El Mormonismo al Descubierto: Los Testimonios de Roswell Nichols y Joshua Stafford

Manchester, Condado de Ontario, Diciembre 1 de 1833

Yo, Roswell Nichols, primero me hice amigo de la familia del Sen. José Smith, hace aproximadamente cinco años, y viví como vecino de la mencionada familia por cerca de dos años. Mi relación con la familia me permitió conocer algo de su carácter para buena ciudadanía, integridad y veracidad; la familia fue notoria en el incumplimiento de contratos, por el no pago de deudas y por el préstamo de dinero, y por la hipocresía con sus vecinos. Una vez, desde que comenzó la especulación acerca de la Biblia de Oro, el anciano fue demandado; y mientras que el comisario estaba en su casa, él le mintió y fue descubierto en la falsedad. Antes de abandonar la casa, él confesó que algunas veces era necesario que él dijera una mentira honesta para poder vivir. En otro tiempo, me dijo que él había recibido una orden expresa para que me arrepintiera y creyera de la forma como él lo hizo, o sería condenado. Rehusé acceder y al mismo tiempo le dije de los varios abusos de su familia. Él entonces declaró que sus excavaciones no eran por dinero sino que eran para obtener la Biblia de Oro. Así, contradecía lo que él me había dicho antes: que las colinas de nuestro vecindario estaban casi todas levantadas por manos humanas; y que estaban llenas de oro y plata. Y una vez, mientras estábamos hablando del tema, él señaló a una pequeña colina en mi granja y dijo: “en esa colina hay una piedra la cual está llena de oro y de plata. Sé que esto es así porque he estado en el hoyo y Dios me dijo, no hagas esto ahora, sino en día futuro tú irás y encontrarás el libro abierto, y entonces, tú tendrás los tesoros.”  Él dijo que una vez el oro y la plata eran abundantes como las piedras que ahora se encontraban en el campo; él leyó que en tiempos remotos, la mitad de estos se fundieron en el mineral e hicieron el oro y la plata, mientras que la otra mitad estaba enterrado más profundo en la tierra, lo cual explicaba la enfermedad de la colinas. Sobre mi investigación, quien proporcionó la comida para el todo, él se llenó de pasión, y me llamó para el caso de ellos y él dijo: “tú serás eternamente condenado.”

Yo mencioné estos hechos, no por la importancia intrínseca de estos, sino simplemente para mostrar la débil inquietud y el carácter bajo del hombre. ROSWELL NICHOLS

____________________________

Manchester, Condado de Ontario, Noviembre 15 de 1833.

Yo, Joshua Stafford me hice conocido de la familia del Sen. José Smith, cerca del año 1819 o 1820. En ese entonces ellos eran personas laboriosas, en circunstancias bajas. Un poco tiempo después de esto, ellos comenzaron a excavar buscando tesoros escondidos, y poco después se convirtieron en indolentes y contaron historias maravillosas acerca de fantasmas, duendes, cavernas, y otros varios temas misteriosos. José una vez me mostró un pedazo de madera el cual, dijo, había tomado de una caja de dinero, y la razón que me dio por la que no pudo obtener nada de la caja, es que ésta había sido movida. En otro tiempo, él (José, Hijo), en una acción, me llamó para hacerse con seguridad de un caballo, y me dijo que me compensaría maravillosamente por que había encontrado una caja de relojes, y que estos eran tan grandes como su puño, y que colocó uno de estos en su oído, y que podía escucharlo “haciendo tic en cuarenta varas”. Debido a que él no pudo deshacerse de estos en forma ventajosa en Canandaigua o Palmyra, él decidió ir al este con estos. Él dijo que si no regresaba con el caballo, podría tomar su vida. Le respondí que él sabía que yo no haría eso. Me dijo: Bien, supuse que no lo harías, aún yo querría que lo hicieras. Él estaba casi en estado de embriagues al momento de la conversación anterior. JOSHUA STAFFORD

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison