¿Es la Cena del Señor (La Comunión en la ICR) una representación de Su sacrificio?

La posición Católica Romana de la Cena del Señor es que cuando el cura, en la Misa y al momento de la consagración en lo que ellos denominan la Comunión, el pan y el vino ofrecidos en la ceremonia se transforman literalmente en el cuerpo y la sangre real de Jesús, dejando de ser pan y vino, aun cuando no cambian y siguen siendo pan y vino.

El Párrafo 1376 del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) y por medio del Concilio de Trento resume la fe católica cuando afirma:

  • "Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera la conversión de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su Sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación." (DS 1642).

Primero que todo, los Protestantes rechazan esta doctrina considerada como una violación de las Escrituras con relación a literalmente “comerse” el cuerpo y “beberse” la sangre de Cristo:

  • “Porque la vida de toda carne es su sangre; por tanto, he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre; cualquiera que la comiere será cortado.” (Lv 17:14).

Considere también lo que dice Santiago en el Concilio de Jerusalén:

  • “Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, 20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. 27 Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo. 28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: 29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.” (Hch 15:19-20; 27-29).

Ciertamente, los discípulos no le hubieran dicho a las personas que se abstuvieran de consumir sangre si ellos hubieran entendido que efectivamente, en la Cena del Señor se estuvieran comiendo el cuerpo y bebiendo la sangre de Cristo.

Segundo: La transubstanciación es una violación de la encarnación ya que la misma implica que Jesús está físicamente presente en más de un lugar a la vez. Actualmente, Jesús es todavía un hombre (Col 2:9; 1 Ti 2:5; Hch 1:11), y por definición un ser humano NO puede estar muchos lugares a la vez. La naturaleza divina de Jesús es ser omnipresente; pero NO en su naturaleza física.

Jesús instituyó la Cena antes de Su crucifixión

Tercero: Cuando Jesús instituyó la Cena del Señor, Su sacrificio no había sucedido todavía. Piense acerca de esto. Jesús estaba presente en la mesa con Sus discípulos e instituye la Cena al decir:

  • “Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. 29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” (Mt 26:26-29).

Debemos preguntarnos lo que Jesús estaba haciendo cuando instituyó la Cena. Verá: El Catolicismo Romano dice que la Eucaristía es el cuerpo sacrificado y la sangre derramada de Cristo. Y esto, es muy importante.

  • CIC 1367: "…Y puesto que en este divino sacrificio que se realiza en la misa, se contiene e inmola incruentamente el mismo Cristo que en el altar de la cruz 'se ofreció a sí mismo una vez de modo cruento'; […] este sacrificio [es] verdaderamente propiciatorio." (Ibíd).

¿Hemos de creer que cuando Jesús ofreció el pan y el vino antes de que fuera sacrificado Él estaba en realidad ofreciéndoles el cuerpo sacrificado y la sangre derramada? El Catolicismo Romano está obligado a decir que esto es así, ¿pero cómo la respuesta de ellos puede ser racional? Cuando hablo con toda clase de Católico Romano y presiono para obtener una respuesta lo que siempre obtengo es Dios puede hacer todo lo que Él quiere; por lo tanto, esté es el sacrificio de Su cuerpo y Su sangre derramada.

Siempre encuentro este argumento como ridículo. Mientras es cierto que Dios puede hacer cualquier cosa que Él quiere, no existe nada en el texto que indique que la explicación del Catolicismo Romano es correcta. A lo mejor, todo lo que ellos tienen es una explicación de fe, no una verdad Bíblica y racional.

Recuerde que cuando Jesús instituyó la Cena, la crucifixión NO había sucedido todavía. Si el Catolicismo Romano quiere sostener que el pan y el vino que Jesús sostuvo y presentó en Sus manos eran el cuerpo sacrificado de Cristo y Su sangre, entonces, Jesús estaba hablando proféticamente. Si Él estaba hablando proféticamente entonces, no lo estaba haciendo literalmente con relación al pan y al vino que estaba sosteniendo en Sus manos. Más bien, estaba hablando de Su inminente crucifixión.

¿Qué dijo Jesús?

  • “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. 29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” (Mt 26:28-29).
  • “Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada. 25 De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios.” (Mr 14:24-25).

Note que cuando Jesús estaba explicando la Comunión a ellos, Él se refiere al vino como al “fruto del vino”. Esta es una referencia al vino, NO a la sangre en forma literal. Por lo tanto, Jesús mismo todavía se refiere al vino como vino, aun cuando Él, dice después: “…esto es mi sangre…

Por lo tanto, concluimos que Jesús estaba hablando simbólicamente como lo hizo en otros versículos:

  • “Yo soy el pan de vida.” (Jn 6:48).
  • “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida;” (Jn 11:25).
  • “Yo soy la vid verdadera,” (Jn 15:1).

La representación de la Cena del Señor en la Comunión del Catolicismo, es una representación del sacrificio verdadero de Cristo; NO es, literalmente el cuerpo y la sangre de Jesús.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison