¿Es el hablar en lenguas una señal necesaria de la salvación?

Las personas Pentecostales Unitarios enseñan que el hablar en lenguas es una manifestación necesaria del Espíritu Santo sin la cual una persona no es verdaderamente salva.1 Esto es tan importante para ellos que una persona ex Pentecostal unitaria me dijo que en la iglesia de ella hacían llamados al altar para que las personas llegaran y recibieran el don del Espíritu Santo para que así, pudieran hablar en lenguas. Ella dijo que nunca había visto un llamado para que las personas llegaran y recibieran a Jesús como salvador. Pero esto es sólo un ejemplo y puede que no sea algo usual. Vemos en Hechos que muchas personas que se convirtieron en Cristianas hablaron inmediatamente en lenguas (Hechos 2:4; 10:46; 19:6). Pero la pregunta que permanece es: ¿Es este acto necesario para la salvación? No. No lo es. Considere los siguientes versículos en 1ª Corintios 12.

  • 1 Co 12:7-11: “Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 8Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; 9a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 10a otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 11Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.”
  • 1 Co 12:29-30: “¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Hacen todos milagros? 30¿Tienen todos dones de sanidad? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos?

Podemos ver que el Espíritu Santo da dones como Él desea. Él los distribuye sobre Su pueblo en la iglesia como es Su voluntad. (1 Co 12:11). 1 Co 12:7-11 declara que diferentes personas tienen dones diferentes y podemos ver en los versículos 29-31 que no todos hablan en lenguas. Ahora bien, la persona Unitaria declarará que todos están supuestos a hablar en lenguas, pero que no todos lo hacen. Ellos sostienen que hablar en lenguas es una señal necesaria de la verdadera salvación y que un creyente verdadero hablará en lenguas. Pero esto, no es lo que el texto en el contexto nos enseña.

Pablo hace la pregunta: ¿Son todos apóstoles? No. ¿Son todos profetas? No. ¿Son todos maestros? No. En otras palabras, dentro del cuerpo de Cristo, muchas personas son llamadas por Dios para que tengan diferentes dones. Si alguien establece que todos están supuestos a hablar en lenguas, pero que no todos lo harán, entonces, ¿están todos supuestos a ser apóstoles, pero no todos lo serán? ¿Son todos llamados a ser profetas? ¿Son todos llamados a ser maestros? ¡Claro que no! De igual manera, no todos son llamados por y para Dios para que todos hablen en lenguas.

Esto es muy simple. No todos hablan en lenguas porque Dios no le da el don a todos. Hablar en lenguas no es “la” señal de salvación, sino “una” señal. Por si acaso, el fruto del Espíritu Santo que mora en el Cristiano se encuentra enumerado en Gá 5:22-23, el cual es “la” señal de la salvación. Yo le preguntaría a un Jesús Solo si los siguientes frutos, los cuales son las verdaderas señales de su salvación, son más que el hablar en lenguas.

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” (Gá 5:22-23).

Una vez más pregunto: ¿Cuál es el la verdadera señal de salvación: las lenguas o el fruto del Espíritu?

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. Este artículo no está tratando con el tema de que si los dones carismáticos están o no todavía en operación, pero asumiremos en este artículos que sí están en operación.

 

 

 

 
 
CARM ison