Los Testigos de Jehová y la Resurrección de Jesús

La organización El Atalaya dice que Jesús no resucitó de entre los muertos en el mismo cuerpo con el que murió (Usted Puede Vivir Para Siempre en el Paraiso de la Tierra, [You Can Live Forever on Paradise Earth] páginas 143-144). Más bien, dicen que Él resucitó como una criatura espiritual y que el cuerpo material de Jesús fue llevado por Dios el Padre. Por lo tanto, ellos niegan la resurrección física de Cristo. ¿Es realmente importante creer que Jesús fue resucitado físicamente de entre los muertos? ¡Definitivamente sí!

1ª Corintios 15:14 dice: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.” En otras palabras, si Jesús no resucitó de entre los muertos, entonces, el Cristianismo es una perdedera de tiempo y nosotros todavía nos encontramos en nuestros delitos y pecados. Es obvio que la doctrina de la resurrección de Jesús es un elemento vital y esencial del Cristianismo. ¿Pero qué acerca de los Testigos de Jehová? ¿Son exactos en sus declaraciones al negar la resurrección de Jesús en cuerpo y afirmar una resurrección netamente “espiritual”? La respuesta es un no rotundo.

Es obvio por las propias palabras de Jesús en Juan 2:19-21 que Él Mismo se levantó de entre los muertos:

“Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantare. 20Dijeron luego los judíos: ‘En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?’ 21Mas él hablaba del templo de su cuerpo.”

Juan 2:19-21 es una clara profecía de la resurrección de Cristo. Note que Él dice que levantará “este templo.” Juan el apóstol nos clarifica que “este templo” era realmente el cuerpo físico de Jesús. Por lo tanto, el cuerpo físico de Jesús fue levantado de entre los muertos. Esto es simple; sin embargo, los Testigos de Jehová no creen en las propias palabras de Jesús.

Para poder ayudarle a ver el error de la posición de El Atalaya y proveerle con la herramienta para refutar los argumentos de ellos, he reunido la siguiente lista de argumentos usados por los Testigos de Jehová para sostener la posición de ellos.

1. 1ª Pedro 3:18 dice: “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu.” Éste versículo es utilizado por los Testigos en un intento para mostrar que Jesús no fue resucitado de entre los muertos físicamente, sino como una clase de criatura espiritual.

El uso por parte de ellos de esta Escritura para sostener su posición es incorrecto debido a que este versículo no dice que Jesús fue resucitado como una criatura espiritual. Dice que Jesús fue “vivificado en espíritu.” ¿Qué significa esto? Muy simple: significa que Jesús fue resucitado en un cuerpo imperecedero. Esto es lo que 1ª Corintios 15:35-45 dice cuando se refiere al cuerpo como sembrado en corrupción pero resucitado en incorrupción; sembrado en deshonra pero resucitado en gloria; sembrado en debilidad pero resucitado en poder; y así sucesivamente. Jesús fue el “Ultimo Adán”, un espíritu dador de vida. Pablo está tipificando la resurrección del cuerpo y está hablando en este pasaje acerca de la resurrección de todos los Cristianos los cuales serán resucitado en cuerpos físicos pero vivificados espiritualmente exactamente iguales al cuerpo de Jesús.

2. La Biblia dice que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios (1ª Corintios 15:44-50). Por lo tanto, el cuerpo físico de Jesús no podía ser plantado ya que estaría en contradicción con este versículo.

En lo que los Testigos de Jehová fallan es que después de Su resurrección Jesús dijo: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy: palpad y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.” (Lucas 24:39). Note que Jesús no dijo: “carne y sangre”, Él dijo: “carne y huesos”. Esto es debido a que la sangre de Jesús fue derramada en la cruz. La vida está en la sangre y es la sangre la que nos limpia de pecado. “Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.” (Lv 17:11). Lea también Gn 9:4; Dt 12:23 y Jn 6:53-54. Jesús estaba señalando que Él era diferente: que tenía un cuerpo, pero no un cuerpo de carne y sangre. Era de carne y huesos.

3. Los Testigos de Jehová enseñan que Jesús manifestó formas físicas diferentes para convencer a Sus discípulos que Él había sido resucitado.

Esto es falso por un número de razones. Primero, significaría que Jesús estaba engañando a Sus discípulos para que creyeran que había resucitado en Su cuerpo cuando realmente no lo había hecho. Segundo, esto va en contra de la clara enseñanza de Jesús Mismo cuando dijo que Su propio cuerpo seria levantado. Jesús dijo en Juan 2:19:21: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantare. 20Dijeron luego los judíos: ‘En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?’ 21Mas él hablaba del templo de su cuerpo.” Los Testigos de Jehová niegan claramente las propias palabras de Jesús. Cuarto, 1ª Timoteo 2:5 dice: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” Se dice que Jesús es un hombre; en la conjugación del presente simple de cualquier idioma. Si Él no hubiera resucitado físicamente ¿cómo entonces la misma Escritura lo registra como “Jesucristo hombre”?

4. Jesús se manifestó en cuerpos diferentes después de la resurrección de la misma forma como los ángeles tomaron forma humana en el Antiguo Testamento para mostrarles a Sus discípulos que Él había sido resucitado.

Una vez más, esto contradice lo que Jesús dijo en Juan 2:19-21 que Él se levantaría de entre los muertos…físicamente. Además, Jesús no es un ángel, contrario a lo que los Testigos de Jehová creen. Jesús es Dios es carne: Jn 1:1, 14; Jn 8:58; Col 2:9; Fil 2:5-8.

Los Testigos de Jehová enseñan que Jesús no resucitó de entre los muertos con el mismo cuerpo con el que murió. Esta es una peligrosa doctrina que contradice la Biblia y que condena a aquellos que la creen a una destrucción eterna ya que negarla, es negar también que Jesús conquistara la muerte. Los Testigos de Jehová necesitan guardar las propias de Jesús en mente cuando dice: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.” (Jn 2:19). Juan dice que Él estaba hablando de su propio cuerpo en el versículo 21; por lo tanto, las palabras de Jesús son ciertas: Jesús resucitó de entre los muertos con el mismo cuerpo con el que murió. También, en Su ascensión las personas miraron cómo subía para estar con el Padre viendo cómo Jesús ascendía al cielo en cuerpo; un espíritu no es visto. Esta es la razón por la cual en la Biblia también se dice que Jesús, el hombre, es el mediador entre Dios y el hombre. (1 Ti 2:5). Jesús no es un ángel o una criatura espiritual como mediador. El es Jesús el hombre.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison