Los mormones y la expiación de Jesús

La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no ve la expiación de Cristo en la forma cristiana bíblica e histórica.  En vez de la expiación que se da en la cruz, los mormones enseñan que la expiación tuvo lugar principalmente en el Jardín de Getsemani, cuando Jesús derramó su sangre.  Sírvanse considerar, por favor, la siguientes citas  de un académico de la BYU y del apóstol mormón Bruce McConkie.

  • El académico Robert J. Matthews de la BYU, quien en la pág. 282 de su libro, ¡Una Biblia, una Biblia! (A Bible! A Bible!), escribió , "Fue en Getsemani, en las laderas del Monte de los Olivos, que Jesús hizo su perfecta expiación al derramar su sangre –mejor aún que en la cruz.”
  • El apóstol mormón Bruce McConkie, enunció, "¿Dónde y bajo qué circunstancias se hizo el sacrificio de la expiación del Hijo de Dios? ¿Fue en la Cruz del Calvario o en el Jardín de Getsemani? Es hacia la Cruz de Cristo que la mayoría de los cristianos miran cuando centran su atención en la infinita y eterna expiación.  Y, ciertamente, el sacrificio de nuestro Señor se completó cuando fue levantado por hombres; y, que parte de su vida y sufrimiento es más dramática y, quizás, más conmovedora del alma.  Pero, en realidad, el dolor y el sufrimiento, el triunfo y la grandiosidad de la expiación tuvo lugar principalmente en Getsemani.“ (¡Doctrinal Comentario del Nuevo Testamento  -New Testament Commentary-, vol. 1, pág. 774, negritas mías).
  • Para más citas referentes a la expiación y a los mormones, vea, por favor, Citas interesantes sobre la expiación en escritos mormones.

No hay ninguna evidencia bíblica sobre la expiación por nuestros pecados de Jesús en el Jardín de Getsemani.  Fue en el Jardín donde Él sufrió grandemente en oración porque Él no quería atravesar la dura prueba de la flagelación y Su crucifixión que se le venía encima.  La agonía en el Jardín fue tan intensa para Él que aparentemente sudó sangre (Lucas 22:44). Pero, las únicas referencias en la Biblia que tienen que ver con Cristo y Su expiación hacen referencia a la cruz, no al Jardín de Getsemani.

  1. Reconciliación a través de la cruz: 
    1. "y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos  en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades (Efesios 2:16).”
    2. "Y por medio de Él reconciliar consigo todas las cosas, habiendo hecho la paz mediante la sangre de Su cruz; digo, mediante Él tanto las cosas que están en la tierra como las que están en el cielo (Col 1:20).”
    3. "Él anuló el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, y la ha sacado de en medio, clavándola en la cruz. (Col 2:14).
  2. Cargó nuestros pecados a la cruz: 
    1. "Y Él mismo llevó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos en justicia; porque por sus heridas fuisteis sanados (1 Pedro 2:24).”
  3. Reconciliados mediante la muerte de Cristo –que ocurrió en la cruz.
    1. "Porque, si siendo enemigos fuimos reconciliados con Dios  mediante la muerte de Su Hijo, mucho más, estando reconciliados seremos salvos por Su Vida (Ro 5:10).”
    2. "…ahora os ha reconciliado, en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentarnos ante Él santos , sin mancha e irreprochables (Col 1:22).”

Pablo dice: “pues me propuse no saber cosa alguna entre vosotros, excepto de Jesucristo y de Su crucifixión (1 Cor 2:2) .” Él no menciona nada, nunca, sobre Jesús cargando nuestros pecados en el Jardín.  Sólo menciona los pecados en relación a la cruz de Cristo. ¿En dónde compró Dios la iglesia con su propia sangre (Hechos 20:28)?  Fue en la cruz, no en el Jardín.

Propiciación

Una propiciación es una inmolación que rechaza la ira.  La inmolación de Jesús en la cruz fue exactamente ese tipo de propiciación. Fue en la cruz donde Jesús cargó nuestros pecados   (1 Pedro 2:24), donde Él llegó a ser una propiciación, el sacrificio por nuestros pecados. Hay que fijarse en que la inmolación en la cruz es un evento público y fue en esta presentación pública donde se produce la propiciación: "a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe es Su sangre (Ro 3:25).”  Cuando Jesús sudó gotas de sangre en el Jardín de Getsemani, esa no era una presentación pública.  Por lo tanto, el sacrificio de la redención, donde Jesús cargó con nuestros pecados como propiciación, no ocurrió en el Jardín de Getsemani, sino en la presentación pública en la cruz.  Así, cuando vemos que se usa el término propiciación en las Escrituras, sabemos que se refiere al sacrificio en la cruz.  Veamos más citas de las Escrituras que se refieren a esto:

  • "Por lo cual, tenía que ser igual a sus hermanos en todas las cosas, para que llagara a ser un misericordioso y fiel sumo sacerdote en todo lo  perteneciente a Dios, para ser propiciatorio por los pecados del pueblo (Hebreos 2:17).”
  • "Él mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo (1 Juan 2:2).”
  • "En esto consiste el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a Su Hijo en propiciación por nuestros pecados (1 Juan 4:10).”

Hay que fijarse en que Jesús, el sumo sacerdote, fue la propiciación por nuestros pecados.  Esto quiere decir que Él cargó nuestros pecados sobre Su cuerpo en la cruz (1 Pedro 2:24), como un sacrificio presentado públicamente (Ro 3:25) por el cual somos limpiados de nuestros pecados (¡ Juan 1:7).  No es la sangre que Él sudó en el Jardín que nos limpia de nuestros pecados, sino la sangre que se derramó en la presentación pública de la inmolación propiciatoria en la cruz que nos limpia.  Es por esto que la Escritura dice. “y, a través de la cruz, puede reconciliar a ambos con Dios en un sólo cuerpo, matando en ella las enemistades (Ef 2:16).

En Resumen:

Hay  tantos deslices en la teología de los mormones, para empezar (la pluralidad de los dioses, la diosa madre, llegar a ser Dios, cumplir los mandamientos para ser perdonado, etc.,) que no es ninguna sorpresa saber que los mormones enfatizan el trabajo para la redención hecha por Cristo en el Jardín de Getsemani, en vez de en la cruz.

  • "Debido a  la expiación de Jesucristo, toda la humanidad incluso tantos como a voluntad, serán redimidos. El Salvador empezó a derramar Su sangre por toda la humanidad, no en la cruz sino en el Jardín de Getsemani. Allí  cogió sobre sí mismo el peso de los pecados de todos los que alguna vez vivirían. Bajo esa [pág. 6] pesada carga sangró por todos los poros, ," (Russell M. Nelson, Su misión e ministerio -"His Mission and Ministry,"-  Nueva Era, Dic. 1999, pág. 4, 6, énfasis mío).
  • "Jesús pagó por todos nuestros pecados cuando sufrió en el Jardín de Getsemani." (Laurel Rohlfing, Compartiendo tiempo: la Expiación -"Sharing Time: The Atonement,"- Amigo –Friend-, Mar. 1989, p. 39).

El error viene del error. Si la iglesia mormona solamente se arrepintiera de sus falsas doctrinas y se volviera al conocimiento Salvador de Jesucristo, el verdadero Jesucristo, que cargó con nuestros pecados sobre Su cuerpo en la cruz y nos redimió libremente, entonces los mormones podrían también disfrutar del libre perdón de los pecados ganado por Cristo. En vez, debido al desliz de los mormones referente a Dios y la salvación, los mormones siguen bajo la ley y se les requiere que obedezcan todos los mandamientos para recibir el trabajo expiatorio de Cristo.

  • "Acceptamos la Expiación de Cristo arrepintiéndonos de nuestros pecados, siendo bautizados, recibiendo el don del Espíritu Santo y obedeciendo todos los mandamientos,” (Principios Del Nuevo Testamento -Gospel Principles-, Corporación del presidente de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días -Corporation of the President of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints-, 1979, p. 68, énfasis mío).

Nadie puede obedecer todos los mandamientos y, de cualquier manera, intentarlo es adoptar una carga de culpa imposible. "porque cualquiera que guarde toda la Ley pero ofenda en un punto, se hace culpable de todos (Stgo 2:10).”  Y "sin embargo sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la Ley, sino por la fe en Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo para ser justificados por la fe en Cristo y no por las obras de la Ley, ya que por las obras de la Ley nadie será justificado (Gál 2:16).  Por lo tanto, no tan sólo la posición de los mormones referente a la expiación es falsa, sino también su doctrina de salvación. Desafortunadamente, los mormones aún permanecen muertos por sus pecados.

El verdadero Nuevo Testamento

El verdadero Nuevo Testamento es que Jesucristo, que es Dios encarnado, obedeció perfectamente todas las leyes del  Antiguo Testamento. Cumplió todo y nunca pecó. Era necesario que Él lo hiciera porque nosotros nunca podríamos hacerlo. Debido a que nuestras obras son trapos sucios ante Dios (Isaías 64.6).  No hay absolutamente nada que podamos ofrecerle a Dios.  Lo único que tenemos es lo que Cristo ha hecho y la única forma de que se nos perdonen los pecados es confiar solo en Cristo.   Pero, para los mormones, Cristo es el hermano del diablo concebido por relaciones sexuales entre Dios y su esposa diosa, ambos llegados de otro planeta.  Este no es el Jesús de la Biblia.  Esto es crítico porque el objeto de la fe de los mormones es falso.  Y, ya que hemos visto que su doctrina de la expiación también es errónea, podemos reconocer más fácilmente que están perdidos.

La Salvación, perdón completo de los pecados, no viene a través de una total obediencia de las leyes y los mandamientos.  El perdón completo de los pecados viene por fe en Jesucristo, el Jesús de la Biblia, no el Jesús de los mormones.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison