La Trinidad, la Unión Hipostática y el Communicatio Idiomatum

Por Matt Slick

La Biblia dice que hay un sólo Dios en toda la existencia y en todo momento: Isaías 43:10; 44:6, 8; 45:5, etc. ¿Pero cuál es exactamente la naturaleza de Dios? ¿Es Él o no una Trinidad? La respuesta a esta pregunta ha sido debatida por cientos de años, especialmente desde que los cultos no Cristianos empezaron a surgir (Los Testigos de Jehová, los Mormones, los Cristadelfianos, etc.). En vista de sus ataques, no sólo contra la Trinidad, la Iglesia Cristiana ha expuesto lo que la Biblia dice acerca de Dios y la persona de Jesús.

Ha continuación hay una presentación de tres doctrinas Cristianas importantes que en total, responden a casi cada una de las objeciones que se han levantado de parte de aquellos que están en contra de la ortodoxia: falsos maestros que con frecuencia se levantan en estos últimos días. Cuando menciono “a casi cada una de las objeciones” lo que quiero realmente decir con eso, es que la mayoría de éstas caen en unas pocas categorías, las cuales están respondidas con las mismas enseñanzas básicas Cristianas.

Desafortunadamente y debido a que muchos de estos falsos cultos han estado enseñando que la Trinidad es falsa, no aceptarán respuestas estándares a sus objeciones. En vez de esto, muchos de ellos continúan haciendo las mismas preguntas, con frecuencia ignorando las respuestas, y permaneciendo voluntariamente ignorantes de las doctrinas Cristianas que afectan la discusión de la Trinidad y de la persona de Jesús. Por lo tanto, este artículo intenta enumerar tres enseñazas bíblicas importantes y aplicarlas a las diferentes objeciones levantadas por los críticos. De esta forma, tanto los Cristianos como los cultistas podrían estar mejor informados de las posiciones bíblicas sostenidas por la Iglesia Cristiana desde sus mismos inicios.

La Trinidad

La Trinidad es la enseñanza que habla de la existencia de un solo Dios el cual existe en tres personas simultáneas y eternas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Por “persona” se quiere decir las características de conciencia propia, del expresarse, del tener una voluntad, de las emociones de cada persona en particular, etc. Por lo tanto, en la Trinidad existen tres personas. El Padre no es la misma persona que el Hijo; el Hijo tampoco es la misma persona que el Espíritu Santo; y el Espíritu Santo no es la misma persona que el Padre y el Hijo. Tampoco son tres dioses ni tres seres separados. Ellos son tres personas distintas; sin embargo, los tres forman al único y verdadero Dios. Están en perfecta y absoluta armonía consistente de una sustancia. Ellos juntamente, son eternos, igual y poderosos. Si alguno de ellos fuera quitado, no existiría Dios.

La Unión Hipostática

La Unión Hipostática es la enseñanza de que la Palabra de Dios se convirtió en carne y a Él lo llamamos Jesús. Por lo tanto, Jesús es Dios en carne humana. Él no es mitad Dios y mitad hombre. Él es completamente divino y totalmente humano; esto es, Jesús tiene dos naturalezas distintas: la divina y la humana. La Escritura dice: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios…14y la Palabra se convirtió en carne, y habitó entre nosotros…” (Jn 1:1, 14). Esto significa que la palabra divina convertida en carne en la sola persona de Jesús habita tanto lo divino como lo humano. La naturaleza divina no ha cambiado ni tampoco fue alterada en esta unión; más bien, la naturaleza santa y divina de la Palabra se mantuvo como es.

Aún más, Jesús no es simplemente un hombre que “tuvo a Dios dentro de Él”, ni tampoco es un hombre que “manifestó el principio de Dios.” Él es la segunda persona de la Trinidad: “…el cual [el Hijo] siendo el resplandor de su gloria [la de Dios] y la imagen misma de su sustancia [la de Dios], y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder…” (He 1:3). Las dos naturalezas de Jesús no están “juntamente mezcladas”, ni tampoco están combinadas en una nueva naturaleza Dios-hombre. Estas dos naturalezas, aunque separadas, actúan en unidad en la sola persona de Jesús. Esto es lo que se conoce como la Unión Hipostática.

En la encarnación Jesús también fue hecho algo menor que los ángeles (He 2:9) y bajo la Ley. (Gá 4:4). Esto significa que Jesús participó de las limitaciones de ser realmente un hombre (Fil 2:5-8) y como hombre exhibió las restricciones propias de Su humanidad tales como el crecer en estatura, el comer, el crecer en sabiduría, etc., lo cual se esperaría que hiciera un ser humano.

El Communicatio Idiomatum

El Communicatio Idiomatum (del Latín para “comunicación de propiedades”) enseña que los atributos tanto de las naturalezas divina y humana están confirmados en la sola persona de Jesús. Esto significa que la persona de Jesús podría legalmente clamar para Sí Mismo los atributos tanto divinos como humanos de su naturaleza. Por lo tanto, Él podría decir que tuvo la misma gloria que el Padre antes de que el mundo fuera hecho (Jn 17:5); que descendió del cielo (Jn 3:13) y clamar Su omnipresencia (Mt 28:20); aún así, Jesús, el hombre, empezó Su existencia en la tierra cuando fue concebido en el vientre de María.

Es de vital importancia mirar la expiación. El sacrificio de Jesús en naturaleza fue divino así como también humano. Aún cuando Jesús murió, sabemos que Dios no puede morir. Así que si la naturaleza divina no murió, ¿cómo se puede decir que el sacrificio de Jesús fue divino en naturaleza? La respuesta es que tanto los atributos de Su divinidad como los de Su humanidad, fueron atribuidos a la persona de Jesús. Por lo tanto, ya que la persona de Jesús murió, Su muerte fue de valor infinito ya que las propiedades de la divinidad fueron atribuidas a la persona en Su muerte.

Objeciones Respondidas

A continuación hay un esquema de objeciones básicas levantadas por los críticos acerca de la Trinidad y la deidad de Cristo. Note que hay muchas preguntas respondidas de la misma forma. Las respuestas con frecuencia se referirán a las tres doctrinas enumeradas anteriormente.

  1. La palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia
    1. No influye para nada, si la Biblia enseña o no la palabra Trinidad como parte de la misma doctrina. Aún cuando la palabra “monoteísmo” no está en la Biblia, ésta sí se enseña en la misma. ¿No es entonces verdadera la enseñanza del monoteísmo porque la palabra no es usada en la Biblia?
  2. No hay ningún versículo en la Biblia que enseñe la Trinidad
    1. Primero que todo, la doctrina de la Trinidad llega a nosotros en forma sistemática, mirando la Escritura en su contexto total. Hallamos varios versículos que enseñan que al Padre se le llama Dios (Fil 1:2) y que tanto al Hijo como al Espíritu Santo también se le llaman Dios. (Jn 1:1, 14; Hch 5:3-4). Cada uno estuvo involucrado en la resurrección de Cristo: El Padre (1 Ts 1:10); el Hijo (Jn 2:19-21) y el Espíritu Santo. (Ro 8:11). Cada uno conoce todas las cosas: El Padre (1 Jn 3:20); el Hijo (Jn 16:30; 21:17) y el Espíritu Santo (1 Co 2:10-11), etc. Por lo tanto, la Trinidad se encuentra en toda la Escritura, no sólo en alguna parte de ésta.
    2. En segundo lugar, hay versículos que sugieren la Trinidad ya que los tres sin mencionados juntos. Así que decir que no hay ningún versículo que enseñe la Trinidad no es necesariamente verdad.
      1. Mateo 3:16-17: “Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía obre él. 17Y hubo una voz de los cielos, que decía: ‘Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.’”
      2. Mateo 28:19: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;”
      3. 2ª Corintios 13:14: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.”
  3. La Trinidad es tres dioses separados
    1. Esta objeción demuestra claramente una falta de entendimiento de la doctrina de la Trinidad la cual, por definición es, monoteísta. Por lo tanto, cuando esta objeción llega, el crítico está simplemente demostrando que no entiende.
  4. Tres dioses no pueden ser un Dios
    1. Esta objeción revela una falta de entendimiento de la Trinidad. Primero que todo, la Trinidad no es tres dioses. Por lo tanto, la crítica es inválida ya que no se basa en lo que es la Trinidad realmente ya que esta es, un solo Dios en tres personas.
  5. Tres personas no pueden ser una persona
    1. La doctrina de la Trinidad no declara que Dios es una persona. Por lo tanto, la crítica no es válida ya que no refleja adecuadamente lo que es la Trinidad. La Trinidad es un Dios en tres personas.
  6. La Trinidad es ilógica
    1. No hay ninguna razón del porqué la Trinidad no pueda ser posible. Una analogía sería el tiempo, el cual es pasado, presente y futuro. Ninguna de las partes del tiempo es la otra; aún cuando la naturaleza de cada uno es el “tiempo.” El tiempo puede ser tres partes, ¿por qué Dios no puede también existir en tres personas?
    2. Es bueno preguntarle a la crítica qué premisa lógica existe que prohíba la existencia de Dios como tres personas. Si ellos sólo declaran que esto no puede suceder, entonces, todo lo que están ofreciendo es la opinión de ellos sin ningún hecho o razón.
  7. La Trinidad es una idea pagana
    1. El decir que la Trinidad es una idea pagana no la hace pagana. Muchos de los críticos clamarán que la Trinidad fue copiada del paganismo y citarán otras religiones con sus tríadas. Una tríada es tres seres o unidades estrechamente vinculados entre sí. La Trinidad es un solo Dios. Por lo tanto, no hay similitud. Concluyo pues que la afirmación es infundada. Aún cuando en otras culturas existan deidades triádicas, no significa que el Cristianismo tomó la idea del paganismo y la copió adaptándola para sí. La Trinidad se encuentra en el Antiguo Testamento y existen muchos versículos en el AT que contienen la referencia en plural de un solo Dios: 1) Génesis 1:1, 26; Job 33:4; 2) Génesis 17:1; 18:1; Éxodo 6:2-3; 24:9-11; 33:20; Números 12:6-8; Salmo 104:30; 3) Génesis 19:24 con Amós 4:10-11; Isaías 48:16.
  8. Jesús no puede ser Dios porque Él no conocía todas las cosas, durmió, creció en sabiduría, dijo que el Padre era mayor que Él, etc.
    1. Este tipo de declaración es tal vez el más común que se levanta contra la Trinidad. Desafortunadamente, esta falla en no tomar en consideración la Unión Hipostática la cual establece que Jesús tuvo dos naturalezas: la divina y la humana. Como un hombre, Jesús tuvo limitaciones en Su humanidad en lo relacionado con Su situación: fue hecho menor que los ángeles (He 2:9) y estuvo bajo la Ley (Gá 4:4) lo que significa que estuvo bajo obligaciones legales. Por lo tanto, Jesús dormiría, crecería en sabiduría y diría que el Padre era más grande que Él. Pero esto no niega que Jesús fue divino ya que las referencias anteriores tratan con Su humanidad no con Su divinidad.
    2. Existen otros versículos que reflejan Su divinidad: “Jesús les dijo: ‘De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.’” (Jn 8:58 con Ex 3:14). Él fue llamado Dios por Dios en He 1:8: “Mas del Hijo dice: ‘Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;…’” y Juan 1:1, 14: “…y la Palabra era Dios…y aquella Palabra fue hecha carne…” Esto significa que Jesús es tanto divino como humano y que como hombre Él crecería, dormiría y aprendería. Esto significa que Jesús tuvo una naturaleza humana sin que dejara de tener Su naturaleza divina.
  9. Jesús no pudo ser Dios ya que esto significaría que Dios cambió
    1. La doctrina de la Unión Hipostática enseña que la naturaleza divina de la Palabra no cambió cuando esta se unió con la naturaleza humana en la sola persona de Cristo. La Unión Hipostática sostiene que hay dos naturalezas distintas: la divina y la humana. Por definición Dios no puede cambiar ni tampoco la naturaleza de la divinidad. Por lo tanto, la naturaleza divina no cambió cuando esta se unió con lo humano en la persona de Jesús. Una vez más, la Unión Hipostática establece que en la sola persona de Jesús, hay dos naturalezas distintas: la divina y la humana.
    2. Una ilustración de este concepto sería la doctrina bíblica del matrimonio donde lo masculino y lo femenino se convierten en una sola carne. (Gn 2:24).  Aún cuando el hombre y la mujer son diferentes, la Biblia dice que ellos serán una sola carne. ¿Cambian la naturaleza del hombre y de la mujer cuando se casan? ¿Dejan de ser hombre o mujer? No. De la misma forma, la naturaleza divina no cambió cuando ésta se unió con lo humano en la sola persona de Jesús.
  10. Jesús no puede ser Dios ya que esto significaría que Dios murió y Dios no puede morir
    1. El sacrificio de Jesús en naturaleza fue tanto divino como humano. Jesús murió. Pero sabemos que Dios no puede morir. Así que si la naturaleza divina no murió, ¿cómo se puede decir que el sacrificio de Jesús fue divino en naturaleza? La respuesta es que tanto los atributos de Su divinidad como los de Su humanidad, fueron atribuidos a la persona de Jesús. Por lo tanto, ya que la persona de Jesús murió, Su muerte fue de valor infinito ya que las propiedades de la divinidad fueron atribuidas a la persona en Su muerte. A esto se le llama Communicatio Idiomatum.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison