¿Qué es posmodernismo?

El posmodernismo no es tan fácil de definir debido a que esta palabra es usada en diferentes áreas de estudio: arte, cine, arquitectura, literatura, religión, verdad, etc. El término “posmodernismo” puede ser mejor entendido al relacionarlo al modernismo. El modernismo surge en la Europa Occidental en 1800 con la manifestación de la mecánica, industrialismo, progreso, literatura, arte y las ideas que surgieron para capitalizar lo que promovió una sociedad progresiva y próspera. El modernismo elevó la razón humana, el progreso humano y la autoridad humana.

Entonces, el posmodernismo no es necesariamente una rebelión contra el modernismo (aún cuando algunos posmodernistas lo ven de esta manera), sino como un movimiento “después” de este, un movimiento que construye sobre éste, pero de alguna forma, rechaza el racionalismo estricto del modernismo. En contraste a este, el posmodernismo sostiene una subjetividad relacionada con la moral, las construcciones sociales, los movimientos políticos, el arte, la religión, y las declaraciones de verdad. En otras palabras, para talvez simplificar aún más lo que es el posmodernismo, éste es relativismo, la creencia de que la verdad es relativa, que la verdad objetiva puede no ser conocida.

El modernismo es con frecuencia presentado como el buscador de la verdad, el absolutismo, el pensamiento lineal, el racionalismo como opuesto a lo afectivo, la seguridad, — lo cual a su vez alimenta la arrogancia y la inflexibilidad; la lujuria está bien, el deseo de controlar. En contraste, el posmodernismo, reconoce que cuanto “sabemos” está determinado por la cultura en la que vivimos, controlada por las emociones, lo estético y lo heredado, y de hecho puede ser solo sostenido inteligentemente como parte de una tradición común, sin derecho a reclamar si es verdad o correcto.”1

El peligro del posmodernismo es que tiende a negar la habilidad de conocer cosas seguras. Aún socava la construcción del lenguaje estableciendo que las palabras pueden ser interpretadas en forma diferente, que el lenguaje es fluido y de que la  Biblia escrita en lenguajes antiguos está abierta a diferentes interpretaciones de igual validez. Dando esta idea esencial de que nada es verdaderamente sabido (una declaración por sí contradictoria la cual no presenta problema para los posmodernos), las verdades fundamentales tanto de lo moral como de lo espiritual son sospechosas y abiertas a una nueva evaluación incluyendo la de la Biblia.

  • "Spencer Burke del Ooze (Newport Beach, CA) coincide en que: ‘Un movimiento alejado de la cristiandad intelectual es esencial. Debemos movernos hacia lo místico.’”2
  • Este acercamiento místico/poético toma esfuerzos especiales al recordad que la Biblia en sí contiene poca, pero preciosa prosa expositiva.”3

La mente posmoderna

La mayoría de los no creyentes hoy día no cuentan aún con un entendimiento básico de los principios bíblicos. La forma en que ellos ven al mundo es con frecuencia naturalista; esto es, que ellos perciben e interpretan el mundo a la luz de los principios naturales (con frecuencia evolucionista), combinado con el relativismo en las áreas de lo moral y verdad. La persona posmoderna dice que la verdad es entendible en el contexto de la cultura de uno y de la experiencia personal y que estas observaciones a su vez dominan la forma como el mundo es interpretado. Por ejemplo, en vez de una verdad absoluta objetiva, la revelación de Dios, el individuo observa y acepta lo que el considera que es verdad y falso basado en su propia experiencia. Esto significa que culturas diferentes e individuos diferentes interpretarán la realidad en forma diferente. En otras palabras lo que es verdad para una persona puede no ser verdad para otra.

Concluyendo de un estudio realizado por Barna con anterioridad en el mes de Mayo, David Kinnaman, presidente del Grupo Barna, notó de que la mayoría de estadounidenses no tienen creencias fuertes y claras debido a que ellos no poseen un punto de vista del mundo ligado con la Biblia. El estudio encontró que pocos estadounidenses estaban abrazando un punto de vista tradicional de Dios y de la Biblia.”4

La persona posmoderna rechaza los absolutos bíblicos de que existe un Dios que no cambia, de que Dios es soberano, y de que el único camino para la salvación es a través de la sangre en el sacrificio de Jesús. Por lo tanto, el cristiano y la persona posmoderna con frecuencia no tienen mucho en común para permitir un diálogo en las cosas espirituales.
La persona posmoderna podría preguntar que si existe algo así como la verdad y si esa verdad o no puede ser conocida experimentalmente o racionalmente. El modernista diría: “¡Claro que es una verdad absoluta! ¡Preguntar si la verdad puede ser conocida es una pregunta absoluta!”

El posmodernismo y la Iglesia Emergente

Generalmente hablando, aquellos que se encuentran en el movimiento de la Iglesia Emergente están conscientes de las creencias de lo posmoderno y admirablemente buscan adaptar esfuerzos evangelísticos para acomodarlos al pensamiento posmoderno. Esto algunas veces significa que algunas Iglesias Emergentes llevarán a cabo servicios en la iglesia en los cuales enfatizarán acerca de la relación interpersonal, comunidad, valores tradicionales comunes, mientras usan métodos visuales, historietas, y una adoración más expresiva en vez de las absolutas verdades derivadas de la Escritura y las cuales son entregadas durante la predicación y la enseñanza.

Las Iglesias Emergentes usan cuadros, diapositivas, dibujos, y velas como expresiones visuales. Además, podrían presentar videos o clips de televisión. En ocasiones y en un servicio completo de la iglesia, harán exhibiciones de arte o presentarán funciones de teatro.”5

Estamos de acuerdo de que debemos alcanzar la cultura en una forma relevante, una forma que a quienes se busque les resulte familiar, pero debemos también estar seguros de no comprometer la palabra revelada de Dios y que no debemos permitir que la verdad de la Palabra de Dios sea sometida a las presiones culturales o personales. 

Conclusión

Para repetir mi generalización, el posmodernismo es relativismo. El posmodernismo es una reacción contra las estructuras lógicas de la verdad del pensamiento moderno que nos dieron propuestas absolutas acerca de la naturaleza, del tiempo, del espacio, de las matemáticas, de la habilidad del conocimiento, de la repetitividad en la experimentación, de lo predecible, etc. En la medida en que el modernismo desarrolló las ciencias, la tecnología y la medicina, esta ha ayudado a producir una sociedad cómoda, predecible—en donde las personas tienden a convertirse complacientes, cómodas, y predecibles. Pero siempre hay personas que hacen preguntas más que seguir ciegamente el status quo. Ellas buscan formas diferentes de expresión, diferentes interpretaciones de la verdad; enseñan la idea de que la verdad no es necesariamente absoluta y que la realidad puede ser nuevamente interpretada. Es en el contexto posmoderno donde las Iglesias Emergentes buscan trabajar.

Tratar de alcanzar los corazones y las mentes de aquellos que se encuentran menos abiertos a los absolutos que las generaciones anteriores es una aventura difícil de llevar a cabo. Así que, en vez de las propuestas de las verdades absolutas, las Iglesias Emergentes tienden a enfocarse en las relaciones, expresiones, y nuevas formas de tratar de alcanzar a Dios. ¿Es esto bueno? Si y no. Esto es bueno, solo en la medida en que sea consistente con la Escritura. Es malo dondequiera que se desvíe de la Escritura.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés.

  • 1. Carson, D. A., "Ser versado en la Iglesia Emergente" ("Becoming Conversant with the Emerging Church"), (Grand Rapids, MI: Zondervan), 2005, Pág. 27.
  • 2. Gibbs, Eddie and Bolger, Ryan K. "Iglesias Emergentes" ("Emerging Churches"), (Grand Rapids, MI: Baker Academic), 2005. Pág. 230.
  • 3. Brian  McLaren, "Una Ortodoxia Generosa" ("A Generous Orthodoxy"), (Grand Rapids, MI:  Zondervan), 2004, Pág. 155.
  • 4. http://www.christianpost.com/article/20071204/30332_2007_Trends_Analysis:_Americans_Reformulating_Christianity.htm
  • 5. Gibbs, Eddie and Bolger, Ryan K., Pág. 73-74.

 

 

 

 
 
CARM ison