Dios no puede morir. Jesús murió. Por lo tanto, Jesús no es Dios.

Una de las doctrinas que muchas personas fallan en entender con relación a Jesús, es la doctrina de la Unión Hipostática. La enseñanza muestra que Jesús tiene dos naturalezas: Dios y hombre. En otras palabras, Jesús es al mismo, tanto Dios como hombre. Esta es la razón por la que vemos Escrituras que lo señalan a Él como ser divino y otras, lo señalan como un hombre. En la parte inferior hay una tabla que ilustra las dos naturalezas de Jesús tomadas de la Escritura.

Jesús es una persona

DIOS

HOMBRE

Él es adorado (Mt 2:2, 11; 14:33; 28:9)
A Él se le adora (Hch 7:59; 1 Co 1:1-2)
Él fue llamado Dios (Jn 20:28; He 1:8)
Él fue llamado el Hijo de Dios (Mc 1:1)
Él es sin pecado (1 P 2:22; He 4:15)
Él sabía todas las cosas (Jn 21:17)
Él da vida eterna (Jn 20:28)
En Él habita la plenitud de la Deidad (Col. 2:9)

 Él adoró al Padre (Jn 17)
 Él le oró al Padre (Jn 17:1)
 Él fue llamado hombre (Mc 15:39; Jn 19:5)
 Él fue llamado el Hijo del Hombre (Jn 9:35-37)
 Él fue tentado (Mt 4:1)
 Él creció en sabiduría (Lc 2:52)
 Él murió (Ro 5:8)
 Él tiene un cuerpo de carne  huesos (Lc 24:39)

Esta no es una doctrina elaborada; más bien, es una doctrina que se deriva de observar y estudiar la Palabra de Dios. Es cierto que Dios no puede morir. También es cierto que el hombre puede morir. Pero vemos que Jesús tiene dos naturalezas, no una. Fue la parte humana de Jesús la que murió en la cruz, no Su parte divina. Pero debido a que Él es Dios y hombre en una persona, y debido a que es sin pecado, Su sacrificio es suficiente para quitar los pecados del mundo

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison