La historia de la resurrección de Jesús, ¿fue tomada de la mitología pagana?

A pesar de la idea tan popular en la Internet de que la historia de la resurrección de Jesús haya sido tomada de la mitología pagana, hoy día, ésta, ha sido abandonada por la gran mayoría de los eruditos críticos. De hecho, un experto destacado en la resurrección llamado Gary Habermas dijo que después de haber sondeado en las casi 2.000 o más publicaciones escritas en Francés, Alemán e Inglés durante 1975 hasta hoy, él podría contar con una mano el número de eruditos que le atribuyen la historia de la resurrección de Jesús a la mitología pagana.1

Es interesante anotar que Jesús predijo que habrían falsos “Cristos” (Mt 24:24; Mr 13:22); así pues, no es sorprendente que otras religiones afirmen que existan en estas, otro dios que haya muerto y resucitado.

Sin embargo, la idea de que la historia de la resurrección de Jesús se basa en la mitología pagana no es convincente por un sinnúmero de razones. Los paralelos paganos alegados a la resurrección de Jesús son: 1) No claros. 2) Tienen un testimonio tardío, posterior al Cristianismo. 3) Tal vez no se están refiriendo a una resurrección real. 4) Les falta evidencia histórica. 5) No entienden la influencia Judía en el Cristianismo temprano y 6) Fallan en explicar la evidencia positiva para la resurrección de Jesús.

Los Paralelos No Claros

El primer problema es que los registros de dioses que mueren y resucitan en otras religiones no son para nada, claros. Justino Mártir, un temprano apologista Cristiano, registra algunos de estos “paralelos” en un intento de convencer al emperador Romano de que las enseñanzas Cristianas no eran tan diferentes de las otras religiones Romanas las cuales eran favorecidas por el Imperio. Justino, apeló a varios ejemplos, incluyendo a Escópulos, el cual fue alcanzado por un rayo y ascendió al cielo; Baco y Hércules y algunos otros hijos de dioses que se alzaron al cielo en el caballo conocido como Pegaso después de haber tenido muertes violentas. Ariana, la cual fue “establecida entre las estrellas”, y finalmente la cremación del emperador Augusto y en la cual alguien afirmó haber visto su espíritu ascender hacia el cielo.2 Sin embargo, los paralelos de Justino no son extremadamente claros. Como anotan Habermas y Licona: “Si fuéramos a considerar estos como paralelos a la resurrección de Jesús, deberíamos considerar cada historia de fantasmas.3

Testimonio Final: Después del Cristianismo

Segundo, el primer paralelo claro en cuanto a la historia de la resurrección de Cristo acerca de un dios que muere y resucita, ocurre al menos unos 100 años después de los reportes de la resurrección de Jesús. Por ejemplo, las versiones más tempranas de la muerte y resurrección de Adonis, aparecen después del 150 D.C. Attis de Frigia (Grecia, 200 años D.C.), era el dios de la vegetación el cual era responsable de la muerte y renacer de la vida en las plantas. Por lo tanto, los Cristianos no siguieron un género de “dioses muertos y levantados” ya que tales paralelos no existen.

Registros Cuestionables si se refieren a una Resurrección Pagana

Tercero, es cuestionable si los registros de la resurrección pagana antes de Jesús se referían realmente a una resurrección. En los registros de Marduk, no existe una clara mención de muerte o resurrección y en las versiones más recientes de Adonis, tampoco contienen registros de muerte o resurrección. Los registros de su "suspuesta" primera muerte y resurrección no ocurren sino hasta el 150 D.C. Osiris también tiene registros conflictivos, Algunos de estos, dicen que es designado al bajo mundo y otros se refieren a él como al “sol”. Sin embargo, no existen registros o afirmaciones de que Osiris se levantó de entre los muertos.

El único registro de un dios que sobrevivió a la muerte y que es anterior al Cristianismo se refiere a Osiris. Sin embargo, como mencioné anteriormente, existen muchas versiones de su historia. En una, él es asesinado por su hermano, cortado en 14 pedazos y repartidos en todo Egipto. La diosa Isis recoge entonces sus partes y lo regresa a la vida; pero ella sólo fue capaz de encontrar trece pedazos. Aún más, es dudoso que Osiris haya sido traído a la vida en la tierra o visto por otras personas como es el caso de Jesús. Osiris desciende y se le da estatus en el bajo mundo como dios de las momias. Curiosamente es más una combinación de zombie con momificación.4 Finalmente, el héroe en la historia no es Osiris, sino Isis u Horus, su hijo. Esto es extremadamente diferente del registro de Jesús, el cual, es el Príncipe de vida, héroe resucitado que fue visto por otros antes de Su ascensión al cielo (Hch 1:1-11).

Falta de Evidencia Histórica

Cuarto, a los registros de dioses que mueren y resucitan en las otras religiones les falta evidencia histórica y pueden ser explicados por teorías opuestas tales como embellecimientos legendarios o falta de historicidad.

Curiosamente, estos dioses de la vegetación, que mueren y resucitan, como Osiris y Adonis, no son personas reales en a historia como lo fue Jesús (ver, ¿Existió Jesús alguna vez?). Aún más, ellos no están acreditados por múltiples fuentes y el primer manuscrito disponible está muy alejado del evento que describe. Por ejemplo, “La Vida de Apolonio” (“The Life of Apollonius") por Filóstrato, es posterior a Jesús por 200 años y se piensa que es un “producto de reacción consciente contra el Cristianismo.5 Por lo tanto, estos paralelos paganos son tardíos y no están dentro del tiempo cuando los testigos pudieron haber sido cuestionados.

Ideas Judías, no Paganas

Quinto, los Cristianos tempranos nacieron en un contexto cultural Judío. De hecho, estos Cristianos adoraban en el tempo Judío (Hch 2:46; 5:42) y creían que la resurrección de Cristo cumplía las profecías del Antiguo Testamento (1 Co 15:3-4). A la luz de esto, estos Judíos Cristianos creyeron en una resurrección física cuyo punto de vista no fue aceptado por la cultura Greco-Romana que ridiculizó tal idea (Hch 17:31-32). Por lo tanto, sería difícil que estos Judíos Cristianos adoptaran mitologías paganas a la resurrección de Cristo.

Evidencia Positiva para la Resurrección de Jesús

Finalmente, la idea de que la historia de la resurrección hubiera sido tomada de las religiones paganas no es convincente por muchas razones ya que ninguna explica una tumba vacía, la creencia temprana por parte de los discípulos en la resurrección de Jesús debido al testimonio de los testigos, el cambio sufrido por los discípulos después de ésta, y la conversión de Pablo y de Santiago. (Ver: ¿Resucitó Jesús de entre los Muertos? Un Esquema).

Primero: La tumba vacía de Jesús contiene fuerte corroboración histórica debido a la supuesta irracionalidad de los discípulos de predicar en Jerusalén acerca de una tumba vacía cuando los críticos del Cristianismo podrían solo no haber sacado a luz el hecho de la tumba vacía. Las polémicas iniciales entre los Cristianos y los Judíos presuponen la tumba vacía; y finalmente, el hecho de que las mujeres las cuales no eran tomadas en consideración por la sociedad antigua son las principales testigos de la tumba vacía. (Ver: ¿Es histórica la tumba vacía de Jesús?). Si la historia de la resurrección de Jesús fue tomada de la mitología pagana, entonces, no habría necesidad de una tumba vacía.

Segundo: Tenemos testimonios tempranos de la creencia de los discípulos de que Jesús se levantó de entre los muertos y se les apareció a ellos. Un credo temprano en 1ª Corintios 15:3-8 ha sido fechado por los eruditos críticos antes del 30 D.C. Esto no le da tiempo suficiente a la leyenda para embellecer el corazón de la historia en el texto. De hecho, los eventos sobre los cuales está basado el credo son señalados al inicio de los 30, posiblemente a sólo un año o meses del evento mismo de la resurrección. Esto indicaría que realmente no existe un vacío significante en el tiempo para embellecimientos legendarios y así explicar la creencia central del apóstol Pablo en la resurrección.

La naturaleza temprana en la aparición de los registros señala al menos uno y posiblemente múltiples registros de testigos. Por lo menos, Pablo en el 55 D.C., menciona su propio registro de la resurrección como testigo (1 Co 15:8). De hecho, el historiador ateo Michael Martin declara que Pablo es el único testigo que tenemos de la resurrección.6 Es también posible que el credo en 1ª Corintios 15:3-8 contenga material de todos los doce apóstoles como testigos, Pedro, Santiago, los 500, etc.

Tercero: Los discípulos fueron radicalmente transformados de escépticos desesperados a proclamadores firmes del Evangelio. ¿Es realmente sensato pensar que la historia de una resurrección pagana iba a inspirar a Judíos piadosos para que adoptaran esa ideología pagana, cambiaran su adoración de Sábado a Domingo, alteraran radicalmente sus puntos de vista acerca de su Mesías, cambiaran del desespero acerca de la muerte de su Mesías y posterior resurrección para después estar dispuestos a morir por su fe y empezar a proclamar este “evangelio” con convicción a audiencias monoteístas hostiles?

Cuarto: Pablo se convirtió al Cristianismo como resultado de lo que él afirma fue testigo de una aparición del Jesús resucitado (1 Co 15:8), soportó mucha persecución (2 Co 11:23-28; Fil 1:21-23; Hch 14:19; 16:19-24) y estuvo dispuesto a morir por su fe. ¿Es realmente razonable creer que él se convirtió al Cristianismo para adoptar una mitología pagana y aún así estar dispuesto a morir por un relato de algún “dios” pagano? Como Fariseo educado, él habría visto a través de las afirmaciones no históricas de los paralelos de la mitología pagana.

Quinto: Santiago, el hermano de Jesús también fue convertido al Cristianismo como resultado de una aparición del Jesús resucitado (1 Co 15:7) y estuvo dispuesto a morir por su fe (Josefo, “Antigüedades de los Judíos” [“Antiquities of the Jews”], 20:200; Hegesippus en la "Historia Eclesiástica" de Eusebio [“Ecclesiastical History”], 2:23 y Clemente de Alejandría en la "Historia Eclesiástica" de Eusebio [“Ecclesiastical History”], 2:1, 23). Antes de esta aparición, él era escéptico y no creía que su hermano fuera el Mesías (Mr 3:21; Jn 7:5). Como Pablo, es extremadamente improbable que como Judío piadoso, estos paralelos paganos lo hubieran motivado a él a creer en Jesús y estar dispuesto a morir por su fe.

Conclusión

Por esta y otras razones, la gran mayoría de los eruditos rechazan la idea de que la resurrección de Jesús fue tomada de la mitología pagana. Más bien, la mejor explicación de la información disponible es que Jesús realmente sí se levantó de entre los muertos.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Conversación privada sostenida con Gary Habermas: Le envié un correo electrónico al Dr. Habermans el 6 de Octubre de 2009 para confirmar el número exacto de eruditos que todavía sostienen tal punto de vista. El Dr. Habermas me respondió amablemente diciéndome que él tenía rato de no revisar esa información, pero lo que sí recuerda es que es un número muy pequeño de eruditos.
  • 2. Justino Mártir, “Primera Apología” (“First Apology”), 21, en Gary Habermas y Michael Licona, “El Caso para la Resurrección de Jesús” (“The Case for the Resurrection of Jesus”), Grand Rapids: Kregel, 2004, página 90.
  • 3. Ibid., 90.
  • 4. Ibid., 91.
  • 5. Colin Hemer, “El Libro de Hechos en el Contexto de la Historia Helenística” (“The Book of Acts in the Setting of Hellenistic History”), Winona Lake, IN: Eisenbrauns, 1990, página 94, en Habermas y Licona, 91.
  • 6. Michael Martin, “El Caso Contra el Cristianismo” (“The Case Against Christianity”), Philadelphia: Temple University Press, 1991.

 

 

 

 
 
CARM ison