Apologética Clásica

La apologética clásica es ese estilo de la defensa cristiana que pone énfasis en los argumentos racionales para la existencia de Dios y usa la evidencia para sustentar la reivindicación y milagros bíblicos. Esta es muy similar a la apologética evidencial y apela a la razón humana y a la evidencia. Los primeros apologistas clásicos incluyen a Agustín, Anselmo y Tomás de Aquino. Los apologistas clásicos contemporáneos son: Norman Geisler, William Lane Craig, J. P. Moreland y R. C. Sproul.

Algunos de los argumentos que descansan sobre la prueba de la existencia de Dios son el argumento cosmológico y el argumento teleológico. El argumento cosmológico intenta probar de que Dios existe declarando que tiene que haber una causa no causada para todas las cosas. Esta causa no causada es Dios. El argumento teleológico usa la analogía del diseño; esto es, el universo y la vida muestran marcas de diseño. Por lo tanto, debe haber un Diseñador. La estricta evidencia en otros tiempos, es usada para establecer la validez del cristianismo. Por cierto, ambos aspectos son también combinados en la apologética clásica.

Un ejemplo de lo último podría ser el que sigue:

Allen: ¿Me podría dar una razón lógica de porqué Dios existe?
Matt: Trataré (lógica simple). El universo existe. El universo no puede ser eterno ya que si éste fuera eterno, entonces significaría que una cantidad de tiempo ha pasado para que nosotros pudiéramos estar en el presente. Pero Usted no puede cortar transversalmente (atravesar) una cantidad infinita de tiempo; por lo tanto, el universo es infinitamente viejo.
Allen: Es un argumento interesante. ¿Tiene algo más?
Matt: Claro (argumento cosmológico). Todas las cosas que han llegado a existir son debido a que
existen. No puede existir una regresión infinita de causas ya que esto significaría que hubo una cantidad infinita de tiempo en el pasado que tuvo que haber sido atravesado para que pudiéramos estar en el presente. Una vez más, Ud. no puede cruzar una cantidad infinita de tiempo; por lo tanto, es lógico decir que debe existir una única causa no causada. Yo proponga que esa sola causa no causada es Dios.

El anterior diálogo tan sencillo tiene fortalezas y debilidades, pero muestra una forma de usar la evidencia y la lógica como una defensa para respaldar la resurrección, un milagro bíblico. Una variación de esto podría enfocarse en las profecías a continuación:

  1. La Biblia clama ser la Palabra de Dios.
  2. La Biblia ha sido transmitida verazmente a nosotros a través del método de la copia.
  3. El Antiguo Testamento fue escrito antes que el Nuevo Testamento.
  4. El Antiguo Testamento contiene profecías de Jesús cumplidas en el Nuevo Testamento.
  5. Jesús cumplió las profecías.
  6. Esto muestra que la Biblia es inspirada.
  7. Debido a que es inspirada, esta es veraz.
  8. Esta dice que Dios existe.
  9. Por lo tanto, Dios existe.

Ningún argumento deja de tener debilidades y fortalezas y todos los acercamientos de la apologética clásica han sido abordados por los críticos; pero estos no han quedado sin respuesta y los cristianos a su vez han refutado las refutaciones. Este proceso de refutar continuará hasta el regreso de Jesús; sin embargo, Dios ordena que hagamos nuestro mejor esfuerzo para defender la fe y la apologética clásica es uno de los medios que tenemos.

Mucha de la información encontrada en CARM puede ser usada en una defensa clásica. Hay documentación para la evidencia bíblica de los manuscritos en la sección de la Biblia; también hay una lista de profecías acerca de Jesús en la sección de la Biblia y más. Le recomiendo que visite la sección Diálogos Apologéticos y lea algunos de estos para que aprenda a usar diferentes temas. Si Ud. desea acercamientos lógicos, trate algunas de las pruebas acerca de Dios en la sección acerca del ateísmo. Finalmente, si realmente quiere probarse a sí mismo, entre en la Internet, encuentre una sala de chat a través del AOL Instant Messenger o Yahoo Instant Messenger y entre a debatir con las personas acerca de temas religiosos en las salas de discusión. Ud. aprenderá rápidamente lo que necesita saber.

Cualquier cosa que haga, piense en la apologética como un mosaico de habilidades y conocimiento que Dios usa en el creyente para traer la verdad al mundo. Al principio no es fácil hacerlo, pero se volverá más y más fácil de hacer.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison