¿Es la Biblia por si sola suficiente como verdad espiritual?

Bible

De acuerdo al catolicismo romano, tanto su tradición sagrada como la Biblia proveen la base de la verdad espiritual. De esta combinación, la iglesia católica ha elaborado muchas doctrinas que dicen ser verdaderas y bíblicas pero que los cristianos rechazan: la veneración a María, las penitencias, las indulgencias, el purgatorio, el rezar a los muertos, etc. Sin embargo, los cristianos rechazan estas doctrinas, así como la tradición sagrada romana, y se adhiere al llamado de la “sola scriptura”, o “sola Escritura”. Por su parte, los romanos son desafiantes al preguntar: “¿Es la 'sola scriptura' bíblica?

En ningún lugar la Biblia dice textualmente, “no usen la tradición” o “la sola Escritura es suficiente”. Pero la Biblia, tampoco dice textualmente que, “la Trinidad es un solo Dios en tres personas”; sin embargo, dentro del cristianismo, esta doctrina es fundamental.

  • 2ª Timoteo 3:16: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”.

La Escritura establece que ella misma es útil para enseñar, para corregir e instruir en justicia; no es la tradición quien lo hace. Sin embargo, la Biblia, en sus comentarios acerca de la tradición, no dice que no hay que escuchar la tradición, sin embargo, nos advierte acerca de la tradición que invalida el evangelio, lo cual veremos después.

En la discusión acerca del tema de si la sola Biblia es suficiente, varios puntos deberán ser mencionados:

1) Tanto el método de los autores del Nuevo Testamento (como el de Jesús) cuando trataban verdades espirituales era apelar a las Escrituras como regla de autoridad final. Como ejemplo, tome la tentación de Cristo en Mateo 4. El diablo tentó a Jesús, sin embargo Jesús usó la autoridad de la Escritura, y no la tradición; ni siquiera usó Su divino poder como fuente de autoridad y refutación. Para Jesús, las Escrituras eran más que suficientes. Si existe un lugar en el Nuevo Testamento donde la idea de la revelación extrabíblica o la tradición pudo ser usada, la tentación de Jesús pudo ser un excelente lugar para presentarla. Pero Jesús no hizo tal cosa. Su costumbre fue la de apelar a la escrituras. ¿No deberíamos nosotros hacer lo mismo viendo Su inspirador y perfecto ejemplo?

Los escritores del Nuevo Testamento continuamente apelaban a las Escrituras como su base de autoridad al declarar lo que eran y lo que no eran verdaderas enseñanzas bíblicas:

  • Mateo 21:42: “Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?”
  • Juan 2:22: “Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho”.
  • 1ª Corintios 15:3-4: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”.
  • 1ª Pedro 1:10-12: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, 11 escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. 12 A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles”.
  • 1ª Pedro 2:2: “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación”.
  • 2ª Pedro 1:17-19: “Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. 18 Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. 19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”.

En Hechos 17:11, Lucas registra: “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”. Sin necesidad de que a ellos se les dijera qué debían hacer, examinaban las Escrituras para ver si lo que Pablo y Silas enseñaban “eran así”. Ninguno de los apóstoles en sus escritos, les recomendó que apelasen a la tradición. Por lo tanto, vemos que el método usado por Jesús y los apóstoles para determinar las verdades espirituales fue apelar a las Escrituras y no a la tradición. De hecho, y en muchos ejemplos, son las mismas Escrituras las que refutan las tradiciones de los hombres.

2) No se requiere que la Escritura tenga una declaración de que “solo la Biblia es utilizada para toda verdad espiritual” para que la Sola Scriptura sea verdadera. En la Biblia, muchas doctrinas no están claramente reveladas, sin embargo son creídas y enseñadas por la iglesia. Por ejemplo, no existe ninguna declaración en la Biblia que diga que existe una Trinidad o de que Jesús tiene dos naturalezas (la divina y la humana), o que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Divinidad. Aun así, dentro del cristianismo, cada una de estas declaraciones son consideradas verdaderas, siendo derivadas de referencias bíblicas. Por lo tanto, para que el católico le exija al cristiano que le provea de capítulos y versículos para probar la sola scriptura, es válido, pero no estará de acuerdo con los principios exegéticos bíblicos, los cuales, aprueban a sí mismos, cuando exponen doctrinas tales como la Trinidad, la unión hipostática, etc.

3) Al apelar a la Biblia para validar la tradición sagrada, los católicos muestran que la Biblia es superior a la tradición sagrada, porque el menor es bendecido por el mayor:

  • Hebreos 7:7: “Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor”.

Verá, si la Biblia dijera que no deberíamos creer en la tradición sagrada, entonces, la tradición sagrada católica romana sería, obviamente invalidada en forma instantánea y obvia. Si la Biblia dijese que debería creerse en la tradición sagrada, entonces la Biblia la confirmaría y la iglesia de Roma podría citar la Escritura para tal efecto. En cualquier caso, las Escrituras siguen manteniéndose como la autoridad final y por esa situación, se han mostrado y mantenido como superiores a la tradición sagrada. Esto significa que la tradición sagrada nunca será igual, ni en inspiración ni en autoridad, a la Palabra de Dios.

Si la tradición sagrada fuera realmente inerrante (sin error) como dice la iglesia católica romana que es, entonces estaría al mismo nivel que la Biblia. Pero, la Palabra de Dios no dice que la tradición sagrada es inerrante o inspirada como sí dice de la misma Palabra:

  • 2ª Timoteo 3:16: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”.

Simplemente afirmar que la tradición sagrada es igual a la Biblia y que está de acuerdo con esta no significa que lo sea. Aún más, afirmar que la tradición sagrada es igual a la Escritura es dejar, efectivamente, bastante abierto el canon para incluir nuevas doctrinas. Debido a que las tradiciones de los hombres cambian, el usar entonces la tradición como un argumento conclusivo para verdades espirituales, podría significar que con el tiempo nuevas doctrinas que no están en la Biblia serán adicionadas y esto, es exactamente lo que sucede en el catolicismo con doctrinas como las del purgatorio, los rezos a María, las indulgencias, etc. Además, si ellos pueden usar la tradición sagrada como fuente de doctrinas que no están explicitas en la Biblia, ¿porque entonces los mormones o los testigos de Jehová estarían equivocados cuando dicen tener también –como los católicos– una revelación adicional?

4) Si la Biblia no es usada para verificar y examinar la tradición sagrada, entonces esta tradición sagrada funciona de forma independiente de la Palabra de Dios. Y si esta es independiente de las Escrituras, ¿qué derecho tiene entonces para convertirse en fuente de autoridad espiritual igual a la misma Biblia? ¿Cómo sabemos lo que es y lo que no es verdadero en la tradición sagrada si no existe  una guía inspirada por Dios con la cual juzgarla? Si los católicos romanos dicen que la guía inspirada es la misma iglesia de Roma, entonces están cometiendo la falacia del círculo vicioso. En otras palabras, están diciendo que la iglesia católica romana es inspirada porque la iglesia católica romana es inspirada.

5) La Tradición Sagrada es automáticamente anulada si esta contradice la Biblia, y de hecho, lo hace. Claro está que el católico romano dirá que no. Pero las enseñanzas católicas, tales como el purgatorio, las penitencias, las indulgencias, rezarle a María, etc., no están ni meramente sugeridas en la Biblia. Una lectura lógica de la Palabra de Dios no permite descubrir ninguna de tales creencias y prácticas. Más bien, la iglesia de Roma ha usado la tradición sagrada para agregar a la revelada Palabra de Dios y así, sacar entonces de la Biblia cualquier versículo que pudiera servirles como apoyo para las doctrinas de la tradición sagrada.

Sin embargo, los apologetas católicos afirmarán que tanto la Biblia como la tradición sagrada son iguales en autoridad e inspiración y que colocar a una por encima de la otra, es una falsa comparación. Pero, ¿con qué autoridad la iglesia de Roma dice esto? ¿Es porque afirma ser la verdadera iglesia, que proviene de los apóstoles originales? ¿Y qué? Hacer tales afirmaciones no las hace verdaderas. Además, si estas afirmaciones fuesen ciertas –y CARM/MIAPIC no lo aseguran– no existe garantía de que la sucesión de líderes en la iglesia esté libre del error. De hecho, vemos un ejemplo con Pedro cuando un error de él, trató de infiltrarse en la iglesia y Pablo lo reprendió por esto en Gálatas 2:11-21. ¿Son los líderes de la iglesia católica mejores que Pedro?

Para continuar, ¿es a través de la tradición que la iglesia católica autentica  la tradición sagrada? Si es así, entonces no tenemos punto de comparación. ¿Se está siguiendo la tradición porque eso fue lo que citaron algunos de los padres de la iglesia? Si es así, entonces los padres de la iglesia le están dando a la tradición el lugar de autoridad comparable solo a las Escrituras. ¿Proviene esto de la Biblia? Si es así, entonces la tradición sagrada tiene una posición menor que la Biblia debido a que la Biblia se usa como autoridad para validar la tradición. ¿Se debe esto a que la iglesia católica afirma ser el medio por el cual Dios comunica Su Verdad? Si es así, la iglesia de Roma se ha colocado a sí misma por encima de las Escrituras.

6) Uno de los errores cometidos por los católicos es asumir que la Biblia se deriva de la tradición sagrada. Pero esto, es totalmente falso. La iglesia simplemente reconoció los escritos inspirados de la Biblia. Y por sí solos, estos tienen autoridad. Varias “tradiciones” en la iglesia han servido solamente para reconocer lo que proviene de Dios. Decir además, que la Biblia se deriva de la tradición sagrada es hacer a la Biblia inferior a la tradición, pero en Hebreos 7:7 se establece que el menor es bendecido por el mayor, pero esto no puede ser debido a que el romanismo apela a la Biblia para autentificar su tradición. 

Conclusión

Debido a que la Biblia es la autoridad final, tenemos que mirarla como la fuente final de autenticación e infalibilidad de toda verdad espiritual. Está bien si se dice que la tradición sagrada es válida; pero si no lo es, entonces creeremos solamente en la Biblia. Debido a que la Biblia no aprueba la tradición sagrada de la iglesia católica romana, junto con sus mentiras de rezarle a María, a los muertos, las indulgencias, las penitencias, el purgatorio, etc., entonces, los cristianos tampoco deberán aprobar la tradición sagrada.

Respuestas a objeciones

  1. La Biblia proviene de la tradición sagrada católica romana.
    1. Aquí, se nos presentan dos problemas.
      Primero: Generalmente, la tradición es cualquier cosa que la iglesia cristiana transmitió y no requiere inspiración de ningún tipo. Pero el catolicismo romano afirma tal tradición genérica bajo la cobertura de su tradición sagrada. Esta es la falacia de la equivocación. En otras palabras, el significado de la palabra “tradición” es cambiado entre la primera y segunda referencia. No hay prueba que la tradición sagrada de la iglesia católica sea inspirada. Pero hay evidencia de sus mentiras, especialmente cuando comparamos las revelaciones de esta tradición, como el purgatorio, la idolatría a María, las penitencias, las indulgencias, etc., con las Escrituras y esas doctrinas no solo no están en las Escrituras, sino que además la contradicen.
      Segundo: La tradición asume que la iglesia de Roma hizo la Biblia. Pero esta iglesia no hizo la Biblia. Dios hizo la Biblia y la iglesia cristiana la reconoció como la palabra de Dios (Juan 10:27: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen”) y respaldó lo que Dios ya había hecho.
    2. Decir que la iglesia de Roma nos dio la Biblia es suponer que esta tiene el derecho a decirnos lo que significa. Esto es problemático porque, ¿cómo podemos entonces revisar lo que la iglesia de Roma dice?
  2. La tradición sagrada es revelación divina e igual a las Escrituras.
    1. En el mejor de los casos, esto es solo una afirmación  que no puede ser probada como falsa al comparar las revelaciones que supuestamente han sido dadas a través de la tradición sagrada con la Palabra de Dios. Como se mencionó antes, hay muchas doctrinas romanas que no se encuentran en la Palabra de Dios y que incluso, la contradicen.
    2. La Biblia claramente nos dice que la Escritura de Dios ha sido divinamente inspirada y entregada. No existe tal afirmación para la tradición. De hecho, aunque la Biblia nos dice que sigamos la tradición, también nos dice que tengamos cuidado con esta. Por tanto, la tradición no puede ser inspirada si la Palabra de Dios nos advierte acerca de seguirla.
    3. La Biblia está con la tradición donde apoya las enseñanzas de los apóstoles (2ª Tesalonicenses 2:15: “Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra”) y es consistente con la revelación divina. Es más, está en contra de la tradición: “¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?” (Mateo 15:3). Jesús, en Sus propias palabras  enseña que la tradición no puede contradecir o transgredir los mandamientos de Dios. En otras palabras, esta debe estar en armonía con las enseñanzas bíblicas y no oponérsele de ninguna manera. (Ver Artículos Relacionados: Catolicismo romano, la Biblia y la tradición.) La Biblia claramente nos enseña que es la norma de la verdad. No debemos excedernos en pensar más de lo que las Escrituras dicen:
      • 1ª Corintios 4:6: “Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros”.
  3. Hebreos 7:7 no es acerca de la Escritura, sino acerca de personas y no puede ser usada para sujetar la tradición sagrada a la Biblia.
    1. Es cierto que Hebreos 7:7 es acerca de personas y no acerca de la Escritura. Pero hay más en el texto que solo personas.
      • Hebreos 7:4-10: “Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. 5 Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. 6 Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. 7 Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor. 8 Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. 9 Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos; 10 porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro”.

El escritor de Hebreos está mencionando tanto conceptos como hechos históricos. Menciona los diezmos, los descendientes de Abraham, que el menor es bendecido por el mayor, acerca de la autoridad y la Autoridad Federal.1 Este es el concepto de autoridad, el del mayor bendiciendo al menor y es lo que estamos examinando en este artículo. Sabemos que existe un principio de que el mayor en autoridad bendice al menor. ¿No podemos aplicar también este mismo principio de autoridad al tema de la afirmación de la iglesia católica romana de que la tradición tiene la misma autoridad al compararla con la autoridad de las Escrituras? No vemos porque no. Después de todo, la iglesia de Roma apela a la Escritura para apoyar su tradición sagrada. Al hacerlo, está sometiendo su tradición sagrada a la autoridad de la Escritura para la validación de su principio.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. La Autoridad Federal es la enseñanza que vemos en el contexto de Hebreos 7, o de cómo el padre representa a sus descendientes. Ver Artículos Relacionados: La Autoridad Federal.

 

 

 

 
 
CARM ison