¿Por qué estamos aquí? O, ¿Por qué nos hizo Dios?

Dios nos hizo para que pudiéramos glorificarlo y para tener comunión con Él. (1ª Juan 1:1-3). Él hizo a Adán y a Eva colocándolos en el jardín y caminó con ellos en comunión. Les dio las cosas más grandes que ellos pudieron tener: Su amor y Su presencia. Después de que pecaron, dijo Dios: “Adán, ¿dónde estás?” Fue Dios quien buscó a Adán. En Éxodo 25:8 Dios le dijo a Moisés mientras Israel estaba en el desierto: “Y harán un santuario para Mí, y habitaré en medio de ellos.” En el Nuevo Testamento, en 1ª Juan 1:14 éste dice: “Y la Palabra se convirtió en carne y habitó (en el tabernáculo de nuestro cuerpo) entre nosotros…” (1) Dios busca nuestra presencia. Él quiere tener comunión con nosotros; Él nos hizo para darnos Su amor y gozo en Su presencia. Pero el hombre pecó y se separó de Dios. Esta es la razón por la cual Cristo murió por los pecados, para que nuestra comunión con Dios fuera restaurada.

 

 

 

 
 
CARM ison