijo de Dios con relación a su naturaleza divina, pero como un hombre, él fue adoptado sólo como el primer nacido de Dios. En 798 el Papa León III sostuvo un concilio en Roma que condenó al Adopcionismo como una herejía.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, 中文

 

 

 

 
 
CARM ison