Los opositores a la verdadera adoración están calificados para ser engañados

Los opositores a la verdadera adoración están calificados para ser engañados
El Atalaya, 3/15/1986, páginas 10-11
“No se Dejen Sacudir Prontamente De Su Razón”

“Pero el Diablo y aquellos que se oponen a la adoración verdadera son llevados al engaño. Nunca debemos olvidar que ellos siempre estarán listos para quebrantar nuestra integridad si ellos pueden. La propaganda de ellos está diseñada para debilitar nuestra fe, para enfriar nuestro amor por Dios, para sembrar dudas en nuestra mente, hacer que el paraíso espiritual no sea después de todo un paraíso.” (El Atalaya, Marzo 15, 1986, páginas 10-11).

Comentario: Aquí, claro está, la implicación es que los únicos adoradores verdaderos son los Testigos de Jehová y que aquellos que no pertenecen a su Organización están utilizando el engaño. Note también cómo acusan a aquellos que se oponen a la organización de los Testigos de Jehová; catalogándolos como impostores.

_________________________________

Continúa…

Cuán agradecidos estábamos de aprender que pronto Jehová removerá el dolor, la pena y aún la muerte. (Ap 21:3, 4). Imagínese viviendo para siempre en un paraíso en la tierra, con perfecta salud y completa felicidad. Esto era algo demasiado bueno para ser verdad. Pero era verdad. Estaba apoyado por la Palabra de Dios. ¡Era emocionante! Indudablemente, nos sentimos como los discípulos de Jesús cuando él se les apareció después de su resurrección. Hablaron entre sí diciéndose: “¿No nos ardía el corazón cuando él venía hablándonos por el camino, cuando nos estaba abriendo por completo las Escrituras?”. (Lc 24:32). Sí, en el aprendizaje de la verdad y la dedicación de nuestras vidas a Jehová, nos encontramos a nosotros mismos en un paraíso. ¡Qué bendición!

Pero para estar en el paraíso espiritual de Jehová no es algo que tenemos por seguro. Venimos a este paraíso voluntariamente; podemos salir de éste (o ser sacados) si entramos en incredulidad o si voluntariamente violamos las leyes justas de Jehová. Claro está que esto no sucederá si nos mantenemos fuertes en “el amor que tuvimos primero”, si continuamos apreciando todas las provisiones de Jehová para mantenernos espiritualmente fuertes. (Ap 2:4). Pero el Diablo y aquellos que se oponen a la adoración verdadera son llevados al engaño. Nunca debemos olvidar que ellos siempre estarán listos para quebrantar nuestra integridad si ellos pueden. La propaganda de ellos está diseñada para debilitar nuestra fe, para enfriar nuestro amor por Dios, para sembrar dudas en nuestra mente, hacer que el paraíso espiritual no sea después de todo un paraíso.

Para utilizar un dicho proverbial, podríamos llegar al punto que encontraríamos esto difícil, tal vez aún imposible, ver el bosque del paraíso espiritual debido a que lo estamos viendo tan cercanamente como árboles humanos imperfectos que estamos en este bosque. La emoción que tuvimos en aprender la verdad de la palabra de Dios, la gran esperanza que hemos llegado a tener, el amor que desarrollamos por Dios y nuestros hermanos espirituales y el celo que tuvimos por el servicio de Jehová puede menguar. Si no se toman pasos drásticos para echar atrás cualquier clase de deterioro espiritual, pronto, los requisitos del amor de Dios parecerán opresivos. La comida espiritual sana del “esclavo fiel y discreto” puede parecer ser algo compatible, y la hermandad de siervos amantes de Jehová puede considerarse una familia de enemigos. Así, la única satisfacción, de una clase pervertida, puede ser que en el principio golpee a los compañeros siervos con la difamación y las verdades a medias. Mt 24:45-51.

Sí, no sólo ahora podríamos perder las bendiciones del paraíso espiritual sino que, y más seriamente también, perder la esperanza de vivir eternamente en el Paraíso terrenal. Y podríamos perdernos por la misma razón por la que Adán y Eva perdieron el Paraíso del Edén. Ellos tenían todo lo que necesitaban para estar perfectamente felices y haber podido vivir para siempre. Pero la independencia—en la actualidad, una enseñanza diferente—era más importante para ellos que obedecer a Jehová y las bendiciones del Edén. Eva fue engañada; mientras que Adán no lo fue, él dejó que la fuerza de las circunstancias, incluyendo la fuerte influencia de su esposa, lo llevara también a pecar. Por lo tanto, ellos fueron expulsados del Paraíso, para que vivieran una vida miserable hasta la muerte de ellos. Ellos perdieron la perspectiva de la vida eterna para sí mismos y trajeron una herencia de pecado y muerte sobre sus descendientes. (Gn 3:1-7, 14-19, 24; 1 Ti 2:14; Ro 5:12). ¡Qué precio terrible por pagar por lo que ellos llamaron independencia!

…continúa…

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison