Un Modo Simple Y Poderoso De Testimoniar A Las Sectas

El siguiente método de testimoniar a miembros de sectas no es ofensivo y es muy efectivo. Se centra en Jesús y el Evangelio, y emplea las Escrituras. Esto es importante por tres razones: primero, que Jesús atrae a todas las personas hacia Sí (Juan 12:32); segundo, el Evangelio es poder de Dios para salvación (Rom. 1:16); y tercero, que la Palabra de Dios realiza lo que El desea (Isa. 55:11).

Si alguien pone su fe en el Jesús del mormonismo, los Testigos de Jehová o cualquier otra secta, entonces su fe es inútil. La validez de la fe no se halla en sí misma, sino en su objeto. La mayor fe en alguien o algo falso es lo mismo que ninguna fe en absoluto (o peor, porque brinda una engañosa seguridad). Esto es precisamente lo que ocurre con los mormones y los Testigos de Jehová. Ambos grupos creen en un Jesús, pero no en el Jesús revelado en la Biblia, y debido a que ambos tienen un falso Cristo (1 Cor. 11:4), predican un falso evangelio (Gál. 1:8-9). Puede que sean sinceros, pero en tal caso están sinceramente equivocados, totalmente equivocados.

Las teologías oficiales de mormones y Testigos de Jehová no permiten que se adore o que se le ore a Jesús. Asimismo, niegan que El pueda ser llamado su Dios. No obstante, la Biblia no sólo permite, sino que encarece estas cosas para el creyente verdadero. Al Jesús real, el de la Biblia, se le ora, se le adora y se le llama Dios. Y es aquí donde debemos empezar.

Si uno pudiese demostrar que un miembro de una secta está equivocado en un aspecto trivial de su teología, seguirá en la secta. Pero si uno pudiese mostrarle que el Jesús en el que cree no es el mismo que se revela en la Biblia, entonces habrá socavado completamente su teología.

En resumen, al miembro de una secta usted debe presentarle el Jesús real : Aquel al cual se le ora (Hech 7:59; 1 Cor. 1:1-2), se le adora (Mat. 2:2,11; 14:33; 28:9; Juan 9:35-38; Heb. 1:6), y se le llama Dios (Juan 20:28; Heb. 1:8; Tito 2:13). La esperanza es que una vez que el miembro de la secta vea que carece del Jesús de la Biblia, se dé cuenta de que tampoco tiene al verdadero Dios.

Entonces, esperamos, aceptará a Cristo y dejará la secta. De lo contrario, al menos se habrán sembrado las semillas de la verdad y se le habrá presentado al verdadero Jesús.

El método es simple: .

  1. Establezca un terreno común: la necesidad de conocer al Padre.
  2. Establezca que el único camino al Padre es a través de Jesús, el Jesús de la Biblia.
  3. Muestre la necesidad de tener el Jesús correcto, el que enseña el cristianismo bíblico histórico.
  4. Demuestre que en la Biblia a Jesús se le ora, se le adora, y se le llama Dios.
  5. Pregúntele si él le ora, le adora y le llama Dios a Jesús.
  6. Pregúntele por qué él tiene razón y usted está equivocado, si usted hace lo que enseña la Biblia y él no.
  7. Presente el evangelio.

Recuerde que un falso Jesús es incapaz de salvar a nadie. La sinceridad y los falsos cristos no pueden saltar el abismo del pecado que separa al hombre de Dios; solamente el Jesús bíblico puede hacer tal cosa.

He aquí una muestra de un diálogo entre un cristiano y el miembro de una secta.

Cristiano: ¿Estaría de acuerdo conmigo en que ambos deseamos conocer al Padre y hacer lo que El quiere que hagamos?

Sectario: Sí, claro.

Cristiano: ¿Cómo, entonces, hacemos para conocer al Padre?

Sectario: Por medio de la oración y la lectura de la Biblia.

Cristiano: Bien, esa respuesta no está mal. Pero Jesús dijo que El era el que nos revelaba al Padre (Mat. 11:27 and Luke 10:22). Por tanto, para conocer al verdadero Padre debemos primero conocer al verdadero Jesús, ¿cierto?

Sectario: Sí, eso suena razonable.
(Usted no está atacando su doctrina, sino apelando a sus deseos que, al menos superficialmente, son idénticos a los de usted: Conocer, servir y amar a Dios. Se pueden atraer más abejas con miel que con vinagre).

Cristiano: Bien, permítame hacerle otra pregunta: Un falso Jesús ¿podría revelarnos al Dios verdadero?

Sectario: No, supongo que no.

Cristiano: Eso es correcto. El asunto real, entonces, no es que vayamos a la iglesia o seamos buena gente. Se trata de si conocemos o no al verdadero Jesús para que El nos pueda revelar al verdadero Padre, ¿Sí?

Sectario: ¿Sí?

Cristiano: La pregunta es: "¿Cómo hallamos al verdadero Jesús?" La única forma que conozco es ir a la Biblia. Es allí donde podemos hallar al verdadero Jesús, ¿no es cierto?

Sectario: Cierto. Pero uno también puede orar y pedirle a Dios que te lo revele a ti.

Cristiano: Me doy cuenta de lo que quiere decir. Pero ¿cómo puede orarle a Dios, si la única forma de llegar a El es por medio de Jesús, y usted no conoce al verdadero Jesús? ¿No sería entonces inútil tal oración?

Sectario: No lo sería, si usted es sincero.

Cristiano: En tal caso, lo que usted está diciendo es que, si uno es sincero, no necesita a Jesús. ¿Se da cuenta del problema que tal opinión origina? La sinceridad por sí misma no hace posible el acceso a Dios. Solamente Jesús lo hace posible. Recuerde que Jesús mismo dijo que nadie viene al Padre si no es por medio de El (Juan 14:6).

Sectario: Pero ¿acaso no dice Santiago 1:5 que si uno carece de sabiduría, hay que pedírsela a Dios, y El se la dará? En tal caso, ¿no podría pedirle a Dios sabiduría para saber cuál es la verdad?

Cristiano: Santiago escribió a personas que ya eran creyentes. Ellos ya tenían al verdadero Jesús y, por tanto, al verdadero Padre. Por lo demás, la sabiduría a la que se refiere Santiago es el uso adecuado del conocimiento. No es la obtención de conocimiento, ni tampoco se refiere a cómo acceder a Dios. ¿Se da cuenta de que todavía necesita conocer al verdadero Jesús? Si usted orase a Dios pidiendo sabiduría, mientras está sirviendo a un falso Jesús, ¿quién ha de contestar sus oraciones? No sería Dios, ¿no es cierto?

Sectario: Entiendo lo que quiere decir.

Cristiano: Bien. Ahora, permítame hacerle dos preguntas, para empezar. Si usted dijese "Padre, recibe mi espíritu", ¿a quién le estaría orando?

Sectario: Le estaría orando al Padre.

Cristiano: Correcto. Si usted dijera "Jesús, recibe mi espíritu", ¿a quién le estaría orando?

Sectario: Yo no voy a orarle a Jesús. Solamente voy a orar al Padre. Esto es lo que Jesús enseñó en Mateo 6. El dijo que orásemos: "Padre nuestro que estas en los cielos..."

Cristiano: Sí, eso es verdad. Pero si cree tal cosa, ¿realmente lo hace? ¿Ora usted siempre de esta misma forma?

Sectario: Por supuesto.

Cristiano: No, lo que quiero decir es, ¿ora usted siempre exactamente esta misma oración, el Padrenuestro? Si uno cree que eso es exactamente lo que hay que orar, entonces sólo puede orar esa plegaria en particular, y repetirla exactamente cada vez que ora. Pero eso no es lo que Jesús quiso enseñar. Era un modelo de oración. Nos da un lineamiento general. ¿Podemos continuar? En un momento verá a dónde quiero llegar.

