¿Cuál es el Dilema de Eutifrón?

El gran filósofo Griego Platón, en su obra titulada “Eutifrón” refiere un dialogo entre Sócrates y un ciudadano llamado Eutifrón. Básicamente, se trata del siguiente planteamiento: "¿Son buenos los actos morales deseados por Dios, o son estos actos morales buenos porque son deseados por Dios? Otra forma de decirlo sería: '¿Dice Dios que las cosas son morales porque por naturaleza son morales, o estas se convierten en morales porque Dios así lo declara?'"

El dilema se encuentra en que si los actos son moralmente buenos porque por naturaleza son buenos, entonces, estos son independientes de Dios. Estos actos ya serían buenos en sí mismos y Dios tendría que apelar a estos para “saber” lo que es bueno. De otro lado, si algo es bueno porque Dios ordena que sea bueno, entonces, la bondad sería arbitraria y Dios podría llamar “bueno” al asesinato y a la honestidad la declararía “no buena”.

El Dilema de Eutifrón es realmente una dicotomía falsa. Esto es, propone sólo dos opciones cuando otra es posible. La tercera opción es que lo bueno se basa en la naturaleza de Dios. Dios apela solamente a Su propio carácter basado en el estándar de lo que es bueno y después nos revela a nosotros lo que es bueno. Está equivocado mentir ya que Dios no puede mentir (Tit 1:2), no porque Dios haya descubierto que mentir es equivocado o que Él en forma arbitraria declaró que es equivocado. Por lo tanto, para el Cristiano, no existe dilema ya que ninguna de las posiciones de este dilema representa la teología Cristiana.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison