Kénosis

“Kénosis” se deriva de la palabra Griega “kenoo” la que significa “vaciar”. Ésta se usa en Filipenses 2:7. Vale la pena registrar el texto de Filipenses 2:5-8:

“Tenga en ustedes esta actitud la cual estuvo también en Cristo Jesús, 6quien, aún cuando existía en la forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7sino que se vació a Sí Mismo, tomando la forma de un siervo, y siendo hecho en la semejanza de los hombres. 8Y siendo encontrado en apariencia como la de un hombre, Él se humilló a Sí Mismo siendo obediente hasta el punto de morir, ¡y morir en una cruz!”

La teoría de la Kénosis establece que Jesús rindió algunos de Sus atributos divinos mientras Él era un hombre aquí en la tierra. Estos atributos fueron la omnisciencia, la omnipresencia y la omnipotencia. Cristo hizo esto voluntariamente para que Él pudiera funcionar como un hombre y así llevar a cabo la obra de la redención. Este punto de vista fue inicialmente introducido a finales de 1800 en Alemania por Gottfried Thomasius (1802-1875), un teólogo Luterano.

Filipenses 2:5-8 no enseña que Jesús rindió algunos de Sus atributos divinos ya que no menciona ninguno de éstos. En lugar de esto, está hablando de que Su humildad lo movió a él y de acuerdo a la voluntad del Padre, dejó Su estado majestuoso en el cielo y entró en la posición humilde de la naturaleza humana.

Sin embargo, existe un problema con el cual el ortodoxo debe lidiar y con el que la teoría de la Kénosis parece dirigirse más adecuadamente. Tome por ejemplo a Marcos 13:32, en el cual Jesús dice: “Pero de ese día u hora nadie sabe, ni aún los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.” Si Jesús supiera todas las cosas, como está implicado en Su naturaleza divina, entonces, ¿por qué Él no sabía el día o la hora de Su propio regreso? La respuesta es que Jesús cooperó con las limitantes humanas y voluntariamente no ejercitó Sus atributos de omnisciencia. Él todavía era divino pero se estaba moviendo y viviendo como un hombre completamente.

La teoría de la Kénosis es una doctrina peligrosa ya que si esto fuera verdadero significaría que Jesús no fue totalmente divino. Si Jesús no fue totalmente divino, entonces Su obra de expiación no sería suficiente para expiar los pecados del mundo.

La doctrina correcta es la Unión Hipostática, de que Jesús es completamente tanto Dios como hombre (Colosenses 2:9) y no rindió ninguno de Sus atributos divinos mientras caminó como hombre sobre esta tierra.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison