No veo ninguna evidencia convincente para la existencia de Dios

Por Matt Slick

A continuación presento algunos de los enfoques que uso en las conversaciones cuando trato con los ateos y que se relacionan con la presunta falta de evidencia para la existencia de Dios. Ahora bien, ningún argumento es a prueba de tontos y ningún argumento responde todas las objeciones. Sin embargo, es importante pensar acerca de algunas de las repercusiones de las declaraciones y aportarlas durante las conversaciones. Claro está, que muy raramente, las conversaciones siguen un formato lógico. Generalmente los ateos toman tangentes y desvíos. Esto es normal y bueno, pero necesitamos estar lo más preparados que podamos.

  1. No veo ninguna evidencia convincente para la existencia de Dios.
    1. Esto no significa que no exista Dios.
      1. Debido a que Usted no puede conocer toda la evidencia, es posible que la evidencia que pruebe la existencia de Dios exista, o al menos, para sostener Su existencia.
        1. Por lo tanto, es posible que Dios exista.
          1. Si esto es posible, entonces la fe tiene su lugar.
      2. Si es posible que Dios exista, entonces Usted tendría que ser un agnóstico. (Un agnóstico sostiene que Dios puede existir pero ninguna prueba se puede tener para su existencia.)
    2. Es posible que no exista en absoluto, evidencia para Dios.
      1. Pero esto no puede ser en lo absoluto declarado, ya que se necesitaría conocer toda la evidencia para demostrar que no hay evidencia.
        1. Por lo tanto, ya que toda la evidencia no puede ser conocida por una sola persona, es posible que exista la evidencia que apoya el teísmo.
    3. ¿Qué clase de evidencia sería entonces aceptada?
      1. Si Usted todavía no ha decidido que evidencia sería suficiente y razonable, entonces, Usted no puede declarar que no hay evidencia para Dios.
      2. Si Usted ha decidido que la evidencia es suficiente, ¿cuál es ésta?
        1. ¿Encaja el Cristianismo dentro de ese criterio?
          1. Si no es así. ¿Por qué no?
    4. ¿Es posible que su criterio para la evidencia no sea razonable?
      1. ¿Pone su criterio un requisito sobre Dios (si Él existe) el cual no es real? Por ejemplo:
        1. ¿Quiere que Él se le aparezca ante Usted en gloria llameante?
          1. Aun si esto sucediera, ¿creería que Él existe? ¿O lo consideraría como una alucinación de alguna clase, o un truco que le están jugando?
          2. ¿Cómo sabría Usted?
      2. ¿Pone su criterio un requisito “lógico” el cual no es real?
        1. ¿Quiere Usted que Él le haga círculos cuadrados o algún fenómeno contradictorio en sí? ¿O que haga una piedra tan grande que Él no pueda levantarla?
        2. Si Dios existe, las leyes de la lógica serían un producto de Su naturaleza ya que Él es absoluto, trascendente  y verdadero―las lógicas absolutas son conceptuales, absolutas y trascendentes; las cuales reflejan una mente lógica, absoluta y trascendente. Él no creó las leyes de la lógica; simplemente las reconocemos porque Dios existe. Por lo tanto, Dios no puede violar esas leyes ya que estaría violando Su propia naturaleza; lo cual, no puede hacer.
    5. ¿Está Usted examinando la evidencia que es presentada?
      1. La objetividad, concedida a todas las personas es difícil, pero, ¿está siendo Usted tan objetivo como puede?
      2. ¿Tiene Usted una presuposición de que Dios no existe o que los milagros no puedan ocurrir?
        1. Si es así, Usted no puede entonces examinar objetivamente la evidencia.
          1. Por lo tanto, las presuposiciones que Usted sostiene con relación a los milagros pueden prevenirlo para reconocer la evidencia para la existencia de Dios.
            1. Entonces, si es así, Dios se convertirá en desconocido para Usted y se verá a sí mismo llevado a la posición atea/agnóstica.
        2. ¿Define Usted lo milagroso fuera de la existencia?
          1. Si es así, ¿en qué se basa para hacer esto?
      3. Si asume que la ciencia puede explicar todos los fenómenos, entonces, no puede haber nunca evidencia milagrosa sometida como prueba.
        1. Si Usted hace esa suposición, ésta es, después de todo, sólo una suposición.

 

 

 

 
 
CARM ison