Los milagros de Jesús

Los milagros de Jesús atestiguan quién era Jesús: Dios en carne (Jn 1:1, 14; Col 2:9). Jesús usó el Nombre Divino para Sí Mismo (Jn 8:58), el mismo Nombre Divino usado por Dios cuando Moisés le preguntó cuál era Su nombre en Éxodo 3:14. Sin embargo, las personas que afirman ser "dios" no son tan comunes en el mundo. Las instituciones mentales están llenas de personas que afirman ser divinos, pero Jesús no encaja en la categoría de una persona loca. Si por cualquier cosa, Jesús merece el más grande respeto y admiración por Su humildad, amor, enseñanza y sacrificio propio. Pero aún cuando existen otros grandes maestros en la historia que han mostrado extraordinario amor y compasión, ninguno ha afirmado ser Dios en carne y demostrarlo al llevar a cabo milagros. Esta es la razón por la que los milagros de Jesús confirman Sus afirmaciones acerca de Sí Mismo y acerca de ser el Único Camino para la Salvación (Jn 14:6).

Los críticos del cristianismo no deberían negar la existencia de Jesús, los documentos bíblicos; decir que los registros fueron tomados de alguien más o que fueron inventados, o negar que los milagros ocurrieron. Si las objeciones de ellos no pueden ser sostenidas razonablemente, entonces, estarían forzados a tomar decisiones acerca de las afirmaciones de la divinidad de  Jesús, Sus milagros, y Su resurrección física con todas las implicaciones que esto conlleva. Esto significa que las personas deben decidir lo que ellas harán con Jesús. ¿Le creerán a Él por lo que afirmó o lo rechazarán? A esto es lo que se reduce.

En el cristianismo Jesús es el creador (Jn 1:1-3. 14; Col 1:16-17), el Señor a quien clamamos (1 Co 1:2), aquel que llevó nuestros pecados en Su cuerpo en la cruz (1 P 2:24), aquel que invoca Su nombre es salvo (Ro 10:13), y por quien somos salvos por fe (Ro 5:1; Ef 2:8-9). Él es una figura muy notable así lo admitan o no las personas.

A continuación hay una lista parcial de algunos de los milagros de Jesús. Estos son los milagros que dan fe de quién es Jesús debido a Sus obras notables que confirman Su afirmación increíble de ser Dios en carne, el único camino a la salvación.

  • Jesús nació de una virgen
    • Mateo 1:25: "Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre Jesús."
  • Jesús cambió el agua en vino
    • Juan 2:6-10: "Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros. 7 Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. 8 Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. 9 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, 10 y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora."
  • Jesús permitió que los discípulos pescaran una gran cantidad de peces
    • Lucas 5:4-6: "Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía."
  • Jesús echó fuera demonios
    • Mateo 8:28-32; 15:22-28.
  • Jesús sanó leprosos
    • Mateo 8:3: "Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció."
    • Lucas 17:14: "Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados."
  • Jesús sanó enfermedades
    • Mateo 4:23-24: "Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó."
    • Lucas 6:17-19.
  • Jesús sanó al paralítico
    • Marcos 2:3-12.
  • Jesús resucitó muertos
    • Mateo 9:25: "Pero cuando la gente había sido echada fuera, entró, y tomó de la mano a la niña, y ella se levantó."
    • Juan 11:43-44: "Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir."
  • Jesús restauró la vista al ciego
    • Mateo 9:27-30: "Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! 28 Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. 29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. 30 Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa."
    • Juan 9:1-7.
  • Jesús sanó a un sordo
    • Marcos 7:32-35: "Y le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que le pusiera la mano encima. 33 Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua; 34 y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. 35 Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien."
  • Jesús alimentó la multitud
    • Mateo 14:15-21; 15:32-38.
  • Jesús caminó sobre el agua
    • Mateo 14:25-27: "Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. 26 Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: !!Un fantasma! Y dieron voces de miedo. 27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!"
  • Jesús sanó al siervo del centurión
    • Mateo 8:5-13.
  • Jesús sanó a la mujer del flujo de sangre
    • Mateo 9:22: "Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora."
  • Jesús perdonó pecados
    • Marcos 2:5: "Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados."
  • Jesús se transfiguró
    • Mateo 17:1-8.
  • Jesús calmó una tormenta con una orden
    • Mateo 8:22-27.
    • Marcos 4:39: "Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza."
  • Jesús resucitó de entre los muertos
    • Lucas 24:39: "Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo."
    • Juan 20:27: "Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente."
  • Jesús se le apareció a los discípulos después de la resurrección
    • Juan 20:19: "Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros."
  • Jesús ascendió a los cielos
    • Hechos 1:9: "Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos."

Aquí, lo que es importante es que Jesús afirmó ser Dios (Jn 5:18; 8:24; 8:58. Ver también Éxodo 3:14) y el único camino a la salvación (Jn 14:6). Si Él realmente resucitó de entre los muertos y llevó a cabo esos milagros, entonces, lo que Él dijo acerca de Sí y lo que afirmó adquiere importante relevancia. La lista anterior o es una fabricación o no lo es. Sus presuposiciones determinarán en cuál categoría caerá esa lista. Debe preguntarse a sí mismo si la evidencia para confiar en la Biblia y el registro de los testigos es suficiente para garantizar seriamente que lo que está escrito es verdadero.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, 中文

 

 

 

 
 
CARM ison