El Infierno

Por, Matt Slick

El infierno es uno de esos temas que hace sentir a las personas incómodas. Escuchamos historias del infierno describiéndolo como un lugar de fuego, demonios y tormentos eternos. A través de la historia muchos autores han escrito a cerca de éste. Por ejemplo, Dante en su obra El Infierno. La cultura Occidental está familiarizada con el concepto. Aún Hollywood ha hecho muchas películas acerca del tema. Cualquiera que sea el contexto o la creencia, definitivamente, el infierno se enseña en la Biblia. Pero aún así, la doctrina del infierno es controversial. Algunos dicen que éste es la tumba sin conciencia. Otros dicen que es un lugar de corrección y castigo, el cual no es eterno. Otros dicen que es un lugar de castigo agonizante y eterno en el fuego. Cualquiera que sea éste, el infierno es la total ausencia del favor de Dios.

Las palabras asociadas con infierno

Gehenna

En el Antiguo Testamento, la palabra para infierno es “ge-hinnom” que significa “Valle de Hinón”. Este era un lugar ubicado al suroeste de Jerusalén. Una vez fue llamado “Topheth” (en Hebreo) y derivó su origen de una palabra Aramea que significa “el lugar de la quema”. En este lugar algunos reyes paganos practicaron el sacrificio de seres humanos por medio del fuego (2º Crónicas 28:3; 33:6; Jeremías 7:31; 32:25).1 En el Nuevo Testamento la palabra llegó a estar asociada con la destrucción por fuego. La palabra “gehenna” se encuentra 12 veces en el Nuevo Testamento y cada una de éstas, es mencionada por Jesús. En el Nuevo Testamento “gehenna” es usada como una condición y nunca como un lugar.

Hades

Esta palabra ocurre diez veces en el Nuevo Testamento y corresponde a la palabra en el Antiguo Testamento para “sheol”. Jesús usa la palabra cuatro veces en Mateo 11:23; 16:18; Lucas 10:15; 16:23. Las otras seis veces ocurren en Hechos 2:27, 31; Apocalipsis 1:18; 6:8; 20:13-14.

Probablemente fue la “morada subterránea de todos los muertos hasta el juicio. Estaba dividido en dos departamentos: el paraíso o seno de Abraham para los buenos, y Gehenna o infierno para los malos.”2 En particular, en el registro de Lázaro y el hombre rico en Lucas 16:19-31, éste es el lugar de los muertos que son concientes de su maldad.

Sheol o Seol

"La palabra Hebrea Sheol se deriva posiblemente de una raíz que significa 'hacer hueco', y fue vista como el receptáculo común de los muertos. La palabra aparece en el Antiguo Testamento, donde se refiere a la tumba."3 Este es un lugar y es mencionado en Génesis 37:35; Números 16:30, 33; Salmo 16:10. En la Escritura Seol tiene muchos significados: la tumba, el bajo mundo, el estado de los muertos. Se supone que se encuentra debajo de la tierra. (Ez 31:15, 17; Sal 86:13).

¿Es el Infierno un Tormento Eterno Conciente?

Existen algunos grupos de cristianos y muchos cultos que niegan la idea de que el infierno, en sentido general, significa eterno castigo conciente. Algunos sostienen que el eterno castigo de Dios es la aniquilación o la no existencia del infierno. Otros dicen que es temporal y que eventualmente, todos serán salvos del infierno. Tal vez la objeción más común es la de que un Dios amoroso nunca castigaría a las personas atormentándolas eternamente. Estamos de acuerdo en que Dios es amor (1 Jn 4:8), pero Él es también justo (Neh 9:32-33; 2 Ts 1:6) y eterno (Sal 90:2; 1 Ti 1:17). Dios castiga al hacedor de maldad (Is 11:13) y este castigo será eterno. Pero la pregunta permanece. ¿Es éste un lugar de tormento conciente o no?

Existen versículos que pueden ser interpretados para sostener la idea de que los muertos no están concientes: Eclesiástes 9:5: “…pero los muertos nada saben,…”4 y Salmo 146:4: “…En ese mismo día perecen sus pensamientos.” Estos son buenos ejemplos. Otros versículos comparan a los muertos con el dormir: Hechos 13:36; 1ª Corintios 15:1-6; 1ª Tesalonicenses 4:13; pero estos últimos versículos escasamente comparan la similitud entre la apariencia de los muertos y la apariencia de alguien durmiendo.

Los muertos están concientes después de la muerte

Los malvados descienden vivos al Sheol

  • Números 16:30, 33: “Mas si el Señor hiciere algo nuevo, y la tierra abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron al Señor…33 Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación”.

Lanzados a la oscuridad externa con llanto y crujir de dientes

  • Mateo 8:12: “mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”.

Aquellos echados al fuego sufrirán concientemente

Mateo 13:41-42: “Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, 42 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.” Ver también Mateo 13:50.

Echados a un fuego tormentoso

  • Apocalipsis 14:9-11: “Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, 10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; 11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre”. (Leer, Apocalipsis 21:8).

El infierno es un lugar de fuego eterno y castigo

Fuego inextinguible

  • Mateo 3:12: “Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.”

Infierno de fuego

  • Mateo 5:22: “…y cualquiera que le diga: Fatuo; quedará expuesto al infierno de fuego.” Ver también Mateo 5:29, 30.

Infierno ardiente

  • Mateo 18:8-9: “Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. 9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.”

Fuego Eterno

  • Mateo 25:41: “”Entonces dirá también a los de la izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles’.
  • Judas 1:7: “como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.”

Castigo Eterno

  • Mateo 25:46: “E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”

La palabra “eterna(o)” en ambos lugares es “aionios” que significa: 1) Sin principio y fin: lo que siempre ha sido y siempre será; 2) Sin principio; 3) Sin final, nunca cesará, será eterno. La palabra “castigo” es la palabra “kolasis” y esta significa “castigar, con la implicación que resulta en severo sufrimiento; castigar, castigo.”5  

Lago de Fuego

  • Apocalipsis 20:15: “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.”

Lucas 16:19-31, Lázaro y el hombre rico

En Lucas 16:19-31 se encuentra la historia de Lázaro y el hombre rico. Básicamente, Lázaro es un hombre pobre que sufre durante su vida. El hombre rico, es simplemente rico. Ambos mueren. El hombre rico va al Hades y Lázaro va al seno de Abraham, otro término para paraíso. En el Hades, el hombre rico levanta sus ojos y ve a Lázaro a lo lejos. Él le grita a Abraham y le pide misericordia ya que está en llama y agonía. Abraham le dice que no. Entonces el hombre rico le pregunta si alguien de entre los muertos se puede levantar e ir a decirles a sus hermanos que no vengan a este lugar terrible. Abraham le enseña que tampoco eso se puede hacer.

Algunos dicen que ésta es una parábola. Sin embargo, si ésta lo es, es única; ya que no hay ninguna otra parábola que menciona el nombre de una persona. Esto sucedió realmente. Pero aquellos que creen que no hay conciencia después de la muerte dirán que aun así, ésta es una parábola. La pregunta entonces es: ¿Qué, si ésta es una parábola? ¿Qué está enseñando? Si el fuego del infierno es falso y si no tenemos conciencia después de la muerte, entonces Jesús está usando doctrinas falsas para enseñar una verdad. Las parábolas ilustran la verdad. Si ésta es una parábola, ¿qué simboliza la conciencia después de la muerte? ¿Qué simboliza además, la agonía en llamas? ¿No son éstas reales? Claro que sí son reales.

Conclusión

El infierno es un lugar real. Éste simplemente no es inconciente ni tampoco es temporal. Éste es tormento eterno. Talvez por esto Jesús habló más del infierno que del cielo y pasó mucho tiempo advirtiendo a las personas para que no terminaran en ese lugar. Después de todo, si las personas dejaran de existir, ¿para qué advertirles? Si esto era temporal, entonces ellas saldrían en corto tiempo. Pero si éste es eterno y se está en forma conciente, entonces, la advertencia es fuerte.

  • Jesús dijo: “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” (Mt 5:29-30).

Este artículo también está disponible en: Inglés, Norsk (Noruego)

  • 1. Achtemeier, Paul J., "Diccionario Harper de la Biblia", (San Francisco: Harper and Row, Publishers, Inc.) 1985.
  • 2. Unger, Merrill F., "Diccionario Unger de la Biblia", (Chicago: Moody Press), 1966, p. 437.
  • 3. Vine, W. E., "Diccionario Expositivo de Vine de Palabras del Antiguo y Nuevo Testamento", (Grand Rapids, MI: Fleming H. Revell), 1981.
  • 4. Eclesiastés es un libro que está dirigido a cosas que aparecen “bajo el sol” (Ec 1:3, 9, 14, etc.). De hecho, la frase “bajo el sol” ocurre 29 veces en Eclesiastés, un libro escrito desde la perspectiva humana y declara valientemente que todo es vanidad.
  • 5. Louw, Johannes P. y Eugene A. Nida, "Léxico Griego-Inglés del Nuevo Testamento basado en Dominios Semánticos", (New York: United Bible Societies), 1988, 1989.

 

 

 

 
 
CARM ison