¿Cómo sabemos que el Cristianismo es verdadero y que no estamos engañados?

En el mundo existen muchos sistemas religiosos que compiten afirmando que son verdaderos. Como Cristianos, ¿cómo sabemos que lo que estamos creyendo es verdadero y que no estamos siendo engañados? La respuesta presenta tres aspectos.

Primero, el Cristianismo es sólo tan verdadero como lo es la Persona de Jesús. Él cumplió toda profecía, afirmó ser Dios en carne, llevó a cabo muchos milagros, murió y resucitó físicamente de entre los muertos. El Cristianismo es acerca de Jesús, sus afirmaciones y sus obras. Está basado solamente en Él y sólo es verdadero en la medida en que Él es verdadero.

Segundo, el Cristianismo es consistente con la razón, los hechos, y muestra evidencia de la inspiración de la Biblia.

Tercero, todos los otros sistemas religiosos no son verificables, son irracionales y contradictorios en sus enseñanzas.

La Persona de Jesús

Para el Cristiano, la última expresión de la verdad se encuentra en la Persona de Jesús que dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Jn 14:6). Jesús, quien afirmó ser divino, llevó a cabo muchos milagros y resucitó de entre los muertos diciendo que Él sólo es la Verdad. Él estaba en lo correcto o estaba equivocado. No existen puntos intermedios. Si Jesús estaba equivocado, entonces, el Cristianismo está equivocado. Si Jesús no resucitó de entre los muertos, entonces, deberíamos abandonar nuestra fe ya que Él no sería diferente a los demás. Si Jesús no es Dios en carne, entonces, deberíamos denunciarlo como una persona loca ya que uno no puede afirmar ser Dios y estar sano mentalmente; a menos, claro está que la afirmación sea verdadera. Por lo tanto, si lo que Jesús dijo acerca de Él es verdadero, entonces, el Cristianismo es verdadero.

¿Resucitó Jesús de entre los muertos? Si es así, ¿por qué no se podía crear un cuerpo y falsificar el hecho? ¿Fueron los testigos de Su resurrección realmente conspiradores y mentirosos? Entonces, ¿cómo se inventaron tal clase de mentira basada en registros de testigos que pudieron haber sido verificados los hechos en ese mismo momento? Hasta este momento, no existen refutaciones históricas de las afirmaciones del Evangelio. ¿Por qué las personas inventarían tal clase de historia sabiendo ellos que probablemente les costaría la vida? ¿Por qué Pablo y los Fariseos querían destruir el Cristianismo naciente y posteriormente afirmar que su conversión se basaba en haber visto al Cristo resucitado? La respuesta a estas preguntas se encuentran primeramente al creer que Jesús fue quien dijo que fue, que llevó a cabo los milagros registrados y que resucitó de entre los muertos como lo afirman cientos de testigos que lo vieron muerto y después resucitado.

Verá Usted: el Cristianismo es tan verdadero como la Persona de Jesús, la cual es también verdadera. Si se puede demostrar que Jesús mintió, que Él no llevó a cabo tales milagros, que Él no era Dios en carne y que no resucitó de entre los muertos, entonces, el Cristianismo es falso y nosotros hemos sido engañados.

Razones, Inspiración y Hechos de la historia

No existe nada dentro del ámbito de la enseñanza Cristiana que niegue la razón. La doctrina de la Trinidad puede ser un misterio, pero no es ilógica. La encarnación puede ser paradójica en que la persona de Jesús es tanto divina como humana, pero esto, no es imposible. La resurrección de Cristo puede ser enigmática, pero no desafía la lógica; a menos que Usted de entrada niegue lo milagroso. El Cristianismo es razonable; esto es, no viola la lógica. Puede que contenga misterios y paradojas, pero no existe nada dentro de su enseñanza que contradiga la razón.

No existe nada dentro de la enseñanza Cristiana que niegue los hechos de la historia. La historia y la arqueología confirman la Biblia. Existen muchos registros no bíblicos de eventos y/o de personas en el Nuevo Testamento. Josefo, un historiador Judío (37-101 D.C.), mencionó a Juan el Bautista y a Herodes ("Antigüedades", Libro 18, capítulo 5, párrafo 2), así también como a Jesús ("Antigüedades", Libro 18, capítulo 3, párrafo 3), y a Santiago ("Antigüedades", Libro 20, capítulo 19). Tácito, un historiador Romano (55-117 D.C.) menciona a Jesús ("Anales XV"); Talus (Circa 52 D.C.), menciona el eclipse de sol sucedió el día de la crucifixión de Jesús.1.

Los hechos de la arqueología e historia apoyan la Biblia y no la contradicen. Varias ciudades mencionadas en esta, han sido descubiertas: Bet-el, Capernaúm, Corazín, Dan, Efeso, Gaza, Jericó, Gezer, Nínive, Susa, Hazor, Jope, etc. Se ha verificado la existencia de los Hititas, así como los establos de Salomón, etc. El punto aquí es que nada de la arqueología contradice las verdades Bíblicas. La evidencia de la inspiración Bíblica puede ser fácilmente vista en las profecías encontradas en el Antiguo Testamento y sus cumplimientos en el Nuevo.

  • A las siguientes ciudades se les profetizó que serían destruidas y nunca vueltas a construir, lo cual fue cierto, ya que las mismas nunca se reconstruyeron. Nínive: Nahúm 1:1; 3:7, 15; Sofonías 2:13-14; Babilonia: Isaías 13:1-22; y Tiro: Ezequiel 26.
  • Profecías acerca de Jesús: nacería de una virgen: Isaías 7:14 y cumplido en Mateo 1:18, 25; el lugar de Su nacimiento en Belén: Miqueas 5:2 y cumplido en Mateo 2:1; precedido por un mensajero: Isaías 40:3 y cumplido en Mateo 3:1-2; su costado atravesado: Zacarías 12:10 y cumplido en Juan 19:34; Su crucifixión: Salmo 22:1, 11-18 y cumplido en Juan 19:23-24.

Las profecías del futuro y sus cumplimientos son evidencia de que Dios está involucrado en el Cristianismo. Aún cuando mucho más se puede escribir acerca de este tema, la evidencia de la obra de Dios en la Biblia puede demostrarse como razonablemente verdadera. La Biblia es científicamente exacta, arqueológicamente precisa e históricamente veraz. Cuando esto se combina con los documentos bien preservados escritos por los testigos, esto, nos lleva a la conclusión razonable de que la Biblia está excelentemente bien preservada y no es el esfuerzo o producto del ser humano. Esta es, divinamente inspirada.

Claro está que existen críticos que dicen que la Biblia fue alterada para hacerla parecer como si Jesús hubiera cumplido las profecías. Pero esto significaría que la Biblia fue escrita a propósito y sería un engaño. ¿Qué evidencia existe para tal afirmación? ¿Qué tienen en cuenta los críticos para declarar que las enseñanzas de la Biblia, las cuales son verdaderas, se basan en mentira? ¿Por qué los discípulos sabiendo que estaban siendo engañados sufrieron ostracismo de su misma cultura y estuvieron dispuestos a morir por lo que era, supuestamente falso? Tal clase de preguntas básicas necesitarán ser respondidas porque aquellos que proponen una nueva teoría necesitan responder las preguntas difíciles que sus teorías plantean. ¿Pueden ellos dar una explicación más razonable que aquella que contiene la Biblia; de que Jesús fue quien dijo ser y que  hizo lo que las Escrituras dicen que hizo? Si no existen teorías más factible que puedan ser propuestas y que registren todos los hechos, entonces, los críticos no tienen en que basarse y las afirmaciones relacionadas a Jesús en las Escritura y las mismas Escrituras son verdaderas.

Otros sistemas de creencias no son verificables o son irracionales

Existen otros sistemas de creencias que afirman ser válidos pero o estos no son verificables históricamente o internamente son irracionales. Por ejemplo, el Mormonismo claramente contradice la Biblia—enseña que Dios era un hombre en otro planeta, que se casó con una diosa, etc.; además, no tiene evidencia histórica para validar el Libro de Mormón y enseña la imposibilidad lógica de una regresión eterna de causas. Enseña que hay una regresión infinita de dioses en formación; por ejemplo, una lista infinita de causas en el pasado. Pero esto, es imposible debido a que requeriría cruzar una cantidad infinita de tiempo—eventos causales—para llegar al presente. Pero una cantidad infinita de tiempo no puede ser cruzada; de lo contrario, el tiempo no fuera infinito. Por lo tanto, no puede haber una regresión infinita de nuevos dioses formados y el Mormonismo no puede ser verdadero. El Islam enseña que el Corán es la verdad absoluta revelada por su dios Alá. Más adelante declara y esto es crítico, que si un solo hecho en el Corán es incorrecto, entonces, el Islam no sería verdadero. Pero el Corán enseña que la semilla del hombre proviene de su pecho y no de los testículos (El Corán 86:5-7). También, describe la crucifixión antes de su invención (El Corán 7:123-124) y dice que los pájaros y las hormigas pueden hablar (El Corán 27:16; 27:18). Debido a que nada de lo anterior es verdad, el Corán por lo tanto, tampoco es verdadero.

El ateísmo es un punto de vista negativo acerca del mundo, el cual, no puede validarse como verdadero ni tampoco puede explicar la racionalidad debido a que su perspectiva materialista no puede establecer el puente entre el vacío que existe de lo absoluto (realidades conceptuales; como por ejemplo, los absolutos lógicos sobre los que se basa la razón), y el principio del materialismo; de que todas las cosas en el universo pueden ser entendidas en términos de movimiento, materia, reacciones químicas, etc. Una vez más, el ateísmo no puede ser verificado como verdadero ya que es una posición de negatividad. Una negación de la existencia de algo es casi siempre imposible de validar.

Las religiones que apoyan la reencarnación como el Hinduismo, el Budismo, etc., tienen el problema del karma, el residuo de la causa-efecto de vidas anteriores que gobiernan los niveles de la futura reencarnación. Estas encarnaciones están supuestas a servir como el objetivo para la enseñanza del alma, a través de viajes en la vida, para que de esta forma puedan regresar a la fuente divina. ¿Cómo se puede verificar esto?  Cada alma al inicio de su encarnación tenía, supuestamente, un karma perfecto, pero aún así, cada alma fracasó en regresar a la fuente aún cuando al inicio de esa encarnación tenía un karma perfecto. Más bien, cada alma está atrapada en el círculo sin fin de una reencarnación. Si el alma no aprendió sus lecciones después de haber experimentado el karma perfecto, ¿en qué momento ese karma perfecto se vuelve imperfecto? De otro lado, las religiones basadas en el oriente niegan los absolutos de la lógica y deducen los sistemas contrarios a la lógica y no pueden ser validados a través de la historia o de la razón. En esencia, no son verificables.2

El movimiento de la Nueva Era ofrece experiencias subjetivas no verificables como marco para sus perspectivas teológicas tales como la divinidad humana, la divinidad de la naturaleza, etc. Este es un movimiento ecléctico con numerosos sistemas de creencias contradictorios que descansan bajo su amplia cobertura. ¿Cómo puede alguien tomarse seriamente la Nueva Era?

Estos análisis breves y simplificados de varios sistemas de creencias demuestran que sus afirmaciones deben ser de alguna manera verificables: con la arqueología, con documentos antiguos de historias verificables, etc., y deben ser racionales. Pero cuando un sistema teológico no pueden ser verificado usando el examen histórico natural o la consistencia lógica interna, ¿cómo puede asumirse que sea verdadero? No puede.

¿A dónde más iremos?

Jesús tuvo una discusión con Sus discípulos en Juan 6 donde les habló acerca de la comunión y de que nadie podía venir a Él a menos que hubiera sido dado del Padre:

  • “Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? 68Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.” (Jn 6:67-68).

La respuesta de Pedro es relevante. Si debemos abandonar el Cristianismo, ¿puede entonces alguien, diferente a Jesús y Sus palabras ofrecer algo mejor? ¿A dónde más iremos? ¿Al Islam para aprender como asesinar a los enemigos? ¿Al Mormonismo para responder al llamado de orgullo de que algún día seremos dioses y como Dios? ¿Al ateísmo el cual sólo ofrece una moral relativa basada en las circunstancias y su inconsistencia? ¿A la reencarnación con su aparente círculo sin final de encarnaciones y sufrimientos: primero como humano y después como animal? ¿Qué es mejor que Jesús? ¿A quien iremos si abandonamos el Cristianismo?

Conclusión

Si alguien tiene cosas mejores que ofrecer diferentes que las afirmaciones, obras y sacrificio de Cristo entonces, tal vez, deberíamos ir en esa dirección. Pero debido a que nadie tiene algo mejor que ofrecer que el mismo Jesús y debido a que nadie más, sólo Jesús, ha cumplido las profecías, llevado a cabo milagros, resucitado a personas de entre los muertos, resucitado Él Mismo de entre los muertos y prometió regresar por Su pueblo, entonces, estamos forzados por la razón, la evidencia y la lógica a continuar creyendo en Jesús, en Sus enseñanzas, y la verdad de que el Cristianismo representa lo fundado en Él.

El Cristianismo es verdadero y no estamos engañados por que esté basado en la persona de Jesús el cual cumplió la profecía, afirmó ser Dios en carne, llevó a cabo muchos milagros, murió, y físicamente resucitó de entre los muertos. Finalmente, todos los otros sistemas religiosos no son ni verificables ni racionales; por lo tanto, son descalificados como si fueran ciertos.

Es razonable entonces concluir que el Cristianismo es verdadero y que no estamos siendo engañados.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Julio Africano, “Escritos Existentes (“Extant Writings”), XVIII en los “Padres Antes de Nicea”  (“Ante-Nicene Fathers”), editado por Alexander Roberts y James Donaldson, Grand Rapids: Eerdmans, 1973, volumen VI, página 130., como está citado en Gary R. Habermas, “El Jesús Histórico: Evidencia Antigua en la Vida de Cristo” (“The Historical Jesus: Ancient Evidence for the Life of Christ”), Joplin, MO: College Press Publishing Company, 1996.
  • 2. Falsacionismo: La habilidad de algo para ser probado como falso; una declaración que no se puede probar. Un ejemplo de esto sería: “Hay un lagarto verde sentado en una mecedora en la cuarta montaña más grande Júpiter.” Esta declaración es falsacionista, ya que no se puede probar que es falsa porque no se puede verificar o negar. La resurrección de Jesús es falsacionista en que todo lo que los críticos tenían que hacer, era aportar el cuerpo muerto no resucitado, pero ellos, no lo han hecho. Generalmente, el Falsacionismo es una prueba de la validez de una creencia u ocurrencia. Se puede decir que algo que no es falsacionista no sea cierto, debido a que esto no puede ser confirmado o negado.

 

 

 

 
 
CARM ison