Defensa de El Mormonismo al Descubierto

El libro El Mormonismo al Descubierto1 de Eber D. Howe e impreso en 1834, contiene testimonios juramentados de vecinos y conocidos de José Smith con relación tanto a su dudosa reputación como ser humano como a la de su misma familia. Estos testimonios fueron reunidos por un señor Philastus Hurlbut los cuales fueron incluidos en el libro de E. D. Howe. Muchos de los testigos tratan más que todo con José Smith, el fundador del Mormonismo, mostrándolo como una persona involucrada en la búsqueda de dinero por medio de la excavación, adivinación y falta de integridad moral.

Si estos testimonios acerca de José Smith son verdaderos, entonces, se les dificultaría a los Mormones continuar proclamándolo a él como verdadero y virtuoso profeta de Dios. Por esta razón, muchos Mormones han intentado desacreditar los registros contenidos en El Mormonismo al Descubierto [Mormonism Unveiled], así como también otros testimonios igualmente dañinos de otros testigos con relación al carácter de José Smith. Claro está, que esta clase de descredito es de esperarse.

Algunos Mormones han pensado que tienen un aliado en Fawn McKay Brodie. Aún cuando la biografía de la Sra. Brodie acerca del profeta Mormón no es nada más que promotora de la fe, ella también sospechó de los testimonios de Hurlbut. Ella dice lo siguiente en la página 143 de su libro Ningún Hombre Conoce Mi Historia [No Man Knows My History]:2

“El pasado, el cual José había deseado enterrar en Nueva York, regresa ahora a él como plaga. Había hecho un enemigo vengativo en Philastus Hurlbut, un convertido apuesto, ambicioso el cual había excomulgado en Junio de 1833 por su ‘conducta anticristiana con las damas.’ De modo vengativo, Hurlburt empezó una investigación de los inicios de la Iglesia Mormona.”

Primero: sospecho que el pasado que José Smith estaba tratando de enterrar en Nueva York era su aventura de búsqueda de dinero por medio de excavaciones, el de ser un borracho y varias intrigas para obtener riqueza y por las cuales era bien conocido. Aún así, si lo que dice  la Sra. Brodie es verdad, que el Sr. Hurlbut fue excomulgado de la iglesia de los SDUD, no necesariamente desacredita la información presentada por él. Después de todo, las declaraciones juramentadas son testimonios de testigos y el Sr. Hurlbut simplemente trabajó como el mensajero.

Segundo: en mi opinión, catalogar al Sr. Hurlbut como una persona excomulgada, es un caso típico de difamación. Muchas veces he visto esta clase de método usado por los Mormones. En veinte años que tengo investigándolos y estudiándolos  he hablado con muchos ex Mormones que descubrieron que el Mormonismo es falso, dejaron la iglesia y después con pruebas verdaderas, hablaron contra ésta. Muchos de ellos me dijeron cómo más tarde descubrieron que habían sido ex comulgados—en ausencia—y que ahora eran victimas de rumores maliciosos que involucraban acusaciones de inmoralidad; lógicamente, esos cargos, simplemente son negados. De esta forma, cualquier testimonio contra la Iglesia Mormona puede ser fácilmente rechazado por sus miembros. No estoy negando que existen personas que realmente merecen ser excomulgadas. Lo que sucede es que he visto la misma falsa acusación levantada contra ex Mormones con demasiada frecuencia. Por lo tanto, no me sorprende el cargo levantado en contra de Hurlbut considerando la actitud defensiva que toman los Mormones.

Tercero: me gustaría agregar que a través de los mismos testimonios de misioneros Mormones, de correos electrónicos y en mi página Web, también me han acusado acerca de varias cosas: cosas que lógicamente no he hecho. Recuerdo haber hablado con Mormones misioneros, sin dejarles saber quién era yo y escucharlos hablar acerca de esa persona llamada “Matt Slick” diciendo cosas acerca de mí las cuales no eran verdad. Esto ha sucedido más de una vez. En el caso de mi página Web, he sido acusado de mentiroso y sé que los Mormones han hecho grandes esfuerzos tratando de probarlo. ¿Por qué? Porque intentan desacreditar al mensajero.3

Una vez más, esta siempre será la tarea de los Mormones: necesitan desacreditar a quienes los critican. La difamación del carácter es la forma más común y fácil para llevarlo a cabo.

El artículo de Richard L. Anderson: La Reputación Reevaluada de José Smith en Nueva York [Joseph Smith's New York Reputation Reappraised]

Richard L. Anderson, un profesor en la Universidad de Brigham Young, escribió particularmente un artículo en contra de las Declaraciones Juramentadas de Hurlbut. Este artículo se puede encontrar en: Richard L. Anderson, La Reputación Reevaluada de José Smith en Nueva York [Joseph Smith's New York Reputation Reappraised], Estudios de la Universidad de Brigham Young, Volumen 10, Primavera de 1970, páginas 283-314.

Muchos Mormones han usado este artículo como un trampolín desde el cual toman posturas para refutar las Declaraciones Juramentadas de Hurlbut. Sin embargo, un señor, llamado Roger Anderson (no confundir con Richard L. Anderson y mencionado anteriormente), escribió un libro titulado: “La Reputación Reexaminada de José Smith en Nueva York” [Joseph Smith's New York Reputation Reexamined] y publicado en Salt Lake City por Libros Signature en 1990.4

Él tomó el artículo de Richard L. Anderson y encontró muchas omisiones evidentes en el artículo. Usaré sus comentarios como mi trampolín para refutar los reclamos generales de aquellos que intentan desacreditar las Declaraciones Juramentadas de Hurlbut. La sección de Roger Anderson tiene más de 30 páginas y no toda puede ser reproducida aquí.

Sin embargo, Roger Anderson dice con relación al artículo de Richard L. Anderson:

Superior es en cuanto al análisis de Nibley, en método y equipo erudito, pero el artículo de Anderson todavía se queda corto en muchos de sus registros. Sus errores pueden ser resumidos bajo tres grandes titulares: falsificación en los contenidos y circunstancias que rodean la recopilación de las declaraciones juramentadas; fracaso al considerar las interpretaciones alternativas para la evidencia; y conclusiones inválidas basadas en premisas defectuosas. En el análisis de Anderson, estos errores ocurren regularmente y algunas veces flagrantemente. (Páginas 27-28).

También dice:

El primer cargo con fundamento por parte de Anderson es que Hurlbut o compuso o corrigió en exceso las declaraciones obtenidas y hechas por parte de los testigos. Anderson encuentra evidencia de esta controversia en la estructura similar de las declaraciones juramentadas y el uso de ciertas palabras repetitivas tales como: “conocido con”, “tener derecho”, “excavar buscando dinero”, “adicto a”, “perezoso”, “mentiroso”, “intolerante”, “pretencioso”, “visionario”, “trabajo general”, etc. Lo que Anderson no mencionó es que otras declaraciones acerca de José Smith están fechadas desde los inicios de 1830, declaraciones que Hurlbut no reunió y que no dependían de él, pero que presentaban muchas de las mismas características. En las declaraciones de Pennsylvania, hechas durante el mismo período, ciertas palabras se repetían: “conocido con”, “pretencioso”, “mentiroso”, “excavador de”, “excavadores de dinero”, etc. En una carta fechada en 1833 y escrita por Jesse Townsend, ministro de la iglesia Presbiteriana de Palmyra, aparecen las siguientes palabras: “inmoderado”, “pretencioso”, “excavador de dinero”, y “visionario”. Esta carta es similar en estructura con la declaración general de Palmyra de Hurlbut y también con la declaración de Parley Chase.5 La estructura y redacción de todas estas declaraciones parecen reflejar más acerca del período, ubicación geográfica y nivel de educación que una autoría común no revelada. (Página 28).

Aquí tenemos evidencia de un lenguaje similar usado para describir a José Smith el cual fue utilizado por otra fuente ni siquiera conocida o con relación a Hurlbut. Parece ser entonces que los cargos del Sr. Richard L. Anderson no son muy buenos.

Vale la pena anotar que Fawn Brodie hace un comentario idéntico contra las Declaraciones Juramentadas de Hurlbut en el libro de ella: Ningún Hombre Conoce Mi Historia [No Man Knows My History]:

Se puede ver claramente que las declaraciones juramentas fueron escritas por Hurlbut, debido a que el estilo es el mismo a través de éstas. Puede notarse que aún cuando cinco de las ocho declaraciones habían escuchado la historia de Spaulding una sola vez, existió una sorprendente uniformidad en los detalles recordados después de más de veintidós años. Seis recordaron los nombres de Nefi, Lamanitas, etc.; seis sostuvieron que el manuscrito describía a los Indios como descendientes de las diez tribus perdidas; cuatro mencionan que las grandes guerras fueron la causa de la construcción de los túmulos Indios (Nota del Traductor: El túmulo es un montículo artificial con que en algunos pueblos antiguos era costumbre cubrir una sepultura); y cuatro notaron el estilo escritural antiguo. Aquí, la rigidez con la cual Hurlbut estaba implementando su teoría levantó una inmediata sospecha que él mismo permitió, debido a su impulso poco acertado.6

Este comentario ya fue mencionado anteriormente, Pero vale la pena anotar que el Sr. Roger Anderson declara que las mismas preguntas aún cuando fueran hechas a diferentes personas que conocían a José Smith podían fácilmente obtener respuestas comunes. Por ejemplo: “¿Hacía cuánto tiempo que Usted conocía a la familia Smith? ¿Cuál era la reputación general de los Smiths? Eran personas que merecían ser respetados por sus vecinos, o ¿eran ellos adictos a la indolencia, la intolerancia o la mentira?”7

No hay nada equivocado con hacerles las mismas preguntas a personas diferentes. Esto podría explicar fácilmente las similitudes encontradas en las respuestas. Hay algo en lo que ni la Sra. Brodie ni Richard L. Anderson se pronunciaron. Por lo tanto, las opiniones negativas de Anderson y Brodie en este tema llevan mucho menos peso y cantidad con relación a lo que éstas eran: opiniones.

Lo que tenemos realmente a lo largo de las líneas como prueba definitiva son las declaraciones juramentadas, escritas y firmadas por personas que afirmaron conocer a José Smith. Los documentos fueron certificados y firmados por los mismos testigos como declaraciones verdaderas. De hecho, estas declaraciones fueron firmadas en presencia de Thomas P. Baldwin, un Juez de la Corte del Condado de Wayne en Nueva York; Fred K. Smith, Juez de Paz del Condado Wayne; Jonathan Lapham, Juez de Paz; Charles Dimon, Juez de Paz. Aún más, algunos de los que firmaron los testimonios tuvieron personas que firmaron con relación al carácter de los que firmaron los testimonios. (El Mormonismo al Descubierto [Mormonism Unveiled], página 248).

En las páginas 261-262 del libro de Howe, hay dos declaraciones juramentadas, fechadas y firmadas, una, en Palmyra, Nueva York en 12/4/1833 y la otra en Manchester, Nueva York de fecha 11/3/1833.  La primera declara que la familia Smith entre otras cosas estaba “desprovista de carácter moral”. Fue firmada por 51 personas. El segundo de los registros es más corto y está firmado por solo 11 personas. Lo reproduzco aquí:

Nosotros, los abajo firmantes, conociendo personalmente a la familia de José Smith, Sen., y la celebrada Biblia de Oro, así llamada y originada, declaramos: que no sólo era un grupo de hombres indolentes y perezosos, sino también libertinos; y que en la palabra de ellos no se podía depender; y que estamos muy satisfechos de prescindir de la sociedad con ellos. Parton Butts, Warden A. Reed, Hiram Smith, Alfred Stafford, James Gee, Abel Chase, A. H. Wentworth, Hoses C. Smith, Joseph Fish, Horace N. Barnes, Silvester Worden. (El Mormonismo al Descubierto [Mormonism Unveiled], página 262).

¿Diremos que todas estas personas—66 en total—las cuales firmaron estos documentos estaban mintiendo o habían sido coaccionados o siendo excesivamente influenciados por el Sr. Hurlbut? ¿Piensan realmente los Mormones que el Sr. Hurlbut era lo suficientemente mentiroso y excesivamente cautivador para que hubiera influido en tantas personas y hacerlos firmar documentos que según ellos, no eran verdaderos?

Con excesiva frecuencia los Mormones declaran que los documentos fueron “falsificados” por el Sr. Hurlbut y que no son confiables. Si esto es así, ¿dónde tienen los Mormones la prueba? ¿En qué se basan para decir que fueron falsificados? Nunca he leído alguna queja documentada con referencia a los que firmaron las declaraciones quejándose que el Sr. Hurlbut hubiera tergiversado lo dicho por ellos.

Una gran oportunidad se presentó para que ellos se quejaran si esas cosas dichas no eran veraces. Con tantos testigos, seguramente alguna evidencia sería refutada y habría salido a la superficie. Pero eso no sucedió. Los Mormones algunas veces declaran que las declaraciones juramentas no son confiables debido a que el Sr. Hurlbut tenía un programa bastante tendencioso contra José Smith y que cualquier información “anti mormona” producida por él es considerada inmediatamente como sospechosa. Pues bien, la espada corta por ambos lados. Si Hurlbut no puede ser creído debido a que tenía un plan para desacreditar a José Smith, entonces, los Mormones tampoco pueden producir testimonios positivos con relación a que el carácter de José Smith sea creíble, ya que ellos también tenían que llevar a cabo su programa, llámelo, para probar lo opuesto.

El Sr. Howe en persona, verificó estos testimonios.

El Sr. Howe estaba cansado sobre la inclusión de las declaraciones juramentadas en su libro, El Mormonismo al Descubierto, debido a que él sabía que Hurlbut estaba teniendo dificultades legales con José Smith. El Sr. Howe fue naturalmente precavido acerca de la credibilidad de los documentos. Pero en realidad lo que sucedió fue que el Sr. Howe, personalmente, condujo algunas investigaciones al entrevistar a algunos de los testigos contra José Smith.

Considere el siguiente documento escrito por el Sr. Roger Anderson en la página 30 de su libro:

“Cuando Hurlbut presentó al editor del periódico Eber D. Howe, las declaraciones que había reunido para que fueran publicadas, Hurlbut estaba involucrado en dificultades legales con José Smith lo cual hizo que Howe sospechara de los motivos de Hurlbut. Los Mormones también estaban denunciando las declaraciones de Hurlbut como fabricadas, un cargo que el mismo Howe no tenía forma de contradecir sin que verificara independientemente las declaraciones de Hurlbut. De acuerdo a esto, Howe decidió llevar a cabo una “inspección” de las declaraciones juramentadas de Hurlbut, esperando por lo tanto determinar la autenticidad de estas sin tener que volver a entrevistar a cada uno de los testigos. Primero, le escribió a Isaac Hale y en respuesta, recibió una larga declaración notarizada y juramentada del hijo de Hale, Alva, testificando que la declaración notarizada era “correcta y verdadera.”8 Entonces, Howe viajó a Conneaut, Ohio, para ver si las declaraciones que Hurlbut había reunido acusando a Smith de ser un plagiario al escribir el Libro de Mormón eran auténticas. Mientras se encontraba en Conneaut, él ‘vio a muchos de los testigos y se encontró satisfecho al encontrar que ellos no se habían equivocado en sus declaraciones.’9 Aparentemente esto satisfizo a Howe de la integridad de los reportes de Hurlbut. Publicó rápidamente estos como parte de su libro El Mormonismo al Descubierto.”

¿Por qué será que los Mormones no incluyen esta información en sus refutaciones a las declaraciones juramentadas de Hurlbut? Esto se debería a que no han investigado lo suficiente o que no les gusta la evidencia y simplemente la excluyen. Esta clase de evidencia sostiene fuertemente la fiabilidad y veracidad de los registros hechos por los testigos contra el carácter de José Smith.

¿Existen otras fuentes que dicen la misma cosa? Sí. Si las hay.

