Una Letanía de la Santísima Virgen María

Una letanía es un rezo. La siguiente letanía fue aprobada por el Papa Sixto V en 1587. Note la cantidad de términos usados para describir a María. Para el propósito de identificación y discusión, hemos numerado las declaraciones; por favor, tome especial nota de aquellas que se encuentran resaltadas en negrillas:

  1. Señor, ten piedad de nosotros.
  2. Cristo, ten piedad de nosotros.
  3. Señor, ten piedad de nosotros.
  4. Cristo, óyenos.
  5. Cristo, escúchanos.
  6. Dios Padre de los Cielos, ten piedad de nosotros.
  7. Dios Hijo, Redentor del Mundo, ten piedad de nosotros.
  8. Espíritu Santo, que eres Dios, ten piedad de nosotros.
  9. Santísima Trinidad que eres un solo Dios, ten piedad de nosotros.
  10. Santa María, ruega por nosotros.
  11. Santa Madre de Dios, ruega por nosotros.
  12. Santa Virgen de las vírgenes, ruega por nosotros.
  13. Madre de Cristo, ruega por nosotros.
  14. Madre de la Iglesia, ruega por nosotros.
  15. Madre de la Divina Gracia, ruega por nosotros.
  16. Madre purísima, ruega por nosotros.
  17. Madre castísima, ruega por nosotros.
  18. Madre virginal, ruega por nosotros.
  19. Madre sin mancha, ruega por nosotros.
  20. Madre inmaculada, ruega por nosotros.
  21. Madre amable, ruega por nosotros.
  22. Madre admirable, ruega por nosotros.
  23. Madre del buen consejo, ruega por nosotros.
  24. Madre de nuestro Creador, ruega por nosotros.
  25. Madre de nuestro Salvador, ruega por nosotros.
  26. Virgen prudentísima, ruega por nosotros.
  27. Virgen digna de veneración, ruega por nosotros.
  28. Virgen digna de alabanza, ruega por nosotros.
  29. Virgen poderosa, ruega por nosotros.
  30. Virgen clemente, ruega por nosotros.
  31. Virgen fiel, ruega por nosotros.
  32. Espejo de justicia, ruega por nosotros.
  33. Trono de sabiduría, ruega por nosotros.
  34. Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.
  35. Vaso espiritual, ruega por nosotros.
  36. Vaso de honor, ruega por nosotros.
  37. Vaso insigne de devoción, ruega por nosotros.
  38. Rosa Mística, ruega por nosotros.
  39. Torre de David, ruega por nosotros.
  40. Torre de marfil, ruega por nosotros.
  41. Casa de oro, ruega por nosotros.
  42. Arca de la Alianza, ruega por nosotros.
  43. Puerta del Cielo, ruega por nosotros.
  44. Estrella de la mañana, ruega por nosotros.
  45. Salud de los enfermos, ruega por nosotros.
  46. Refugio de los pecadores, ruega por nosotros.
  47. Consuelo de los afligidos, ruega por nosotros.
  48. Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros.
  49. Reina de los ángeles, ruega por nosotros.
  50. Reina de los patriarcas, ruega por nosotros.
  51. Reina de los profetas, ruega por nosotros.
  52. Reina de los apóstoles, ruega por nosotros.
  53. Reina de los mártires, ruega por nosotros.
  54. Reina de los confesores, ruega por nosotros.
  55. Reina de las vírgenes, ruega por nosotros.
  56. Reina de todos los santos, ruega por nosotros.
  57. Reina concebida sin pecado original, ruega por nosotros.
  58. Reina asumpta al cielo, ruega por nosotros.
  59. Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros.
  60. Reina de las familias, ruega por nosotros.
  61. Reina de la paz, ruega por nosotros.
  62. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos Señor.
  63. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos Señor.
  64. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros.
  65. Nos acogemos bajo tu protección, Santa Madre de Dios: no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestra necesidad, antes bien sálvanos siempre de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita.
  66. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios: para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
  67. Oremos Te pedimos Señor Dios, nos concedas a nosotros tus siervos gozar de perpetua salud de alma y cuerpo, y por la intercesión de la Santísima siempre Virgen María, nos veamos libres de la tristeza presente, y disfrutemos de la eterna alegría. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
  68. Aprobado por el Papa Sixto V en 1587.

Note los títulos que se le dan a María. Ella es llamada la “más misericordiosa”, “espejo de justicia”, “trono de sabiduría”, “causa de nuestra alegría”, “Estrella de la mañana”, un “refugio para pecadores”, etc. Todos estos títulos pertenecen sólo a Cristo. La Iglesia Católica Romana ha elevado a María a un lugar que sólo merece y de hecho tiene Cristo. Aún cuando ella es bienaventurada entre las mujeres por haber llevado al Mesías, ella no es el “trono de sabiduría” ni tampoco ella es el “refugio de pecadores” o la “Reina de los profetas”, o la “Reina de los apóstoles” o el “Consuelo de los afligidos”. Jesús es el Rey, el Señor y él mandó a Su Consolador, el Espíritu Santo que mora en nosotros.

  • Éxodo 20:3: “No tendrás dioses ajenos delante de mí.”
  • Deuteronomio 6:5: “Y amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas las fuerzas.”
  • Isaías 42:8: “Yo el Señor, éste es Mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.”
  • Isaías 48:11: “Por Mí, por amor de Mí mismo lo haré, para que no sea mancillado Mi nombre, y Mi honra no la daré a otro.”

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison