La misa y el sacrificio de Cristo.

En el Catolicismo Romano, la Misa es el equivalente a la Cena del Señor, la ofrenda de comunión. La palabra “misa” se deriva del latín missa. La misa consta de una serie de rituales centrados alrededor de la cena de comunión. Es llamada también Cena Eucarística. De acuerdo al Nuevo Catecismo de San José de Baltimore, Vol 2, Asunto 357, dice “la misa es el sacrificio del nuevo pacto en el cual Cristo, a través del Ministerio del sacerdote, se ofrece a si mismo a Dios de manera incruenta bajo las apariencias del pan y el vino. La misa es el sacrificio de Cristo ofrecido de manera sacramental…la realidad es la misma pero la apariencia difiere.”

El asunto 358 pregunta “¿Qué es un sacrificio?” la respuesta entregada es “Un sacrificio es la ofrenda de una victima por un sacerdote solamente a Dios, y la destrucción de ella, de manera de reconocer que El es El Creador de todas las cosas.” Del catecismo de Baltimore podemos concluir que la misa es el ofrecimiento de Cristo, por un sacerdote.

De acuerdo al Catolicismo Romano, Cristo instituyó la Misa cuando dijo, “Este es mi cuerpo,” (Mateo 26:26) y “Esta es mi sangre,” (Mateo 26:28). Es mas, el Catolicismo Romano enseña que cuando Jesús dijo “Haced esto en memoria de mi,” le dio a los apóstoles, y por consecuencia, a sus futuros sacerdotes, el poder de cambiar el pan y el vino en su cuerpo y sangre, (Catecismo de Baltimore, Vol. 2, P. 354). Por lo tanto, durante la ceremonia de la Misa en la parte conocida como la consagración, el sacerdote convierte el pan y el vino en el cuerpo y sangre de Cristo (CIC 1105).

Buscando en el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC), en la Enciclopedia Católica, y en el Concilio de Trento, encontramos lo siguiente: La Eucaristía es denominada de varias formas.

  1. Como un sacrificio
    1. “el santo sacrificio de la eucaristía,” (CIC 1055) y “la Eucaristía es también un sacrificio,” (CIC 1365);
  2. Como un sacrificio divino
    1. “Por esto que en la liturgia, especialmente en el sacrificio divino de la Eucaristía, es que la obra de nuestra redención es realizada,” (CIC 1068);
  3. Como representación del sacrificio de Cristo
    1. “La Eucaristía es de esta manera un sacrificio, porque re-presenta (hace presente) el sacrificio de la cruz,” (CIC 1366);
  4. Es un mismo sacrificio con el sacrificio de Cristo
    1. “El sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía es un mismo sacrificio,” (CIC 1367);
  5. Es el mismo sacrificio de Cristo
    1. “Y puesto que en este divino sacrificio que se realiza en la Misa, se contiene e inmola incruentamente el mismo Cristo que el del altar de la cruz,” (CIC 1367);
  6. Es propiciatorio (retira la ira de Dios)
    1. “…este sacrificio es verdaderamente propiciatorio,” (CIC 1367);
  7. Todo aquel niega su naturaleza propiciatoria, Trento lo declara anatema
    1. “Si alguno dijere, que el sacrificio de la Misa es solo sacrificio de alabanza, y de acción de gracias, o mero recuerdo del sacrificio consumado en la cruz; mas que no es propiciatorio; o que sólo aprovecha al que le recibe; y que no se debe ofrecer por los vivos, ni por los difuntos, por los pecados, penas, satisfacciones, ni otras necesidades; sea excomulgado.” (Concilio de Trento: Doctrina sobre el sacrificio de la misa, Canon III);
  8. Es llamado el sacrificio de Cristo que es ofrecido a través de las manos del sacerdote.
    1. “El sacrificio de Cristo el Único Mediador, quien en la Eucaristía es ofrecido a través de las manos del sacerdote,” (CIC 1369);
  9. Es capaz de hacer reparación por los pecados
    1. “Como sacrificio, la Eucaristía es también ofrecida en reparación por los pecados de los vivos y los muertos,” (CIC 1414);
  10. Debe ser considerado como sacrificio real y propicio
    1. “La Iglesia tiene a la Misa para ser considerada como un “real y propio sacrificio”, (Enciclopedia  Católica, tema: El sacrificio de la Misa).

¿Es la Misa un re-sacrificio de Cristo?

Los Católicos Romanos son rápidos al decir que la Eucaristía no es un re-sacrificio de Cristo. Quieren poner en claro que Cristo fue ofrecido solo una vez para siempre y que la Misa no es un re-sacrificio sino una “re-presentación” del sacrificio. Ciertamente no queremos malinterpretar la teología Católico Romana, pero debemos preguntarnos como es posible que la Misa no sea un re-sacrificio de Cristo cuando la Misa es llamada un sacrificio divino (CIC 1068) y que es realizado una y otra vez. Se nos dice que “el sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía son un solo sacrificio”; (CIC 1367); que es un sacrificio incruento y que es propiciatorio, (CIC 1367); que puede hacer reparación de pecados (CIC 1414); y es para ser considerado un real y propio sacrificio (Enciclopedia Católica, tema de “El Sacrificio de la Misa”). Debemos concluir que es un sacrificio que ocurre una y otra vez y debido a que se dice que es un real y propio sacrificio y que es propiciatorio, entonces lógicamente debe ser un re-sacrificio de Cristo. Si no lo es, entonces ¿Cómo puede ser llamado sacrificio de Cristo? Además, ¿Cómo puede ser propiciatorio si no es el sacrificio de Cristo ya que la ofrenda de Cristo en la cruz es en verdad propiciatoria?

  • “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos,  para venir a ser misericordioso y fiel Sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere,  para ser propiciación por los pecados del pueblo,” (Heb. 2:17).
  • “El es la propiciación por nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo,” (1 Juan 2:2).

Respuesta Bíblica.

Comúnmente, el Católico Romano dice que la Misa no es un re-sacrificio. Pero es difícil concluir algo diferente cuando examinamos lo que dicen los documentos oficiales de la Iglesia Católico Romana. Por tanto estimamos que si algo camina como pato, grazna como pato, y parece un pato, debe ser un pato. De esta misma forma, si la Misa dice ser un sacrificio de Cristo y es repetido, entonces debemos concluir que es un sacrificio continuo, y un re-sacrificio de Cristo debido a que la Iglesia Católica dice que este sacrificio es propiciatorio (aplaca la ira de Dios) y solo el sacrificio realizado por Cristo puede ser propiciatorio.
La Biblia nos dice plenamente acerca del sacrificio de Cristo. Por favor considere los siguientes versos:

  1. Sacrificio ofrecido solo una vez
    1. “Tal Sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y hecho mas sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a si mismo,” (Heb. 7:26-27).
    2. “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que lo esperan.” (Heb. 9:28).
    3. “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Ciertamente, todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,” (Heb. 10:10-12).
  2. La repetición del sacrificio no tiene valor
    1. “La Ley, teniendo la sombra de os bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.” (Heb. 10:1).
    2. “Ciertamente, todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados,” (Heb. 10:11).

Podemos ver que la Biblia nos dice que Cristo se ofreció a si mismo una sola vez y que no hay necesidad de repetir a su sacrificio. La falla de la Iglesia Católico Romana ha sido distorsionar la doctrina bíblica de la Cena del Señor a un sacrificio constante y repetitivo de Cristo. Es claro para el lector que la posición Católico Romana no solo no es bíblica sino que es anti-bíblica.

Nosotros como CARM humildemente invitamos a los Católico Romanos a no poner su fe en la Misa sino en el único y verdadero sacrificio de Cristo, por fe, y poner sus ojos en Jesús y no a una institución humana que ofrece sacrificios repetitivos. Somos hechos justos por la sangre de Cristo, no por la ofrenda de sacerdotes Católico Romanos que cambian el pan y el vino en el cuerpo y sangre literal de Cristo.

  • “Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad,” (1Juan 1:9).
  • “Con mucha mas razón, habiendo ya sido justificados en su sangre, por El seremos salvos de la ira de Dios,” (Rom. 5:9).
  • “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo,” (Rom. 5:1).

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison