¿Hay Vida Después de la Muerte?

Sí. Hay vida después de la muerte. De otro lado, están aquellos que erróneamente creen que una vez que muere, Usted deja de existir hasta el momento de la resurrección. Esto es problemático por dos razones: Primero, esto contradice la Escritura. Segundo, si una persona muere y deja de existir, entonces, esa persona se encontraría en el mismo estado en que se encontraba antes de que naciera: no existía. Por lo tanto, en la resurrección, no será levantado de entre los muertos; más bien, una copia de la persona original será producida. Sin embargo, la Biblia definitivamente nos dice que hay vida después de la muerte:

Lucas 16:22-23: “Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.”

Note por favor, que los versículos anteriores no son una parábola o una simple ilustración ya que en estos se menciona el nombre de un individuo: Lázaro. Además, si estos fueran una parábola, entonces, ¿qué estarían ilustrando si no la vida después de la muerte?

Juan 14:3: “Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.”
2ª Corintios 5:8: “pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.”

Aquí vemos que Pablo está enseñando que estar ausente del cuerpo—o sea, estar muertos—es estar con el Señor en el hogar. Esto no podría suceder si dejáramos de existir después de la muerte.

Filipenses 1:21-23: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces que escoger. 23Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor;”
Apocalipsis 14:11: “y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nade que reciba la marca de su nombre.”

Esta Escritura es acerca del juicio de los malvados y cómo vivirán por siempre conscientes en su castigo.

Por lo tanto, claramente vemos que definitivamente sí existe vida después de la muerte.

 

 

 

 
 
CARM ison