Las declaraciones juramentadas de Hurlbut no son los únicos sitios donde se han registrado acusaciones. En el folleto Autoría del Libro de Mormón: Una Mirada Más Cercana, [Book of Mormon Authorship: A Closer Look], Vernal Holley declara que en 1826 José Smith fue arrestado y llevado a juicio por “fisgonear” a través de las ventanas, lo cual era considerado como un delito menor. A Smith se le permitió pagar la fianza pero con la condición que le tocaba abandonar el área.10

Holley cita también a A. W. Benton en una carta al director de la Revista Evangélica y Defensor del Evangelio [Evangelical Magazine and Gospel Advocate] de Abril 9 de 1831 en la cual declara: “En este pueblo (refiriéndose a South Bainbridge, NY), un granjero adinerado llamado Josiah Stowell, juntamente con otros, perdió gran cantidad de dinero excavando buscando dinero escondido, dinero que Smith simuló haber visto diciéndoles donde cavar; pero ellos, nunca encontraron su tesoro.”11

Sin embargo, en la parte inferior hay un cuadro donde se anotan el número de las páginas en las que ocurren las acusaciones de las declaraciones juramentadas del libro de Howe contra José Smith. Al lado izquierdo están los nombres de las personas. Notará que muchos de los testigos dicen las mismas cosas. También notará que he incluido otros escritos de otros autores, algunos son Mormones, con el número de las páginas bajo la categoría adecuada, demostrando que algunas de las afirmaciones de las declaraciones de los testigos Mormones no son solidarias con aquellas contenidas en el libro de Howe.

 

 

Búsqueda de dinero por medio de excavaciones Mentiroso Borracho Búsqueda de Tesoros Escondidos Piedra
(en el sombrero para adivinar cosas)
Planchas de Oro

en la página (s)

en la página (s)

en la página (s)

en la página (s)

en la página (s)

en la página (s)

Peter
Ingersol

232

   

t

t

t

William
Stafford

237, 239

   

238, 239

237, 238

239

Willard
Chase

240

   

t

241, 247

242, 243, 245

Parley
Chase

248

248

       

David
Stafford

249

249

249

     

Barton
Stafford

   

250

     

Henry
Harris

251

251

   

251

251, 252

Abigal
Harris

       

253

253

Lucy
Harris

         

255

Roswell
Nichols

 

257

 

257

   

Joshua
Stafford

     

258

   

Joseph
Capron

260

260

 

259

259

260

51 signers

261

   

261

   

11 signers

262

         

Isaac
Hale

263, 265

   

263

263, 265

264

Nethaniel C. Lewis

         

266, 267

La Historia de José Smith en la Perla del Gran Precio
[Joseph Smith's Story in Pearl of Great Price]

Versículo 56
(éste es mencionado)

       

versículo 34

William Smith, Un Nuevo Testigo para Cristo en América, Volumen 2 [A New Witness for Christ in America]         417  
David Whitmer, Una Dirección Para Todos los Creyentes en Cristo [An Address to All Believers in Christ]     t   12,30,31, 37  
Una Voz de Alerta o Una Introducción a la Fe y Doctrina de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días [A Voice of Warning or An Introduction to the Faith and Doctrine Of the Church of Jesus Christ of Latter Day Saints]     t     71, 75, 81

Diario de Discursos [Journal of Discoures]

    t     Volumen 5, pág. 103 y otras numerosas referencias ahí mismo.

 

Lo que podemos ver en el cuadro anterior es que los testigos están básicamente diciendo las mismas cosas. Esto es exactamente lo que Usted esperaría de un verdadero testigo. Aún más, existen otras fuentes independientes que también mencionan los temas que Hurlbut cubre con las declaraciones juramentadas: las Planchas de Oro, el colocar una piedra dentro de un sombreo para ver cosas a través de esta, y la búsqueda de dinero por medio de excavaciones. Los testigos tenían una experiencia personal de primera mano con José Smith, así que sus temas cubrían un área más amplia que la de los autores Mormones quienes tuvieron oportunidad para omitir cada uno de los registros desfavorables que ellos sólo conocían.

El punto es que las declaraciones contienen muchos de los mismos registros que se encuentran documentados en los escritos de la iglesia de JDSDUD. ¿Están entonces equivocados los testigos en algunas áreas pero correctos en otra? O, ¿Por lo tanto, son sus declaraciones juramentadas delante de Jueces y Jueces de Paz verídicas?

¿Cuál es el verdadero tema aquí?

Parece ser que el verdadero tema detrás de las quejas de los Mormones acerca de las declaraciones no es con relación a la credibilidad y veracidad de estas. Recuerde: estos son documentos legales; más bien, el Mormón, por lo que está preocupado es por el contenido. No creo que quieran oír acerca de los pecados de su profeta y carácter vergonzoso. Ellos afirman un testimonio por parte de Dios de que el Mormonismo es verdadero y por lo tanto, a los ojos de ellos no hay manera de que las acusaciones contra José Smith pudieran válidas. Por lo tanto, ellos asumen en forma automática que las declaraciones deben estar equivocadas y reaccionan y creen de acuerdo a esto.

Sin embargo, no es el registro de los testigos que me convencen a mí del error de José Smith. Es la Palabra de Dios que contradice sus enseñanzas y condena sus doctrinas. José Smith no está equivocado porque los testigos dijeron que él lo estaba. Él está equivocado por que la Palabra de Dios dice que está equivocado.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. “Sic” significa que el error está en la cita original. En este caso, la palabra en Inglés para “unvailed” es incorrecta. Esta debería escribirse “unveiled”. A través de este artículo, uso “unvailed” con referencia al libro de E. D. Howe ya que éste es el uso original.
  • 2. Brodie, Fawn M., Ningún Hombre Conoce Mi Historia: La Vida de José Smith [No Man Knows My History: The Life of Joseph Smith], 2ª edición, Nueva York: Alfred A. Knopf, 1985, página 143. Es claro que cuando se lee en el contexto de esta cita, la Sra. Brodie favorece a José Smith.
  • 3. Me gustaría agregar que tengo que intentar, y debido a mi página Web, reivindicarme a mí mismo de los cargos falsos de mentiroso. Sin embargo, los Mormones en los tableros de discusión son incesantes, acusadores y bastante rudos en sus intentos por desacreditarme. Por lo tanto, he decidido no responderle más a ninguno de ellos.
  • 4. Libros Signature, Inc., 564 West 400 North Street, Salt Lake City UT 84116-3411. Note que esta, es una compañía editorial Mormona. Existe también una revisión de este libro en Diálogo: Un Diario del Pensamiento Mormón [Dialogue, A Journal of Mormón Thought], (volumen 24, No.2, página 146) por Roger D. Launius.
  • 5. La Carta de Townsend [Townsend’s Letter], fechada el 24 de Diciembre de 1833. Apareció originalmente en Pomeroy Tucker, Levantamiento y Progreso del Mormonismo [Raisen and Progress of Mormonism], Nueva York: D. Appleton y Compañía, páginas 288-291. Como está referenciado en el Artículo de Roger Anderson como nota de pie de página No.4. Parley Chase fue uno de los que testificó contra el carácter de José Smith en el libro El Mormonismo al Descubierto.
  • 6. Brodie, páginas 446-447.
  • 7. El Registro de Susquehanna [Susquehanna Register], Mayo 1 de 1839. Como está anotado en el pie de página No. 8 del Artículo de Roger Anderson en la página 30.
  • 8. Declaración de E. D. Howe, Abril 8 de 1885, Painesville, Condado Lake, OH. Original en el Archivo Arthur Deming, Colección Mormona, Sociedad Histórica de Chicago [Arthur Deming File, Mormón Collection, Chicago Historical Society]. Como está anotado en el pie de página No. 9 del Artículo de Roger Anderson [Roger Anderson’s Article] en la página 30.
  • 9. Declaración de E. D. Howe, Abril 8 de 1885, Painesville, Condado Lake, OH. Original en el Archivo Arthur Deming, Colección Mormona, Sociedad Histórica de Chicago [Arthur Deming File, Mormón Collection, Chicago Historical Society]. Como está anotado en el pie de página No. 9 del Artículo de Roger Anderson [Roger Anderson’s Article] en la página 30.
  • 10. Carta del Juez Joel K. Noble, Colección Turner, Biblioteca Histórica del Estado de Illinois [Turner Collection, Illinois State Historical Library]como está citado en la página 48, nota de pie de página No. 40 del panfleto.
  • 11. Como está citado en el panfleto de Vernal Holley, Autoría del Libro de Mormón: Una Mirada Más Cercana, [Book of Mormón Authorship: A Closer Look] Odgen, UT: Publicaciones Zenos, 1983, página 48, nota de pie de página No. 41.

 

 

 

 
 
CARM ison