¿Crea Dios el mal?

Isaías 45:7 y Amós 3:6

  • Isaías 45:7: “que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.”
  • Amós 3:6: “¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho?”

¿Es realmente Dios el creador de la maldad? Para responder la pregunta debemos primero mirar cómo la palabra para “maldad” (del Hebrero “rah”) es usada en la Biblia, examinar el contexto del pasaje en Isaías 45 y mirar otros pasajes que tratan del mismo tema.

Primero que todo, la palabra Hebrea “rah” la cual es traducida como “maldad”, es usada de muchas formas en la Biblia. En la Versión King James ocurre 663 veces. 431 veces es usada como “maldad”. Las otras 232 veces, se traduce como “malvado”, “malo”, “daño”, “dolor”, “mal”, “disgustado”, “adversidad”, “aflicción”, “problema”, “calamidad”, “doloroso, penoso”, “sufrimiento”, “tristeza”, “problema(s)”. Podemos ver entonces, que la palabra no requiere que sea traducida solamente como “maldad”. Esta es la razón por la que diferentes Biblias traducen este versículo de forma diferente. La Nueva Versión Internacional la traduce como “desgracia”; la Reina Valera 1995 como “mal”; la Nueva Traducción Viviente como “desastre”.

Segundo, el contexto del versículo está hablando de un fenómeno natural.

  • “Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, 6 para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo, 7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.” (Is 45:5-7).

Note que el contexto del versículo está tratando con quién es Dios, el cual habla de un fenómeno natural (sol, luz, oscuridad), y que es Dios quien es capaz de hacer que ocurra tanto el “bienestar” como la “calamidad”. Contextualmente, este versículo está tratando con desastres naturales y temas relacionados con los problemas humanos. No está hablando del mal moral y esto es consistente con otras Escrituras. Por ejemplo:

  • “Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿O quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová?” (Ex 4:11).
  • “¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho?” (Am 3:6).

Note también que Isaías está presentando contrastes. Él habla de “luz” y “tinieblas”, de “paz” y “adversidad”. La palabra en el Hebreo para “paz” es “shalome”. En el contexto entonces estamos viendo lo opuesto: La luz y las tinieblas, la paz y la adversidad; pero la maldad que se menciona no es la maldad ontológica, sino la maldad experimentada por las personas en forma de calamidad.

De Éxodo 4:11 y Amós 3:6, podemos ver que el Señor está involucrado en la calamidad y los problemas del mundo terrenal. Éxodo 4:11 habla de la flaqueza humana y Amós 3:6 del mal en la ciudad. No es el mal moral el que Dios trae, sino la calamidad y desastre sobre las personas. Claro está que esto trae la pregunta del por qué Dios permite tal clase de cosas; pero este, no es el tema aquí. Pero lo que sí podemos creer en que todo lo que Dios hace es justo y lo usa para enseñar, guiar y disciplinar a Su pueblo.

Tercero, existen otros versículos que muestran claramente que Dios es puro y que Él no aprobará la maldad:

  • “El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud;  Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto.” (Dt 32:4).
  • “Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio; ¿por qué ves a los menospreciadores, y callas cuando destruye el impío al más justo que él,” (Hab 1:13).

Podemos ver que la Biblia enseña que Dios es puro y que Él no aprueba la maldad. La palabra “rah” (maldad) en el Hebrero puede significar muchas cosas y que el versículo en el contexto se refiere a la calamidad y al desastre. Por lo tanto, Dios no creó la maldad en el sentido moral, sino en el sentido de calamidad y desastre.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison