¿Deberíamos los Cristianos usar doctores o solo tener la fe de que Dios sanará?

No existe nada en la Biblia que diga que no podemos usar a los doctores para que nos prescriban. De hecho, se ha creído comúnmente, que Lucas era un médico. Dios escogió a un médico para ayudar a escribir el Nuevo Testamento.

Dios ha dotado tanto a creyentes como a no creyentes con la habilidad para estudiar medicina y ser usados por Él para sanar a las personas. Dios, de hecho, ha dotado toda clase de personas en toda clase de formas. ¿Qué hay acerca de un ortodoncista al cual tenemos que ir para que enderece nuestros dientes? Como Cristianos, ¿deberíamos sólo orar acerca de este problema y no ir al ortodoncista? Entonces, ¿qué sucede con las personas que tienen mala visión? ¿Deberían únicamente orar y pedir sanidad o deberían visitar al oftalmólogo? La respuesta es simple: haga ambas cosas. Ore y pídale al Señor que lo sane; si no lo hace, vaya a ver al doctor.

Pero cualquier cosa que decida hacer, no ignore los temas médicos serios sólo, porque algunos predicadores dicen que las personas que van al doctor no tienen suficiente fe. Si un predicador se queja de tal manera, ¿no debería también quejarse contra Usted de que tiene poca o nada de fe porque su carro dejó de funcionar debido a que se fundió el motor y Usted no oró para que éste milagrosamente empezara a funcionar? Hay momentos en los que tenemos que usar la sabiduría. Sabemos que Dios puede hacer funcionar un carro aún sin gasolina, pero el simple hecho es que la mayoría de las veces Dios escoge usar personas para que las cosas funcionen de acuerdo a los talentos que les ha dado.

Por lo tanto, si Usted está enfermo, ore y pídale a Dios que lo sane. Espere sanidad sin dudarlo, pero entienda que la sanidad que Usted obtenga puede ser a través de una intervención milagrosa de Dios o la sanidad natural por su propio cuerpo y/o la obra de un doctor el cual podría usar medicamentos o una intervención quirúrgica. De cualquier forma, Dios es el que obra milagrosamente y quien ha dotado a las personas para que sean capaces de llevar a cabo su obra de sanidad en las personas.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison