Las empresas proveedoras de comida que rehúsen trabajar en bodas del mismo sexo, enfrentarán persecución

Por, Matt Slick

En control de igualdad, organismos del gobierno han dicho que los choferes, fotógrafos y empresas proveedoras de comida quebrantarán la ley si no suministran –por razones de conciencia– servicios a parejas del mismo sexo que se vayan a casar.

De acuerdo con las nuevas reglas, introducidas ayer, los negocios como los de floristerías, hoteleros y planificadores de matrimonio, podrían pagar miles de libras esterlinas por daños a parejas del mismo sexo si rehúsan trabajar para un matrimonio gay.

La guía, elaborada por la comisión de igualdad y derechos humanos y funcionarios públicos, deja claro que, “rechazar el suministro de servicios a clientes”, es incumplir las leyes de igualdad, y que todas las bodas deben ser atendidas en igualdad de condiciones.

De acuerdo al The Sunday Times, las iglesias, organizaciones religiosas y otros grupos que se oponen al matrimonio del mismo sexo, podrían estar negando contratos con organismos financiados con fondos públicos como colegios, hospitales y prisiones.

Bajo las nuevas reglas, estas organizaciones, podrían perder contratos o que sus peticiones de subvenciones sean rechazadas por negarse a prestar algún servicio donde sus opiniones estén relacionadas con el matrimonio de parejas del mismo sexo, tales como el asesoramiento en orientación matrimonial o durante el proceso de adopción o el de adopción de niños.

Están exentos, los servicios donde tales opiniones no sean relevantes, como en el manejo de los bancos de comida; los capellanes que trabajen en prisiones u hospitales, que podrían rehusar llevar a cabo un trabajo por sus puntos de vista del matrimonio gay.

El miembro del partido conservador, David Burrowes, y el del partido conservador de Enfield Southgate, al norte de Londres, dijeron que las directrices estaban en violación de las garantías dadas por los ministros de que los derechos laborales de las personas no serían afectados por sus puntos de vista.

Él dijo que un “viento helado” estaba pasando, que podría llevar a una intolerancia mayor.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison