El Centro de Oración

El Centro de Oración está creciendo dentro del movimiento de la iglesia emergente. El Centro de Oración también conocido como la oración contemplativa y oración de escucha, es la práctica de relajación, de poner la mente en blanco, y permitir que uno encuentre dentro de sí la presencia de Dios. Esto involucra silencio, quietud, paciencia, algunas veces la repetición de frases, y la práctica de “desconocer” la forma cómo la persona busca la presencia de Dios.

El Centro de Oración es un método de oración el cual nos prepara para recibir el regalo de la presencia de Dios, tradicionalmente llamado oración contemplativa. Esta consiste en responde al Espíritu de Cristo aceptando la presencia de Dios y acción dentro de nosotros. Este promueve el desarrollo de la oración contemplativa calmando nuestras facultades para cooperar con el regalo de la presencia de Dios.1

El Centro de Oración es “el abrir de la mente y del corazón; todo nuestro ser a Dios, el Misterio Último, más allá de pensamientos, palabras, y emociones.” Así que esto es no pensar, vaciando de esta forma la mente que busca encontrar a Dios en una forma que es “más cercana que el estar conciente de uno mismo.”2

Lo Oculto

Antes de convertirme en Cristiano, estuve involucrado en el ocultismo. Una de las prácticas en las que estuve involucrado cuando trataba de contactar el reino espiritual o tratar de recibir alguna experiencia mística era la de vaciar mi mente, permaneciendo inmóvil, y completamente abierto para recibir cualquier cosa que llegara. Esencialmente, estaba buscando un estado alterado de conciencia y contacto con el mundo espiritual. Este es uno de los distintivos de las prácticas ocultistas y abre a la persona al contacto demoniaco.

Este centro, este vaciar de la mente, fue un proceso físico y mental de tranquilidad, de espera, una falta total de pensar, y espera tener una experiencia espiritual. Y dio resultado. Usando estas técnicas he visto luces moverse en la oscuridad, una cruz brillantemente amarilla materializarse en la liviandad del aire, y he escuchado voces llamándome en la oscuridad. No estoy exagerando. No estaba drogado, medicado, borracho, o privado de sueño. Definitivamente contacté algo en el reino espiritual. Pero no era Dios.

Dios quiere que estemos en contacto con Él a través de Su Hijo Jesús, en oración, en la medida en que meditamos en la Palabra de Dios y Su verdad, no vaciando nuestra mente, permaneciendo sin movernos, sin pensar, y “sintiendo” lo que podamos espiritualmente.

Salmo 46:10

“Estad quietos y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.”

Uno de los versículos bíblicos más comunes citados para sostener la oración centrada es Salmo 46:10: “Estad quietos y conoced que yo soy Dios.” Pero el versículo no trata acerca de vaciar la mente o de quietud física ya que esto sería contradictorio a lo que los Salmos nos enseñan acerca de la oración y la meditación. Estamos para meditar activamente, usando nuestras mentes y basados en la Escritura, sin vaciarnos y esperar.

  • Salmo 63:6: “Cuando me acuerdo de ti en mi lecho, Cuando medite en ti en las vigilias de la noche.”
  • Salmo 119:15, 23, 27, 48, 97: “En tus mandamientos meditaré, Consideraré tus caminos...23Mas tu siervo meditaba en tus estatutos…27Para que medite en tus maravillas. 48Y meditaré en Tus estatutos…97¡Oh, cuanto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.”

No estamos supuestos a vaciar nuestras mentes y permitir que cualquier cosa en lo externo nos contacte. En vez de esto, estamos para usar nuestras mentes y meditar acerca de la Palabra de Dios. De hecho, Romanos 12:2 dice: “…sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Si lo que Usted está haciendo es vaciar su mente en un intento de alcanzar a Dios, Usted se encuentra en un terreno peligroso, no bíblico.

Conclusión

El Centro de Oración tal como lo hemos visto es una práctica no bíblica y peligrosa. Puede colocar a una persona en un estado alterado de conciencia y abrirlo a una conexión espiritual que no está en armonía con la Escritura.

En vez de esto, estamos buscando a Dios en oraciones que no son repetitivas sino enfocadas en la Palabra de Dios y Su verdad, con una mente activa buscando encontrar al Dios vivo y verdadero a través de la revelación de la Escritura y la comunión con Su Hijo Jesús.

En resumen, evite todo lo del centro de oración y evite también cualquier iglesia que lo promueva.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. http://www.contemplativeoutreach.org/cntrgpryr.htm#Centering20Prayer
  • 2. ¿Por qué? Porque de acuerdo a los místicos contemplativos, la verdad absoluta es desconocida de la misma forma como Dios es místicamente desconocido. Por cierto, ellos saben que pueden conocer cosas en formas veraces, pero la verdad última no es percibida por la vía de los sentidos y la mente. Experimentar a Dios a través del silencio, es vaciarnos de nosotros mismos a través de la contemplación en la quietud de la mente y el alma. Algunas instrucciones para el centro de oración son ofrecidas en contemplateiveoutreach.org: Aquí hay cuatro pautas que este enlace recomienda.

    1. Escoja una palabra sagrada como símbolo de su intención a aceptar la presencia de Dios y acción en su interior.
    2. Siéntese cómodamente y con sus ojos cerrados, póngase cómodo brevemente y silenciosamente introduzca la palabra sagrada como el símbolo de su consentimiento a la presencia de Dios y acción en su interior.
    3. Cuando se encuentre comunicado con sus pensamientos, regrese con mucho cuidado a la palabra sagrada.
    4. Al final del período de oración, permanezca en silencio con los ojos cerrados por unos pocos minutos.

    Suena muy místico, ¿no? Si suena y está basado en prácticas metafísicas ocultistas y orientales, algo que la iglesia Cristiana tiene que evitar cuidadosamente.

 

 

 

 
 
CARM ison