¿Deberían los impíos liderar la adoración en el servicio de la iglesia?

Esta pregunta nunca debería hacerse en la iglesia cristiana, pero desafortunadamente, necesita ser explicada ya que en Estados Unidos y algunos países Latinoamericanos hay un número creciente de impíos liderando la adoración de los cristianos en los diferentes servicios en las iglesias. Esto es a todas luces equivocado y es una señal de apostasía en el iglesia cristiana. 

Primero: La adoración puede ser solo correcta si es llevada a cabo por creyentes que han sido justificados y santificados por la sangre de Jesucristo (1ª Pedro 2:9: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”). Sólo los creyentes comprados por la sangre de Cristo tienen el derecho de adorar a Dios debido a que sólo ellos tienen un Mediador por el cual su adoración puede ser aceptada (1ª Timoteo 2:5: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”). El impío no cuenta con un mediador ni tampoco tienen el derecho de adorar a Dios por Su bondad y misericordia ya que lo han rechazado; razón por la cual son todavía impíos delante de Dios. Recuerde cómo Dios rechazó el sacrificio de Caín quien fue un asesino (Génesis 4:5: “pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante”); ¿cuánto más la adoración falsa e hipócrita de los impíos? Jesús le dijo a los fariseos y escribas: "Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí." (Mt 15:8). ¿Y son los impíos mejores que los fariseos y escribas? No y como ellos están bajo severo juicio.

¿Cómo se atreve el impío a liderar a los creyentes en la adoración al Dios verdadero y Santo cuando él o ella se encuentran en un estado de rebelión contra Dios? ¡Que esto no siga sucediendo! "Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, Y que tomar mi pacto en tu boca?" (Sal 50:16). ¿Puede el impío alabar a Dios con las siguientes palabras y no ser un hipócrita?: "Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor. Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano." (Sal 95:6-7). No. El impío no puede hacer esto. Cantar tal clase de alabanza es una burla a Dios. Por lo tanto, ellos se encuentran en el mismo estado que aquellos que son condenados por Cristo en el día del juicio:

  • Mateo 7:22-23: "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos Milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad,"

Segundo: Es un acto de hipocresía que un pastor tenga músicos impíos yendo a la iglesia del Señor en la adoración y que lideren a quienes han sido comprados por la sangre de Cristo. La hipocresía es decir una cosa y hacer otra. Esta es una muestra de conducta falsa. Y esto es exactamente lo que el pastor está animando cuando tiene impíos liderando a los creyentes en alabanzas a Dios, ya que en el corazón de ellos no creen en el sacrificio de Cristo. Puede que sus palabras sigan el ritmo de la adoración, pero sus corazones están lejos de esa realidad: esto es hipocresía y el pastor la está animando.

Aún más, estoy seguro que en la gran mayoría de estas situaciones hipócritas, los impíos están "adorando a Dios" sólo por dinero. Piénselo: un pastor le ofrece dinero a los impíos para que vengan a la Iglesia de Dios y lideren a los creyentes en la adoración. La adoración está supuesta a ser una ofrenda a Dios llevada a cabo por creyentes y un medio de preparación del corazón  para que de esta forma se reciba la Palabra de Dios en la predicación. ¡Cuán atrevido es un pastor de pagarle a un impío para hacer esto!

Tercero: Fueron los fariseos en el Nuevo Testamento que tuvieron una manifestación externa de adoración pero dentro de ellos no eran regenerados. Por esto, Jesús los condenó como hipócritas (Mateo 15:7: “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías…”). Si el pastor de una iglesia no está informando a la congregación del hecho de que los impíos están liderando a los creyentes en la adoración—lo cual nunca deberá ocurrir—entonces, los siguientes versículos aplican al pastor:

  • Lucas 11:42-44: "Mas ¡ay de vosotros, fariseos! Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello. 43 ¡Ay de vosotros, fariseos! Que amáis las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas. 44 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Que sois como sepulcros que no se ven, y los hombres que andan encima no lo saben."

Si la congregación no es consciente de la naturaleza profana y no regenerada de aquellos que los lideran en la adoración, entonces, inadvertidamente ellos participan en la adoración profana de hipócritas. Cuando los fariseos adoraban a Dios, su adoración era rechazada y condenada. Jesús expuso la hipocresía externa en la adoración y la falta de creencia interna cuando llamó "inmundos" a aquellos que seguían su liderazgo; refiriéndose a las leyes Levíticas de limpieza. ¿No es esto básicamente lo mismo que sucede cuando los impíos lideran a los creyentes los cuales son incrédulos de lo que sucede? En esto, la congregación piensa que los líderes de la adoración son "santificados por la sangre de Dios" cuando en realidad ellos no lo están. Y para hacerlo peor, "los líderes de la adoración" llevan a cabo este engaño toda vez que dirigen la adoración en los servicios diarios o dominicales. Ahora, el pastor es el líder de la iglesia: ¡Ay de aquel que lidera la iglesia en adoración hipócrita hacia Dios y anima al pecado a través del engaño.

Cuarto: Encontramos en la Escritura que sólo los creyentes lideran la adoración y están involucrados en la verdadera adoración; nunca, los impíos.

  • Salmo 42:4: "Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí; De cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios, Entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta."
  • Salmo 29:1-2: "Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos, Dad a Jehová la gloria y el poder. 2Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; Adorad a Jehová en la hermosura de su santidad."
  • 1ª Pedro 2:9: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a la luz admirable;"

En las Escrituras no encontramos espacio para que los impíos lideren a los creyentes en la adoración. No está en la Biblia y nunca debería pasar en la iglesia cristiana.

¿Qué pasa con el beneficio para el impío?

¿Qué hay de los posibles beneficios de exponer a un impío al evangelio al llevarlo a la iglesia para que participe la adoración? Después de todo, esto probablemente lo lleve a la conversión.

Tenemos que entender que el fin no justifica los medios. Es el pastor quien tiene que asegurarse que la adoración honra a Dios y que esta, no es el lugar para evangelizar: es el lugar para adorar. No sea engañado al comprometer la adoración y alabanza a Dios al tener impíos que participen en ésta.

Al Pastor

Si Ud. es un pastor que tiene impíos liderando a los creyentes en la adoración, déjelo de hacer ya mismo. Ud. es el responsable por pastorear su congregación en verdad, honor y santificación delante de Dios. Es responsable por la adoración delante del Señor Santo. Este no es el reino de los impíos. Debe arrepentirse de este pecado y confesarlo. Debe sacar a los impíos de la adoración, invítelos a que asistan a los servicios de la iglesia, que confiesen sus pecados a los ancianos y a la iglesia, pidan perdón y continúen en humildad delante de Dios y de los hombres.

Es mucho mejor que la adoración en la iglesia sea menos que perfecta en el exterior, que sea manchada por impíos con corazones no regenerados.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison