Los Testigos de Jehová son Realmente “Atalayas”

Por Matt Slick

 

Los Testigos de Jehová van fielmente de puerta en puerta predicando el “Reino de Dios” que les ha sido enseñado por medio de la Biblia Atalaya y El Tratado de la Sociedad. Generalmente son educados y sinceros en sus esfuerzos de comunicar lo que ellos consideran son las “Buenas Noticias de Jehová”. Como siempre, cargan con ellos muchos libros y revistas, algunos de los cuales son la Traducción del Nuevo Mundo (la Biblia de ellos que ha sido cambiada en muchos lugares), la Revista Despertad y claro está, la omnipresente Revista Atalaya.

Los Testigos de Jehová reciben sus instrucciones de las oficinas principales de La Biblia Atalaya y El Tratado de la Sociedad desde Brooklyn, Nueva York. Esta organización reclama ser el canal de comunicación de Dios para Su pueblo, el cual representa a Jesús en la tierra y que Usted no puede encontrar guía escritural fuera de ésta como organización. Considere las siguientes declaraciones:

  • “Era de esperar que el Señor tendría un medio de comunicación para con Su pueblo en la tierra, y ha mostrado claramente que la revista El Atalaya es usada con ese propósito.”1
  • “Apresurarse a identificar la organización teocrática visible de Dios que representa Su rey, Jesucristo es esencial para la vida. Se completa haciendo esto al aceptar cada uno de sus aspectos.”2
  • “Todos necesitamos ayuda para entender la Biblia y no podemos encontrar la guía de la Escritura fuera del “siervo fiel y discreto de la organización.”3

Obviamente, la Biblia Atalaya y El Tratado de la Sociedad asumen una gran responsabilidad, declarando ser “la organización teocrática visible” de Dios y el esclavo fiel y discreto enseñando la “verdadera” doctrina Cristiana. El único problema es que la rama doctrinal del Atalaya no es doctrina verdadera tomada de la Biblia. Es una doctrina fuertemente filtrada a través de las interpretaciones de El Atalaya combinada con cita bíblicas y preguntas y respuestas previamente establecidas.

Claro está, que los Testigos de Jehová no estarán de acuerdo con esta declaración. Ellos dicen que leen y estudian sus Biblias y que sólo usan la literatura encontrada en El Atalaya como guía para entender la Palabra de Dios. Pero es precisamente esta declaración de aceptación la que los condena a ellos debido a que sus doctrinas no se encuentran en la Biblia. La prueba de esto se encuentra, créalo o no, en los propios escritos de El Atalaya. Considere esta cita de la revista El Atalaya de Agosto 15 de 1981 que dice:

“De tiempo en tiempo, se han levantado en medio de los rangos del pueblo de Jehová aquellos que como el Satanás original, han adoptado una actitud independiente, critica…Ellos dicen que es suficiente con leer la Biblia únicamente, ya sea sólo o en grupos pequeños en casa. Pero extrañamente, a través de tal ‘lectura de la Biblia’, ellos han revertido a las doctrinas apostatas que comentarios pertenecientes a los clérigos del Cuerpo Colectivo de Cristo estuvieron enseñando hace 100 años…”4

¿Entendió esto? Si Usted lee la Biblia por sí mismo, Usted se convertirá en un Trinitario debido a que esto es exactamente a lo que El Atalaya se está refiriendo cuando dice “doctrinas apostatas.” En otras palabras, si Usted lee la Biblia sólo, Usted nunca entenderá las doctrinas de El Atalaya. Esta es una increíble declaración de aceptación por parte de la Organización Atalaya. Es claro, que los Testigos de Jehová no obtienen sus enseñanzas de la Biblia sino de la literatura de El Atalaya.

Los Testigos de Jehová son realmente Atalayas

La Iglesia de los Salones del Reino de Jehová tiene estudios del “Libro” varias veces a la semana. Es en estas reuniones que los Testigos obtienen las nuevas publicaciones de El Atalaya, estudios con las ayudas que se encuentran en estas nuevas publicaciones y discusiones doctrinales en los “Estudios de la Biblia.” Esta es la manera como son adoctrinados. Aquí el tema no es si a los Testigos les gusta o no lo que están aprendiendo; más bien, los Testigos están supuestos a aceptar y creer lo que se les enseña a través de la Literatura El Atalaya, y no poder pensar en forma independiente. Otra cita:

“Nosotros debemos comer, digerir y aceptar lo que está establecido delante de nosotros, sin rechazar partes de la comida debido a que ésta tal vez no sea de nuestro gusto mental…Tenemos que ir mansamente hacia adelante con la Organización teocrática del Señor y esperar tener más claridad.”5

Esta cita claramente muestra que la Biblia Atalaya y El Tratado de la Sociedad son el maestro de los Testigos de Jehová y aquellos que siguen sus enseñanzas son Atalayas; esto es, ellos son estudiantes de El Atalaya el cual contiene, básicamente las mismas enseñanzas para todos los Testigos. Claro está, que ellos alegarán que esto es unidad y no es confusión como la que se encuentra en las denominaciones del Cuerpo Colectivo de Cristo. Pero precisar unidad en las creencias entre un pueblo no es una señal de falta de libertad sino de control.

Dentro de las denominaciones de la Cristiandad se encuentran las creencias principales que unen a los Cristianos alrededor del mundo. Se nos es permitido tener diferencias de opiniones en las doctrinas no esenciales. (Ro 14:1-7). No así, con los Testigos de Jehová. A ellos se les enseña las mismas doctrinas a través de las mismas publicaciones. Todas estas responden la misma cosa a preguntas y retos, presentan puntos idénticos con relación a “El Reino de Dios”, “los Errores de la Trinidad”,  la “Venida de Armagedón”, etc. Esencialmente, si Usted habla con un Testigo de Jehová en cualquier lugar del mundo, estará hablando con todos los Testigos del mundo.

Si Usted quiere aprender en lo que el promedio de Testigos de Jehová cree, no lea la Biblia; simplemente, lea la Revista El Atalaya. Esto se debe a que El Atalaya es la fuente de todas sus creencias teológicas; para ellos, no es la Biblia. Si Usted rápidamente quiere aprender lo que El Atalaya enseña, pase una hora con cualquier Testigo de Jehová; ellos son simplemente y para decirle sin rodeos: exactamente iguales que El Atalaya.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

  • 1. 1939 Anuario de los Testigos de Jehová, página 85.
  • 2. El Atalaya, Octubre 1, 1967, página 591.
  • 3. El Atalaya, Febrero 15, 1981.
  • 4. El Atalaya, Agosto 15, 1981.
  • 5. El Atalaya, Febrero 1, 1952, páginas 79-80.

 

 

 

 
 
CARM ison