¿Pueden las prácticas homosexuales salvar?

Si “practicar la homosexualidad” significa que una persona aprueba abiertamente la homosexualidad y está dedicada a esta, ¿puede esa persona ser salva? Sí y no. Sí, porque cualquier pecador tiene el potencial de ser salvo. De otro lado, si la persona profesa ser un Cristiano y sin embargo está practicando la homosexualidad, entonces, parecería que la persona no sería salva.

  • 1ª Juan 2:4: “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él.”

Así, un homosexual puede ser salvo, pero una vez salvo, el Espíritu de Dios moverá a esa persona a arrepentirse del pecado de homosexualidad. Si una persona continúa practicando la homosexualidad sin arrepentimiento, promoviéndola, etc., entonces, esa persona no estaría demostrando evidencia de regeneración. Pero una vez más, una persona podría llegar a ser salva, todavía caer en la homosexualidad, ser convencido de pecado por el Espíritu y al mismo tiempo tratar de buscar la manera de liberarse de esta. Así que técnicamente, en este último sentido, la persona podría ser salva y ser un homosexual; no en cuanto a su estilo de vida, sino por la continuidad de su lucha contra su pecado, lucha que sacará lo mejor de él/ella. Esto sería como el adicto a la droga el cual se convierte en Cristiano pero todavía sigue luchando contra esta aun cuando podría tener todavía el deseo de participar en esta.

Yo diría que una persona que ha confesado a Cristo y se encuentra luchando contra el pecado está demostrando  evidencia de regeneración. Recuerde: muchas personas que se convierten en Cristianos todavía luchan contra muchos de sus antiguos pecados. Aún, el mismo Pablo luchaba: “Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.” (Ro 7:19). No somos perfectos y debemos recordar ser misericordiosos con otros, especialmente cuando están atrapados en un viejo pecado, que buscan arrepentirse y están tratando de tener una victoria sobre éste. Es en ese momento cuando se necesita la gracia, no la ley. Pero claro está, nunca animamos el pecado de una persona o lo excusamos. Debemos orar para que ellos obtengan totalmente la victoria.

Ahora, algunos Cristianos afirmarán que una vez que Usted es salvo, Usted deberá tener automáticamente tener victoria sobre sus pecados. Esta es una carga desafortunada que se colocan sobre muchos Cristianos debido a que la “perfección” se convierte en el estándar para medir si son o no Cristianos. Esto puede hacer que las personas duden de su salvación. Mientras que es cierto que tenemos la victoria en muchas áreas cuando somos salvos, es también cierto que todavía lucharemos contra muchos de nuestros viejos pecados. Claro está, que nunca estará bien que continuemos pecando (Ro 6:1-2). Siempre debemos luchar para lograr la santidad. Pero el hecho es que, como Pablo, algunas veces hacemos cosas que no queremos hacer y no hacemos lo que deberíamos hacer. Esta es nuestra lucha contra el pecado que demuestra que somos regenerados ya que estamos buscando ser santos como Dios es santo (1 P 1:16).

Finalmente, las personas muertas no luchan por la vida. Sólo aquellos que están vivos luchan. De igual forma, los muertos en sus pecados, los no regenerados no luchan contra sus pecados. Los Cristianos sí lo hacen.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison