Otra mirada a Jesús, al Padre y a dos voluntades

La teología Unitaria enseña que existe una persona en la Divinidad y cuyo nombre es Jesús el cual es el Padre y el Espíritu Santo. Con relación a Su encarnación, las personas Unitarias dicen que Jesús estuvo en el cielo y en la tierra al mismo tiempo. Desafortunadamente la posición de los Unitarios o Jesús Solo presenta un problema muy serio.

En Getsemaní, Jesús oró al Padre diciendo en Lucas 22:42: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” Mateo 26:39 dice: “Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: ‘Padre mío, si es posible, pasa de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.”

Note que Jesús está hablando de Su voluntad y la del Padre. Esta es una clara muestra de dos voluntades separadas: una la del Hijo y la otra la del Padre. Aún más, note que las dos voluntades estaban una en contraposición de la otra. Jesús no quería ir a la cruz y sufrir, pero Él se sometió, no a su propia voluntad sino a la voluntad del Padre. Si esto es así, entonces, ¿cómo puede Jesús, el cual es supuestamente el Padre en carne (y por lo tanto, ser una sola persona: Jesús-Padre) tener dos voluntades separadas y en contraposición acerca del mismo tema y en el mismo momento?

La respuesta que generalmente se da es que Jesús era un hombre completamente y que en esa humanidad no era el Padre eterno. Pero si esto es así, ¿quién era entonces Jesús, sino el Padre eterno? Si Él no es completamente Dios encarnado, entonces, la expiación es inválida ya que no es Dios quien está haciendo el sacrificio sino un simple mortal. Aquí es donde está el peligro de la teología de los Unitarios ya que finalmente niega de plano la verdadera encarnación de Dios.

Algunas veces los Jesús Solo dicen que Jesús tuvo otra experiencia fuera de Su existencia como un hombre ya que también Él existió como el Padre. Pero esto implica la existencia de dos seres ya que cada uno tiene su propia existencia diferente a la del otro. Aún más, la posición Unitaria tendría una voluntad para el Padre y una voluntad para el Hijo, las cuales están en oposición entre sí; ¿no están ellos sin embargo, supuestos a ser una misma persona? Esto, realmente no tiene sentido. Si las personas Unitarias declaran que la carne de Jesús estaba en desigualdad con Su propia existencia como el Padre en el cielo, entonces, una vez más, se nos presenta una encarnación falsa.

El problema con la posición de los Unitarios es serio y el hecho de que la voluntad de Jesús estaba separada de la del Padre demuestra que tanto el Padre como el Hijo son personas diferentes, con voluntades diferentes dentro de la Divinidad. Los Unitarios o Jesús Solo están bastante equivocados.

Preguntas:

Si la parte carnal de Jesús estaba hablándole a su lado divino en el cielo, entonces, esto niega la verdadera encarnación de Dios en Cristo e invalida totalmente la expiación.

 

Este artículo también está disponible en: inglés.

 

 

 

 
 
CARM ison