Meditaciones acerca de la Iglesia Emergente

Desafortunadamente mi viaje a través de la investigación y el escribir acerca de la Iglesia Emergente me ha tomado mucho tiempo, tal vez, más que cualquier otro proyecto que alguna vez haya llevado a cabo con CARM. Las demoras han sido mayormente debido a mis viajes, un poco de cansancio, y sostenimiento de CARM, sin mencionar esos eventos inesperados en la vida que desbaratan los planes. Algunas veces me encontraba tan ocupado que tenía que enfocar mi atención en otro lugar por un mes o dos. Pero todas estas distracciones me dieron la oportunidad para pensar acerca de lo que había descubierto en la Iglesia Emergente. Así que ahora creo que entiendo que esto es realmente demasiado simple. La Iglesia Emergente es un conglomerado de diferentes iglesias y pastores, los cuales tienen una amplia variedad de posiciones teológicas y métodos para alcanzar al perdido.

Escribir acerca la Iglesia Emergente es como tratar de escribir acerca de la forma de las olas en el océano. Existen muchas y variables formas, que están cambiando y que no son todas iguales. Por lo tanto, ¿cómo puedo yo escribir y analizar un gran movimiento con tantas variables dentro de éste y hacer que este trabajo satisfaga a todos? No puedo. Así que no voy tratar de hacerlo. Pero esto no significa que voy a dejar de ser exacto y justo al tema en cuestión o al menos tratar de serlo en lo mejor de mi habilidad. Tengo que confesar que también estoy tratando de evitar incontables correos electrónicos los cuales mencionan todos los puntos de vista acerca del tema, diciéndome cómo necesito cambiar la información una vez que he hecho público estos artículos; así que ánimo a las personas a que primero lean los artículos.

Una cosa es leer acerca de la Iglesia Emergente, otra es entrevistar a sus proponentes reales. Así que decidí ir directamente al grano. Manejé hasta Seattle, WA y asistí a la iglesia de Mars Hill y más tarde entrevisté a su pastor Mark Driscoll en mi programa de radio, Fe y Razón. También he entrevistado a Doug Pagitt en la radio. Después, manejé hasta Santa Cruz, CA y me senté en la oficina de Dan Kimball por una hora, hablando con él acerca de teología y donde en forma graciosa estuvo dispuesto a someterse a una evaluación doctrinal de mi parte, antes de que asistiera a uno de sus servicios. Posteriormente, pasé cerca de veinte minutos hablando con Karen Ward en Seattle, WA, antes de asistir a un servicio en su iglesia. Así que, después de haber leído cientos de páginas de los escritos acerca de la Iglesia Emergente y hablado con muchos de los proponentes del movimiento, pienso que he logrado un buen entendimiento de lo que es y no es la Iglesia Emergente. También estoy de acuerdo con mucho de lo que he leído acerca de lo que los críticos han dicho de la Iglesia Emergente, pero también pienso que mucho de esto es más malicioso e infundado. Es admisible que ciertamente existen falsos maestros dentro del movimiento pero también hay algunos buenos maestros.

La Iglesia Emergente

Los partidarios de la Iglesia Emergente utilizan con frecuencia métodos no ortodoxos para alcanzar al perdido (velas, sofás en vez de las bancas regulares dentro de la iglesia, estatuas, esculturas, poemas, el uso de micrófonos para toda persona, etc.) lo cual puede ser muy útil si se usa en forma correcta.  Desafortunadamente, el movimiento de la Iglesia Emergente es también conocido por su relativismo y débil teología. En algunos de sus artículos salidos a la luz hay un “evangelio puesto al día” que realmente no es en lo absoluto un evangelio, pero es en cambio una confusa contradicción de cuento y narración. Algunos pastores de la iglesia emergente parecen estar más preocupados con tener una imagen de buenas personas y tocar el corazón de la gente que con la verdad real del Evangelio por el cual nuestro Señor Jesús dio Su vida para establecerlo. Pero afortunadamente, este no es el caso de todos ellos.

Existe mucha equivocación en la Iglesia Emergente y mucho de bueno también. Lo bueno es que los partidarios desean alcanzar al perdido, quieren utilizar nuevos métodos, reevaluar cómo han sido hechas las cosas, y buscar ajustarse, pellizcarse, y modificar el acercamiento para que de esta forma aquellos en nuestra cultura posmodernista puedan ser ganados para Cristo. De otro lado, lo malo es que de lo mucho que han escrito los pastores de la Iglesia Emergente no es nada más que herejía flagrante (mire Una lista de citas que le harán dar escalofríos). Están aquellos que niegan el infierno, la total necesidad de fe en Jesucristo y de que Jesús es el Único Camino. Yo hablé con Karen Ward la cual me dijo que ¡estaba bien si alguien no quería creer en la resurrección física de Jesús! Quedé estupefacto con esta enseñanza completamente antibíblica.

Cierre

Sé que habrá personas que no les gustará lo que he escrito y sé que habrá también aquellos que tienen aversión contra nada y todo lo que parece surgir y que automáticamente rechazarán este movimiento como un trabajo diabólico de Satanás. Otros, pensarán que éste está todo bien, pero ambos extremos están equivocados.

Yo no puedo condenar a todo el movimiento por las herejías de unos pocos, o condenar a muchos como puede ser el caso. Tampoco puedo afirmar que es un buen movimiento de parte de Dios solo porque unos pocos de sus maestros son ortodoxos y sostienen una teología cristiana histórica (por ejemplo Mark Driscoll, Dan Kimball). Cada pastor/iglesia en el movimiento emergente debe ser examinado independientemente de los otros.

Esta es la razón por la cual no puedo ofrecer una condenación absoluta y definitiva del movimiento en su totalidad. Hay cosas buenas y malas, pero hay en éste definitivamente lo suficientemente malo que necesitamos ser muy cautelosos acerca de lo que se dice por parte de sus partidarios.

Como ya dije en la sección Lea esto primero, antes de que me escriba, por favor, lea lo que he escrito aquí en la sección. Si no he entendido algo acerca del movimiento, por favor, señálelo. Si he obviado una cita valiosa, una herejía, o algo positivo que necesita ser tratado, por favor, documéntelo y hágamelo saber. Lo apreciaré; pero por favor, no me mande correos utilizando epítetos contra mí y diciendo que soy un cristiano ignorante.  Simplemente, anularé su mensaje.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison