¿Qué es la Trinidad?

warning: call_user_func_array() [function.call-user-func-array]: First argument is expected to be a valid callback, 'nodereference_autocomplete_access' was given in /var/www/carm.org/includes/menu.inc on line 454.

Por, Matt Slick

La palabra “trinidad” es un término usado para indicar la doctrina cristiana de que Dios existe como una unidad de tres personas distintas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Cada una de las personas es diferente de las otras, aún cuando en esencia, están relacionadas. En otras palabras, cada una es completamente divina en naturaleza, pero cada una individualmente no es la totalidad de las otras personas de la Trinidad. Cada una tiene voluntad, ama y cuando habla usa los pronombres “Yo” y “Tú”. El Padre no es la misma persona que el Hijo; el cual a su vez, no es la misma persona que el Espíritu Santo; el cual a su vez tampoco es igual al Padre. Aún cuando cada uno es divino, no hay tres dioses, sino un solo Dios. Subsisten individualmente en tres personas. La palabra subsisten (de “subsistir”) significa algo que tiene una existencia real. La palabra “persona” demuestra individualidad y libre conciencia. La Trinidad es tres, aunque el término se ha convertido en el dominante usado para describir los aspectos individuales de Dios conocido como el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.

En la doctrina de la Trinidad se encuentra incluido el monoteísmo, lo cual es la enseñanza de que en todo el universo existe un ser único conocido como Dios el cual tiene una existencia propia e inmutable. (Isaías 43:10; 44:6, 8). Es importante notar que la doctrina de la Trinidad no es politeísta como algunos de los críticos proclaman. Por definición el Trinitarismo es monoteísta y aquellos que claman que es politeísta demuestran una falta de entendimiento de lo que es ésta realmente.

  • La Trinidad
  • Dios es tres personas
  • Cada persona es divina.
  • Hay un solo Dios

Muchos teólogos admiten que el término “persona” no es una palabra perfecta para describir los tres aspectos individuales encontrados en Dios. Normalmente, cuando usamos la palabra persona, entendemos que ésta significa individuos físicos los cuales existen como seres separados de otros individuos. Pero en Dios no hay tres entidades ni tampoco tres seres. Dios es una Trinidad de personas la cual consiste de una sustancia y una esencia. Dios, numéricamente es uno; aún así, dentro de la esencia divina individual hay tres individuos subsistiendo a los cuales llamamos personas.

  • Cada una de las tres personas es completamente divina en naturaleza, aunque cada uno no es la totalidad de la Divinidad.
  • Cada una de las tres personas no es las otras dos personas.
  • Cada una de las tres personas está relacionada a las otras dos, pero son diferentes entre ellas.

La palabra “trinidad” no se encuentra en la Biblia. Pero esto no significa que el concepto no se enseñe en ésta. La palabra “biblia” tampoco se encuentra en la Biblia, pero de todas formas, la usamos. De igual manera, las palabras “omnisciencia” (todo conocimiento), “omnipotencia” (todo poderoso) y “omnipresencia” (presente en todo lugar), tampoco se encuentran en la Biblia; pero las usamos para describir los atributos de Dios. Así que para decir que la Trinidad no es verdadera porque la palabra no se encuentra en la Biblia es un argumento inválido.

¿Existe subordinación en la Trinidad?

Aparentemente hay una subordinación dentro de la Trinidad con relación al orden pero no en sustancia o esencia. Podemos ver que el Padre es primero, el Hijo es el segundo y el Espíritu Santo es el tercero. El Padre no es engendrado, pero el Hijo si lo es (Juan 3:16); el Espíritu Santo procede del Padre (Juan 5:26), el Padre mandó al Hijo (1ª Juan 4:10), el Hijo y el Padre enviaron al Espíritu Santo (Juan 14:26; 15:26). El Padre crea (Isaías 44:24), el Hijo redime (Gálatas 3:13) y el Espíritu Santo santifica. (Romanos 15:16)

Esta subordinación en cuanto al orden no significa que cada uno de los miembros de la Divinidad no es igual o divino. Por ejemplo, vemos que el Padre mandó al Hijo. Esto no significa que el Hijo no sea igual al Padre en esencia y naturaleza divina. El Hijo es igual al Padre en Su divinidad pero inferior en Su humanidad. Una esposa está supuesta a estar sujeta a su marido, pero esto no niega la humanidad, esencia o igualdad de ella. En otra analogía, un rey y su siervo, comparten la naturaleza humana. Sin embargo, el rey manda al sirviente para que haga su voluntad (la del rey). Jesús dijo: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió” (Juan 6:38). Claro está, que Jesús ya es Rey, pero la analogía muestra que cuando es mandado, esto no significa que es diferente en naturaleza de aquel que lo envió.

Los críticos de la Trinidad verán esta subordinación como prueba de que la Trinidad es falsa. Ellos razonan que si Jesús fuera verdaderamente Dios, entonces, Él sería completamente igual a Dios el Padre en todas las áreas y por lo tanto, no estaría subordinado al Padre de ninguna manera. Pero esta objeción no es lógica. Si miramos la analogía del rey y su siervo, ciertamente no diríamos que el sirviente no es humano debido a que fue mandado. Ser mandado no niega la igualdad en esencia. Por lo tanto, el hecho de que el Hijo fue mandado no significa que Él ya no es más divino. Cuando mi esposa me manda a traer la leche y el pan, no significa que dejo de ser humano.

¿Es esto confuso?

Otro punto importante acerca de la Trinidad es que su concepto puede ser difícil de entender. Pero ésta no necesita un argumento contra su validez. Al contrario, el hecho de que es difícil es un argumento para su verdad. La Biblia es la revelación misma de un Dios infinito. Por lo tanto, estamos obligados a encontrarnos con conceptos difíciles de entender; especialmente cuando tratamos con un Dios impenetrable, el cual existe en todos los lugares al mismo tiempo. Así que cuando vemos descripciones y atributos de Dios manifestados en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, descubrimos que una explicación comprensible y entendible de la esencia y naturaleza de Dios no es posible hacerla. Sin embargo, lo que hemos hecho se deriva de las verdades que se encuentran en la Escritura las cuales podemos tomar y combinar en la doctrina que llamamos Trinidad. La Trinidad es, en gran medida, un misterio; después de todo, estamos tratando con Dios Mismo.

Los cultos minimizan la verdad bíblica para hacer a Dios comprensible y entendible para las mentes de ellos. Para este fin, ellos usan la Palabra de Dios en su propio razonamiento lo cual termina en un error. Los siguientes versículos son usados con frecuencia para demostrar que la doctrina de la Trinidad es definitivamente bíblica.

  • Mateo 28:18: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.
  • 1ª Corintios 12:4-6:”Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. 5 Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. 6 Y hay diversidad de operaciones, pero Dios que hace todas las cosas en todos, es el mismo”.
  • 2ª Corintios 13:14: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén”.
  • Efesios 4:4-7:”un solo cuerpo, y un solo Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”.
  • 1ª Pedro 1:2: “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas”.
  • Judas 20-21: “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, 21 conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna”.

Fuentes:

(1) Diccionario Baker de Teología, Everett Harrison, ed. Baker Book House, Grand Rapids, Michigan, 1960.
(2) Teología Sistemática Berkhoff, Wm. B. Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, Michigan, 1988.
(3) Grudem, Wayne, Teología Sistemática: Una Introducción a la Doctrina Bíblica, Zondervan Publishing House, Grand Rapids, MI, 1994.
(4) Teología Sistemática Hodge, Wm. B. Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, Michigan, 1981.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison