Cómo testificar a una persona que está en la Santería

Nota Preliminar

Durante muchos años y particularmente en el tiempo que viví en los Estados Unidos practiqué la Santería. Primero, consultando a santeros(as), sacerdotes babalawo y aún “paleros.” Posteriormente, y en la ciudad de Miami, Florida, me “bajaron el santo” y así me convertí en un “iniciado” (Iyabó). Sé que muchas de las personas que se encuentran practicando la Santería creen que están haciendo el bien y que están en el camino correcto. No es mi intención condenar o juzgar a nadie; pero por lo que aprendí con ellos y lo que posteriormente me fue revelado en la Biblia cuando llegué a Jesús, entendí que el único camino, la única verdad y la vida verdadera se encuentran en Cristo, y que Dios el Padre lo envió a que llevara en Su cuerpo todos nuestros pecados en la Cruz del Calvario.

Principios Básicos

Existen algunos principios básicos que Usted puede usar cuando trata con algún santero, o con la persona que participa en los ritos de la santería. Generalmente las personas buscan ser “liberadas” de alguna opresión, de algún “trabajo” de brujería que alguien ha hecho contra él/ella para traer mala suerte a su vida. También buscan al santero para conseguir trabajo, liberarse de un rival, ya sea en el amor o en el trabajo; o aún, para liberarse de la justicia por participar en actos ilícitos. No necesariamente las personas que están involucradas son de la categoría antes mencionada; también, pueden encontrarse artistas, cantantes, y hasta presidentes de pequeños países o dictadores que a través de “trabajos” llevados a cabo en su favor, los sostienen y los guardan.

Sacrificios

Los sacrificios de animales y el uso de la sangre de estos en los ritos de la Santería son comunes, y es una de tantas formas usadas para “limpiar”, “liberar”, “proteger”, etc. Pero de acuerdo a la Biblia, ¿se deberán practicar esta clase de ritos, cualquiera que sea la creencia?

No. Bíblicamente cualquier sacrificio que involucre sangre de animales dejó de hacerse y la razón principal del mismo es por el sacrificio de Jesucristo el cual fue una vez ofrecido por los pecados de toda la raza humana: “De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.” (Hebreos 9:26 – Énfasis añadido). Y esto favorece a todos aquellos que están directa o indirectamente involucrados en la Santería, y quieran, lógicamente recibir este sacrificio. Aun cuando estas personas piensen que están haciendo lo correcto y que creen que no le están haciendo daño a nadie, se hacen daño a sí mismos y a todos aquellos que los buscan, acarreando condenación eterna. Por lo tanto, no se necesita en el siglo presente ningún sacrificio diferente a aquel ofrecido por Dios el Hijo.

El dios de la santería

De acuerdo al dios de ellos, conocido como Olurun, la segunda manifestación de Olodumare, dueño del cielo (Orún), energía espiritual del universo; está en todo lo vivo, incluyendo los humanos, animales, insectos, etc. De otro lado, el Dios del Cristianismo es Espíritu: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” (Juan 4:24). Dios no es una energía: Él tiene los atributos de la personalidad: habla, piensa, ama, se aíra, etc. Tampoco es parte de Su creación ni está “en” ella: Él creó todas las cosas (Génesis 1-2). Aun cuando Él hizo a Adán a Su imagen y semejanza no somos dioses y la única forma que habite en nosotros es a través del nuevo nacimiento (Juan 3:3-5; Efesios 1:13). Después de este nuevo nacimiento, lo cual sucede sin ritos ni sacrificios de animales, y sólo entonces, nos convertimos en templo del Espíritu Santo: “¿No sabéis que sois tempo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1ª Corintios 3:16).

Los emisarios en la Santería

De acuerdo a la teología santera, existen una serie de emisarios conocidos como “Orishas”, los cuales y de acuerdo al significado de la palabra “emisario” se convierten en mediadores entre los hombres y el dios de la santería. Pero de acuerdo a la Palabra de Dios nosotros tenemos un único y solo Dios que gobierna el universo y un solo Mediador: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” (1ª Timoteo 2:5). ¿Necesitan los santeros con todo su orden jerárquico a múltiples “mediadores”, o necesitan al Único?

Breve Conclusión

Los dioses de las religiones diferentes al Cristianismo exigen ya bien sea, sacrificios de animales y/u obras de justicia por parte de los hombres para complacer a sus dioses. En el Cristianismo, Dios se hizo hombre, habitó entre nosotros, fue sacrificado UNA sola vez por nuestros pecados, fue sepultado, resucitó y está en los cielos mediando por Usted y por mí. Todo lo que una persona necesita cuando ha estado involucrada en lo oculto, es confesar sus pecados, confesar que Jesús es el señor, Dios y Salvador de su vida para que nazca de nuevo y sea salvo. ¿Cuánto dinero gastó en la última “consulta”? ¿Qué le exigieron para hacerle sus ritos de “liberación”? En Cristo, nuestra salvación es GRATIS. Ya todo fue pagado. ¡Recíbalo antes de que sea demasiado tarde!

 

 

 

 
 
CARM ison