Jesús no puede ser el Hijo de Dios

Para algunos Musulmanes, el término “Hijo de Dios” les trae imágenes de una clase de ser divino casado con una esposa diosa y quienes de alguna manera tuvieron un hijo. Así que cuando los Cristianos usamos el término con referencia a Jesús, ellos, los Musulmanes asumen inmediatamente que estamos cometiendo una blasfemia al declarar que Dios tiene un hijo el cual ha participado en alguna clase de relación sexual con otro dios; en este caso, una diosa.

Ellos dicen: “¡El Compasivo ha tenido un hijo!” Por lo tanto, han cometido algo horrible. El cielo está a punto de abrirse, la tierra para dividirse en dos, y las montañas para caer en completa ruina porque le atribuyen un hijo al Compasivo, porque esto no va en consonancia con la majestad del Compasivo que tenga un hijo.”  (El Corán). 

Este es naturalmente un ridículo argumento y una falsa suposición. En ningún lugar de la Biblia se dice que Dios tuvo relaciones con alguien para producir literalmente un hijo ni el Cristianismo ha enseñado que Dios produjo un hijo a través de alguna relación física. Tal clase de pensamiento es herético. Aún así, en numerosos lugares, la Biblia llama a Jesús el Hijo de Dios; pero esto no significa que Jesús sea literalmente descendiente sexual de Dios.

Los Musulmanes necesitan preguntar lo que el término significa en su contexto bíblico e histórico. En vez de imponerse sobre el significado del término bíblico el cual es extraño para el Musulmán, el/ella debería aprender lo que la Biblia está diciendo y pensar en el contexto como está revelado en las Escrituras y en donde éste término sea usado. El no hacer esto, sería lo mismo que si yo tomara un término del Corán, lo sacara fuera del contexto y le aplicara otro significado para terminar diciendo que lo que enseña el Corán es falso. En la Biblia, el término “Hijo de Dios” es usado en diferentes sentidos; pero nunca ha significado o significa que Dios tiene una esposa y produjo descendencia.

El uso del término hijo de Dios en el Antiguo Testamento

El término “hijo de Dios” es usado de dos maneras principales en el Antiguo Testamento. En ninguna de sus formas muestra relación física por parte de Dios. Más bien, las referencias tratan con aquellos que se encuentran bajo obediencia divina al llamado de Dios. Es usado para Israel como una nación a través del Éxodo. Oseas 11:1 dice: “Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo.”1 Este término también es usado con referencia a los ángeles. Job 1:6 dice: “Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás.” Job 38:7 también dice: “¿…Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?” Estas, son referencias a ángeles los cuales son seres creados y de ninguna forma da a entender en forma literal acerca de “relaciones sexuales” de Dios.

El uso del término Hijo de Dios en el Nuevo Testamento

El término “Hijo de Dios” ocurre 47 veces en la Versión King James del Nuevo Testamento. Con referencia a Jesús, éste, es un titulo como el de Hijo celestial, eterno, el cual es igual a Dios el Padre. (Juan 5:18-24). Es Jesús quien revela completamente al Padre (Mateo 11:27); Él es la representación exacta del Padre (Hebreos 1:1-3); Él es quien posee toda la autoridad en los cielos y en la tierra (Mateo 28:18) y Jesús tuvo gloria con el Padre antes de que el mundo fuese hecho. (Juan 17:5).

El Corán es el que le enseña al Musulmán y por lo tanto, el/ella no puede aceptar el hecho de que Jesús es divino. Para el Musulmán, esto es shirk, una blasfemia de la peor. Pero el hecho de que el Cristiano lo crea no lo hace verdad. Pero para el Cristiano y de acuerdo con la Biblia, sólo Jesús es el que  nos salva de nuestros pecados ya que por nuestros propios medios no podemos obtener nuestro camino al cielo, llevar a cabo suficientes buenas obras para complacer a Dios  o aún, ser lo “suficientemente sincero” en nuestro arrepentimiento para que de alguna forma obtengamos perdón de Dios. Más bien, el Cristianismo es fe en el gran amor de Dios y Su sacrificio para Su creación. Jesús, el Hijo de Dios, es el divino en quien se cumplieron y cumplirán todas las profecías, caminó sobre el agua, sanó a los enfermos y se levantó de entre los muertos. Sólo el Hijo de Dios puede hacer estas cosas.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. Las citas de las Escrituras son de la Versión Reina Valera 1960.

 

 

 

 
 
CARM ison