Sectario: Seguro, continúe.

Cristiano: Simplemente suponga que usted dijese "Jesús, recibe mi espíritu", ¿a quién le estaría orando?

Sectario: Le estaría orando a Jesús.

Cristiano: Así es. Ahora bien, en Hechos 7:55-60, Esteban, estando lleno del Espíritu Santo, oró a Jesús. Dice: "Mientras lo apedreaban, Esteban oraba y decía: «Señor Jesús, recibe mi espíritu»" (vea también Hech 9:14 y Rom. 10:13.)
Esteban le oró a Jesús, no oró simplemente por medio de Jesús. Si fue aceptable para él, debiera serlo también para nosotros. Al Jesús de la Biblia se le ora. Yo le oro a Jesús, ¿y usted? Si usted lo hace, bien. De lo contrario, ¿por qué no lo hace? (Si usted habla con un mormón, puede ser conveniente mencionar que se le ora a Jesús en el Libro de Mormón, en 3 Nefi 19:18).

Sectario: Jesús dijo que le orásemos al Padre, y eso es lo que yo hago.

Cristiano: Sí, estoy de acuerdo; yo también lo hago. Pero también le oro a Jesús, como lo hizo Esteban. Si la Iglesia ha de orar solamente al Padre, ¿cómo puede ser que Esteban, bajo la inspiración del Espíritu Santo, se dirigiese a Jesús en su oración? ¿Acaso estaba él equivocado?

Sectario: No tengo una respuesta clara.

Cristiano: Por otra parte, ¿qué significa invocar el nombre del Señor?

Sectario: No lo sé. ¿Qué significa?

Cristiano: Significa buscar a Dios, e incluso orar a Dios. Por ejemplo, en el Salmo 116:4 dice: "Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo: «¡Jehová, libra ahora mi alma!»". Según 1 Corintios 1:1-2 la Iglesia invoca el nombre de Señor Jesús; es decir, le oraban a Jesús. Ahora bien, si Esteban, lleno del Espíritu Santo, le oró a Jesús, y asimismo lo hacía la Iglesia de Corinto, ¿por qué razón no podría hacerlo usted?

Sectario: Bueno, no estoy seguro. Nunca antes había considerado esto.

Cristiano: Me alegro de su honestidad. Sigamos. Jesús también fue adorado. Los versículos correspondientes son: "Entonces los que estaban en la barca se acercaron y lo adoraron, diciendo: «Verdaderamente eres Hijo de Dios»" (Mat. 14:33). "Jesús les salió al encuentro, diciendo: «¡Salve!». Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies y lo adoraron." (Mat. 28:9). (vea también Mat. 2:2,11; Juan 9:35-39; Heb. 1:6.). ¿Hace usted lo que hicieron los discípulos? ¿Adora usted a Jesús?
(La teología mormona no permite adorar a Jesús; no obstante, algunos mormones igual lo hacen. Ellos ignoran que su iglesia enseñaba, y aún enseña, en contra de esta práctica. Si la persona dice que adora a Jesús. Pregúntele cómo puede hacerlo sin orarle. Si, por otra parte, el mormón ha dicho que le ora a Jesús y que también lo adora, entonces aliéntelo a continuar haciéndolo y recuérdele que es Jesús quien tiene toda autoridad (Mat. 28:18) para perdonar pecados (Luc 5:20-24; 7:48-49). El juzga (Juan 5:22,27); El da vida eterna (Juan 10:28; 5:40), etc. – Vea las 100 verdades acerca de Jesús. La médula del asunto es tratar de que la persona le pida al verdadero Jesús que el perdón de sus pecados, y que le revele al Padre).
(Todos los Testigos de Jehová se rehusarán a adorar a Jesús. Tienen su propia versión de la Biblia donde han traducido la palabra "adorar" por "rendir homenaje". Debido a esto, emplear los versículos acerca de la adoración podría no ser muy útil. En tal caso, puede reemplazar tal argumento por el que sigue).

Cristiano: ¿Honra usted a Jesús de igual manera que al Padre, como Cristo mismo enseñó en Juan 5:23?

Sectario: No igualmente. El Padre es mayor que Jesús.

Cristiano: El Padre era mayor en posición. Recuerde que Jesús fue hecho por un tiempo inferior a los ángeles (Heb. 2:9). Fue en este estado de humillación que Jesús dijo que el Padre era mayor que El. Note que no dijo "diferente" o "mejor", sino sólo "mayor". Debe usted entender que Jesús era plenamente hombre, así como plenamente Dios, y en tanto que hombre estaba en una posición inferior. No obstante, la Escritura exige que honremos a Jesucristo de igual manera que al Padre, como el mismo Jesús enseñó. Si usted no hace esto, ¿puede explicarme por qué?

Sectario: No tengo una respuesta.

Cristiano: Muy bien. Hay todavía una sola cosa más que tratar. ¿Llama usted a Jesús su Señor y su Dios?

Sectario: No, no hago tal cosa.

Cristiano: Después de Su resurrección, Jesús se le apareció a mucha gente. Uno de ellos fue el apóstol Tomás. Juan 20:28 dice: "Entonces Tomás respondió y le dijo: «¡Señor mío y Dios mío!»". Además, Dios mismo llama "Dios" a Jesús en Hebreos 1:8: "Pero del Hijo dice: «Tu trono, Dios, por los siglos de los siglos...»". El Padre le llama Dios a Jesús. El apóstol Tomás llamó Dios a Jesús. De nuevo, ¿llama usted a Jesús su Señor y su Dios?

Sectario: No. Yo no llamo a Jesús mi Señor y mi Dios.
(Los Testigos e Jehová dirán que Tomás estaba jurando, como en una exclamación de sorpresa. Pregúnteles por qué Jesús no lo reprendió entonces por jurar en vano. Además, según el N.T. griego Tomás dijo literalmente: ho kyios mou kai ho zeos mou, "¡El Señor de mí y el Dios de mí!".)
(Si habla con un mormón, puede mencionar nuevamente, del Libro de Mormón, 3 Nefi 19:18 donde Jesús es asimismo llamado Señor y Dios.)

Cristiano: Lo que deseo preguntarle es lo siguiente. Si el Jesús en el que yo creo es falso, y por tanto sirvo a un Dios falso, ¿cómo es que le oro a Jesús, lo adoro y lo llamo Dios, como dicen las Escrituras? Pero si es usted quien conoce al verdadero Jesús, ¿por qué no hace estas cosas?

Sectario: (¡Silencio!)

Cristiano: Parece claro que si desea que sus pecados le sean perdonados, entonces debe ir a Jesús y pedirle que lo perdone. Recuerde que al verdadero Jesús, del cual la Biblia da testimonio, se le ora, se lo adora y se lo llama Dios. A este Jesús es a quien yo sirvo. ¿A qué Jesús sirve usted?

Cristiano: Ya que Jesús es quien perdona los pecados, a El es a quien yo voy. Usted también puede ir a El. Todo lo que debe hacer es orarle y rogarle que perdone sus pecados. Usted ya sabe que es un pecador. De modo que, simplemente, vaya a El, el verdadero Jesucristo, y reciba el perdón de los pecados por medio de la fe en El.

Esta breve aproximación es poderosa porque lleva al miembro de una secta hacia un encuentro con el Jesús de la Biblia. Auqnue la persona no responda cayendo de rodillas, al menos usted le habrá presentado al verdadero Jesucristo. Asimismo, recuerde que la Palabra de Dios logrará aquello que Dios desea: "así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero" (Isa 55:11).

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison