Ateísmo, Universo y Propósito

El presente esquema pretende mostrar que la teoría de la evolución, basada en principios naturalistas, no conduce a ningún propósito.

Propósito es indicativo del propósito de un dador, un diseñador. Propongo que Dios nos dio propósito. Además, con este esquema, estoy tratando de mostrar que la mejor posición que lo naturalista puede ofrecer es una ilusión de propósito.

  1. El universo existe.
  2. El universo tiene principios y leyes inherentes en sus propiedades al material, al flujo de la energía, a la reacción química, etc.
    1. Cualquiera de los principios derivados basados en las leyes deben ser consistentes con las leyes inherentes.
  3. Estas leyes inherentes no pueden ser violadas.
    1. Cualquier violación aparente de estas leyes es sólo una demostración de nuestra falta de entendimiento de todas las leyes, y es consistente con las leyes inherentes más complejas.
  4. La vida es el producto de estas leyes inherentes naturales del universo.
    1. Esto se debe a las propiedades de la materia y la energía. La vida necesariamente surgió desde el momento de nuestra existencia.
  5. La vida puede ser sólo desarrollada en armonía con las leyes naturales en el universo.
  6. La vida está limitada para gobernar y ser gobernada por estos principios inherentes, ya que la vida es un producto de las leyes inherentes y no pueden ser violadas.
  7. Por lo tanto:
    1. La existencia humana, pensamientos, sentimientos, etc., son simplemente el resultado final de las leyes inherentes universales y principios de la materia, el fluir de la energía, la reacción química, etc., lo cual ha resultado en la vida.

Pregunta: Desde un punto de vista ateo, ¿cuál es el propósito para la existencia de la Humanidad?

  1. Debido a que las leyes del universo son inmutables y no pueden ser violadas, cualquier razón dada por un ateo para afirmar el propósito de la existente puede ser atribuido apropiadamente al resultado de reacciones químicas en el cerebro de él/ella, las cuales lo llevan a decir que él/ella tiene propósito.
    1. Por lo tanto, el ateo, no es nada más sino el producto de su ambiente y de las leyes naturales.
      1. Él es guiado y dirigido por estas leyes; él/ella reacciona, determina, espera y desea sólo de acuerdo a estas leyes.
      2. Cualquier otro propósito ofrecido sigue siendo solo el producto de las leyes naturales de la materia, de la química y el fluir de la energía. En otras palabras, el ateo es solamente, el resultado de las leyes naturales inherentes en el universo natural.
    2. Si el ateo o la atea admite que su mente es el producto derivado de estas leyes naturales, pero que su mente y voluntad ya han “superado” estas leyes y él/ella no es capaz de escapar a las limitaciones de las leyes naturales y le da a sí mismo un propósito…
      1. Entonces, todavía se puede afirmar que su razonamiento no es nada más que el resultado de reacciones químicas en su cerebro que causan que lo diga y crea en esto.
      2. Por lo tanto, él/ella ha violado el principio 5 mencionado anteriormente el cual dice:
        1. Que la vida puede ser desarrollada solamente en armonía con las leyes naturales en el universo.
    3. Si el ateo declara que las leyes naturales no son ampliamente conocidas y que estas pueden producir criaturas con verdadero “libre albedrío”, entonces…
      1. Él está haciendo este punto basado(a) en lo que conocemos acerca de las leyes naturales, y afirmar que debido a que no conocemos lo que estas pueden hacer, por lo tanto, soy libre para no estar obligado por las leyes naturales.
      2. Esencialmente, este es entonces, un argumento de silencio.
    4. Por lo tanto, desde la perspectiva del ateo, él/ella no es independiente o autónomo ni tampoco posee libre albedrío.

Conclusión

  1. Por lo tanto, el Concepto de “Tener un Propósito” se convierte en algo sin sentido debido a que…
    1. El ateo no tiene ningún propósito más allá de la inherente programación en sí mismo.
      1. Por lo tanto, él/ella no tiene independencia ni libre albedrío.
    2. Si él/ella afirma que está pensando en armonía con las limitaciones impuestas por las leyes naturales, y que la suma de su evolución es más grande que aquellas de las leyes naturales individuales, entonces, él/ella ha violado nuevamente el principio 5 anteriormente mencionado.
      1. Principio 5: La vida puede ser solamente desarrollada en armonía con las leyes inherentes en el universo.
        1. Si la vida sólo se desarrolla en armonía con las leyes, entonces, está restringida a aquellas leyes y no las puede exceder.
      2. Además, todavía se puede decir que la afirmación de independencia del ateo depende solamente de las reacciones químicas en su cerebro.
  2. Si el ateo dice que no tiene un propósito del cual se deriva, o que está más allá de la simple derivación de la vida desde las leyes naturales inherentes y originales, entonces...
    1. Esto implica la existencia de lo sobrenatural.
      1. Si lo sobrenatural existe, entonces, es ciertamente seguro que Dios existe.
    2. El ateo está negando los principios de los cuales se deriva la evolución.
      1. Esto significaría que la evolución no es verdadera, y/o
  3. Si el ateo reconoce que su mente, voluntad, esperanzas, deseos, etc., son nada más que el producto del universo natural, entonces…
    1. Él/Ella no tiene un propósito determinado por sí mismo(a).
    2. Él no tiene voluntad diferente de aquella que es gobernada por las leyes naturales y programadas dentro de él/ella.
    3. Él/Ella sólo le sirve a las leyes naturales.
  4. Por lo tanto, el ateo no tiene libre albedrío ni propósito propio para una existencia con intenciones.
  5. Si existe un Dios, entonces, yo tengo propósito ya que tengo una voluntad y a mí se me ha dado, por parte de Dios, un propósito.
    1. Debido a que afirmo que tengo un propósito—el cual no se deriva de las leyes naturales—se deduce que yo afirmo que existe un Dios.
      1. Para afirmar que existe un propósito fuera de lo natural es concluir que el propósito se deriva de algo más allá de lo natural.
  6. Debido a que determino que tengo un propósito, y niego las limitaciones de los límites establecidos por las leyes naturales, es razonable asumir que creo en Dios y que existe un Dios.
    1. De lo contrario, seríamos simples bolsas de reactivos químicos los cuales sólo reaccionan para estimularnos. Creo que el hombre es mucho más que eso.

 

 

 

 
 
CARM ison