¿Qué es glorificación?

Por Matt Slick

La glorificación es la obra futura y final de Dios sobre los Cristianos, cuando Él transforme nuestro cuerpo físico mortal a cuerpos eternos inmortales con los cuales habitaremos para siempre.

1ª Corintios 15:42-44: “Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43Se siembra en deshonra, resucitarán en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44Asi también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.”

Jesús es el primer resucitado de entre los muertos en un cuerpo glorificado. Él es llamado las primicias de la creación. 1ª Corintios 15:20 dice: “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.” Debido a que Él el primero de los frutos, nosotros seguiremos. Su resurrección es la promesa y garantía de nuestra futura resurrección.

Al describir los atributos de los cuerpos resucitados, podemos lograr ciertas cualidades debido a las apariciones de Cristo después de su resurrección. Él conservó las heridas abiertas de Su crucifixión (Jn 20:27-28) y por lo tanto, probablemente no tenía sistema circulatorio en funcionamiento y no necesitaría comer; aun cuando él podía comer. Debido a que Sus heridas estaban todavía abiertas, si la circulación de la sangre estuviera todavía sucediendo, esta hubiera salido de su cuerpo a través de sus heridas. Así que aparentemente no hay necesidad para que la sangre funciones en los cuerpos resucitados.

Jesús tenía también la habilidad para aparecer y desaparecer de acuerdo a Su voluntad. Marcos 16:14 dice: “Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.” En Juan 20:27 encontramos: “Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” Podemos por lo tanto concluir de que podremos hacer lo mismo. Finalmente, la muerte no tiene poder sobre Jesús, así que tampoco tendrá poder sobre nosotros con nuestros nuevos cuerpos y viviremos para siempre, saludablemente, sin estar sujetos a la muerte otra vez.

1ª Corintios 15:51-53 dice: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.”

 

 

 

 
 
CARM ison