¿Es correcto que los Cristianos usen medicamentos siquiátricos?

Sí. Es correcto que los Cristianos usen medicamentos siquiátricos, conocidos también como medicamentos sicotrópicos. Se trata de medicamentos usados para corregir desbalances químicos en el cerebro. Debido a que el cerebro es un órgano físico, éste, puede tener deformidades físicas. Vemos deformidades manifiestas en las personas tales como mala visión, miembros no formados adecuadamente, problemas de escucha, diabetes, etc., y no tenemos ningún problema con ir al doctor a que nos ayude a corregir tal clase de problemas. Si podemos hacer esto con las dolencias físicas, ¿por qué no podemos ver al doctor para que pueda corregir desbalances químicos en el cerebro con medicamentos?

Ahora bien, nosotros tenemos que ser cuidadosos con el uso de medicamentos ya que algunas veces las personas pueden volverse dependientes de estos, cuando no debería ser así. Además, las personas no deberían tomar medicamentos cuando el problema real es que están desobedeciendo la Palabra de Dios y creando sus propios problemas. No todos los problemas de conducta están relacionados físicamente. Pueden existir modelos pecaminosos aprendidos por las personas. Tome por ejemplo la pornografía. Al mirarla una y otra vez, el cerebro se conecta directamente a desearla más y más. El tema aquí no es un problema bioquímico que debe ser corregido con medicamentos; el problema aquí es la mala conducta que necesita ser cambiada para que el cerebro pueda ser reconfigurado y así, no desearla más.

No está dentro del alcance de este artículo tan corto revisar todos los elementos, tanto a favor como en contra, que tratan con los medicamentos siquiátricos. Estos han sido y siguen siendo mal utilizados. Además, se ha convertido en facilismo el medicar una droga ante cualquier síntoma antes que solucionar el verdadero problema. Pero la verdad es que el cerebro trabaja por interacción química y algunas veces la producción de esos químicos no se manifiesta adecuadamente debido a un defecto en el cuerpo. Si se puede dictaminar un diagnóstico correcto para una persona que tenga un problema físico, legítimo en el cerebro, y un pueda un medicamento corregir ese problema. No hay entonces, ninguna razón para prohibir el uso de tal medicamento.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison