¿Cambió el cuerpo resucitado de Jesús a un cuerpo espiritual en Su ascensión?

Para poder responder esta pregunta debemos primeramente saber lo que el término “cuerpo espiritual” significa. Si el término significa que el cuerpo espiritual no era el físico, entonces, la respuesta es “no”. El cuerpo de Jesús en Su ascensión no cambió.

1. Jesús fue resucitado físicamente de entre los muertos:
  • Juan 2:19-21: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.”
  • Lucas 24:39: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.”
  • 1ª Corintios 15:1-4: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;”
2. Jesús retuvo Sus heridas ocasionadas en la crucifixión:
  • “Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” (Jn 20:27).
3. Todavía es llamado hombre:
  • “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,” (1 Ti 2:5).
4. Regresará con el mismo cuerpo con el que ascendió:
  • Hechos 1:11: “los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.”

Por lo tanto, podemos ver que Jesús resucitó físicamente, retuvo Sus heridas, todavía es llamado hombre y regresará de la misma forma como partió en Su ascensión, físicamente, en Su cuerpo. Por lo tanto, el cuerpo resucitado de Jesús no cambió a un cuerpo no físico en Su ascensión.

 

Este artículo también está en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison