¿Por qué esta sección acerca de las mujeres en el ministerio?

¿Por qué MIAPIC produce la misma sección que CARM acerca de las mujeres en el ministerio? La razón es doble: Primero, la presión de la sociedad está llevando a las iglesias al error y mujeres pastores y ancianos, es uno de esos errores. Segundo, las mujeres están subestimadas y poco apreciadas en la iglesia y ellas, necesitan ser animadas y sostenidas Bíblicamente.

Debido a que la posición de MIAPIC es de fidelidad hacia las Escrituras, sostenemos la posición adicional que Dios dio dones y llamó a hombres y mujeres de forma diferente en la iglesia. Esto significa que las mujeres no están supuestas a ser pastores y ancianos; por ejemplo, los ancianos deben ser maridos de una sola mujer, como lo enseña Tito 1:5-6. A pesar de que esta posición está perdiendo terreno debido a la cultura de la igualdad en los países Latinoamericanos, la pregunta continúa: ¿Es esta la posición Bíblica? ¿O es un achaque del chauvinismo patriarcal antiguo? La respuesta a estas preguntas es importante por varias razones:

  • El error genera más error.
  • La enseñanza de la Escritura está en juego.
  • La salud de la Iglesia está en juego.

Los Cristianos no deberían preocuparse acerca de lo que dice la sociedad cuando la misma se opone a la Palabra de Dios. Debemos tomar en cuenta lo que Dios ha dicho, tratando de enseñarlo y defenderlo. Debemos admitir que podemos estar equivocados en varias áreas del entendimiento Bíblico, pero debemos buscar honestamente llevar a cabo lo que la Palabra de Dios enseña y no sujetarla a sentimientos o emociones personales ni tampoco a la presión de una sociedad caída. Para hacerlo, aún si lleva buena intención, es levantarse contra la apostasía. Por la gracia de Dios, permaneceremos firmes en la verdad de la Palabra si aún esto significara estar en oposición contra el mundo.

El error genera más error

No hace falta decir que la humanidad tiene una tendencia y es la de alejarse de la verdad de Dios. Una de las razones por las que Dios nos dio la Biblia es para que pudiéramos tener una pauta o directriz por la cual juzgar la verdad y el error, lo correcto y lo equivocado. Desde el principio y particularmente en el Huerto del Edén, los mandamientos de Dios fueron violados. Este pecado nos ha llevado a muchos otros. Es la naturaleza de la humanidad resistir la verdad de Dios. Esta es la razón por la que necesitamos ser tan cuidadosos como podamos acerca de la revelación Escritural. Este tema, el de las mujeres ministras y ancianos debe ser mirado cuidadosa y críticamente sin permitir que el secularismo imponga sus valores sobre la Escritura. Si la Iglesia, sin importar lo bien intencionada que sea, empieza a adaptar la Escritura a las normas culturas, sometería toda Escritura a esas normas. De esta forma se inicia una apostasía, la cual, en corto tiempo afectará a la congregación de igual manera. Jesús dijo: “…Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lc 18:8).

La enseñanza de la Escritura está en juego

Como el error genera más error, así el error mina la autoridad de la Escritura. Si es cierto que las Escrituras enseñan que los ancianos/pastores deben ser maridos de una sola mujer (Tit 1:6), y que en las Epístolas Pastorales cada uso que se la da al término “anciano” es en masculino en el idioma Griego, entonces, contradecir esto, es contradecir simple y llanamente, la enseñanza de la Escritura. Una vez hecho, otros errores tendrán también cabida. En el punto de vista del artículo “Denominaciones”,  la ordenación de mujeres y otras doctrinas se pueden ver cómo esos errores teológicos vienen en manadas.  Vemos que es muy común para una denominación que sostiene el ministerio de mujeres pastores y ancianos que también apoyan los “derechos del aborto” y la homosexualidad como un estilo de vida alterno. ¿Por qué? Porque cuando no se sostiene la verdadera enseñanza de la Escritura, se termina minando su autoridad. Cuando se hace eso, otras ideas liberales se arrastran sigilosamente. Sin embargo, no es una norma universal que si una denominación sostiene uno de estos errores, dará entrada a otros; pero es interesante notar cómo los temas parecen estar relacionados.

Existen diferentes clases de errores que vienen en manadas. El Mormonismo niega la fiabilidad de la Biblia. Enseña que Dios viene de otro planeta y que los Mormones pueden convertirse en dioses. Niega también la justificación por fe así como la Trinidad.  Los Testigos de Jehová también niegan la Trinidad y niegan que Jesucristo sea Dios en carne. Debido a que ellos tienen un dios falso, otra de sus enseñanzas es que la salvación es por buenas obras de la forma como lo hace el Mormonismo.

Los liberales parecen creer que el aborto, la homosexualidad y las mujeres pastores están bien.

La salud de la Iglesia está en juego

Existe cantidad de evidencia de que la Iglesia Cristiana está siendo feminizada. Un libro excelente que discute el tema es “Por qué los Hombres Odian Ir a la Iglesia” (“Why Men Hate Going to Church”) de David Murrow. En este, el autor cita estadísticas de un incremento en el vacío del género en las Iglesias de los Estados Unidos. (Nota: Este vacío se ve también a nivel mundial.) El 61% de las personas que asisten a la Iglesia son mujeres (Pág. 53). El Sr. Murrow no conoce ninguna “secta Cristiana o denominación en Estados Unidos que atraiga más hombres que mujeres,” (Pág. 54).  Permítanme resumir la esencia del libro. Este dice que los hombres siguen líderes, no programas; que los hombres necesitan retos y que a ellos les gusta arriesgarse, construir, llevar a cabo cosas, etc. Cuando las Iglesias y/o denominaciones tienen poco tiempo de establecidas, los retos y riesgos son altos. Los hombres acuden a esta clase de ambiente; pero cuando las Iglesias y/o denominaciones se establecen por el tiempo, los retos son menores y se asume el aspecto de nutrirla, alimentarla, el cual es orientado hacia las mujeres. Los hombres entonces tienden a estar menos interesados y abandonan la iglesia. Cuando los hombres se van, la fortaleza de la Iglesia también se va.

Si está o no de acuerdo con la premisa básica del libro, el Sr. Murrow parece que sí presenta una gran cantidad de estadísticas y evidencias que sostienen su posición. Necesitamos preguntarnos qué sucedería si más mujeres se convierten en ministros y líderes en la Iglesia. La conclusión parece ser que muy pocos estarán interesados en asistir a la iglesia, la cual, terminará feminizada.

¿Por qué tanta “masculinidad” en la Biblia?

A Dios el Padre se le reseña en masculino. Jesús es un hombre (Col 2:9; 1 Ti 2:5). El Espíritu Santo es mencionado como “Él” (Jn 14:17). Los arcángeles Miguel y Gabriel, así como a Satanás, se refiere la Biblia en masculino. A Adán se le dio dominio y el cargo de cultivar y guardar el Jardín  mientras que a Eva no. Noé fue usado por Dios para salvar un remanente de personas. Dios llamó a Abraham para que saliera de Ur de los Caldeos. Dios comisionó a Moisés para liderar Su pueblo, llamando a Josué como sucesor de Moisés. Isaac fue un tipo de Cristo y antepasado de Jesús. Dios ungió a David para ser Rey y a través de él, pudiera Jesús nacer. Después tenemos a los profetas, hombres poderosos de Dios: Isaías, Daniel, Jeremías, etc. En el Nuevo Testamento tenemos a Juan el Bautista, Pedro, Juan, Pablo, todos los hombres de Dios, ungidos y usados por el Señor. De hecho, todos los 12 discípulos fueron hombres.

Es claro que no podemos olvidar a las mujeres. Eva fue la primera mujer y fuente de toda humanidad a través de su vientre. Rut, la Moabita, se convirtió en un antepasado del Rey David. Ester arriesgó su vida para salvar a los Judíos. Rebeca, la esposa de Isaac, tuvo a Jacob y Esaú. Elisabet, tuvo a Juan el Bautista. María dio a luz al Mesías. Las mujeres son importantes, pero las más grandes acciones de Dios, sus grandes líderes, fueron hombres.

¿Por qué Jesús no llamó a ninguna mujer para que estuviera entre los 12? ¿Por qué solo hombres? ¿Por qué Dios tomó forma humana como hombre y no como mujer? ¿Por qué Dios usó a hombres como Noé, Moisés, Abraham y David para llevar a cabo Su maravillosa voluntad durante los tiempos del Antiguo Testamento?

Si en la Biblia la masculinidad es solo un reflejo de estructuras sociales patriarcales , entonces, podríamos colocar a un lado la inspiración de la Escritura ya que estaríamos diciendo que los modelos patriarcales en la Biblia se deben a la sociedad y no a Dios quien obra todas las cosas según el designio de Su voluntad. (Ef 1:11).

O tal vez, es coincidencia que Dios obró a través de las condiciones de pecado de este mundo donde los hombres opresores pasaron a dominar la cultura. Una vez más, si esto es así, ¿no tiene Dios la capacidad para trabajar con las mujeres y a través de las mujeres a pesar de que los hombres son predominantes? Claro que si, y sin embargo, escogió los hombres. ¿Por qué?

Una opinión

He pensado esto por muy tiempo y quisiera ofrecer una opinión. Probablemente esté equivocado, pero esto no me detiene de ofrecerla; por lo tanto, aquí está.

Donde tenga una dificultad teológica acerca de un tema, me gusta colocar a Jesús en medio de esta y ver lo que sucede. En este caso, sospecho que la “masculinidad” de la Biblia tiene que ver con la Cruz. Permítanme explicarlo.

Existe una relación entre Adán y Jesús. Jesús es llamado el último Adán en 1ª Corintios 15:45: “Así también está escrito: Fue hecho el primer Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.” También en 1ª Corintios 15:22 dice: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” Así como Adán representó a la humanidad en La Caída, Jesús nos representó en la Cruz. Sospecho que la  única razón por la que Adán fue capaz de representarnos es porque Cristo nos representó a nosotros. Cada uno de ellos fue una cabeza representativa: Adán de su pueblo y Jesús Su pueblo. Cuando miramos la Cruz, vemos la necesidad de representación, ya que sin ella, no podemos ser salvos. Jesús tuvo que morir en nuestro lugar. Él nos representó y tomó nuestro castigo por quebrantar la Ley (Is 53:4-5). Para hacer esto, Él tenía que ser humano. Debido a que existen sólo dos probabilidades en el sexo, Dios escogió lo masculino para ser el representante.

Ahora, si rechazamos la representación de Jesús por nosotros, entonces, debemos ser consistentes y también rechazar la representación de Adán. Pero debido a Jesús es masculino, el tema de una representante hombre en el último Adán se reflejaría en el primer Adán. Recuerde que ellos están relacionados temáticamente como lo demuestra 1ª Corintios 15:22, 45. Debido a que Adán fue el primer representante, entonces el modelo de la representación masculina fue establecido… pero esto se debió a que Jesús era el “verdadero” representante en el Plan Redentor de Dios. Esta es la razón por la que tenemos a Adán, un hombre, representando la raza humana… porque Jesús es un hombre, que representó a los Cristianos y esta es la razón por la que Dios parece trabajar principalmente con hombres.

A pesar de que lo vemos, el hecho es que el dominio masculino en la Biblia es, claramente visible; para bien o para mal.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison