El Mormonismo al Descubierto: El Testimonio de John N. Miller

John N. Miller
Springfield, Pa., Septiembre de 1833

En el año de 1811, yo era empleado de Henry Lake y Solomon Spalding en Conneaut, comprometido en la reconstrucción de una falsificación. Mientras estaba allí, y por muchos meses, me dieron alojamiento y comida en la familia del susodicho Spalding. Pronto me presentaron el manuscrito de Spalding, y lo leí detenidamente como siempre cuando me encontraba ocioso. Él había escrito dos o tres libros o panfletos con diferentes temas; pero uno en particular llamó mi atención, uno que era llamado el “Manuscrito Encontrado”. De este, él leería frecuentemente algunos pasajes humorísticos en compañía de los presentes. Éste pretendía ser la historia del primer asentamiento de América, antes del descubrimiento de Colón. Él los sacó fuera de Jerusalén, bajo sus líderes; detallando su viaje por tierra y agua, sus modales, costumbres, leyes, guerras, etc. Él dijo que lo diseñó como una novela histórica, y que después de los años sería creído por muchas personas así como la historia de Inglaterra. Inmediatamente después de haber fracasado en el negocio, me dijo que debería retirarse del estrépito de sus acreedores, terminar su libro y publicarlo, lo cual le facilitaría pagar sus deudas y sostener su familia. Como entiendo, lo haría inmediatamente después de irse a Pittsburgh.

Recientemente he examinado el Libro de Mormón, y encuentro en éste, desde el principio hasta el final, los escritos de Solomon Spalding, pero mezclado con escritura y otros temas religiosos, los cuales no había visto en el “Manuscrito Encontrado”. Muchos de los pasajes al pie de la letra en el Libro de Mormón son de Spalding así como también otras partes. Los nombres de Nefi, Lehi, Moroni, y de hecho los nombres principales, están frescos en mi memoria, debido a la Biblia de Oro. Cuando Spalding se deshizo de su historia y de sus nombres fabulosos, por una explicación verbal, él desembarcó su gente cerca al Estrecho de Darién, el cual, estoy totalmente seguro llamó Zarahemla, ellos marcharon en ese país por un largo tiempo, en el que por seguro hubo guerra y gran derramamiento de sangre, él los trajo a ellos a través de Norte América en dirección norte este.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison