¿Qué es la verdad?

La verdad no es un sentimiento; ni tampoco es una idea. La verdad se encuentra sólo en la Biblia. Los cultos o grupos seudo Cristianos están equivocados porque no tienen la verdad. Esto es, ellos tienen un falso entendimiento de Dios el Padre, de Dios el Hijo y de Dios el Espíritu Santo; y obviamente, de la obra de Cristo en la Cruz. Debido a que ellos están equivocados en estas cosas, lo están también con relación a la doctrina de la salvación.

La sinceridad y cualquier buena obra no tiende un puente entre el vacío existente entre el pecador y Dios. Solo la sangre de Jesús puede limpiar a una persona (Jn 14:6; He 9:22), permitiendo entonces establecer ese puente. La sinceridad y buenas obras son simplemente la confianza que tiene la persona para creer merecer el favor de Dios. La sinceridad es una forma de orgullo cuando se recurre a estas como justificación para ser aceptados por Dios: “Pero Dios, mira mi corazón, mis buenas intenciones. ¿No ves cuán sincero soy? ¿Cuán bien me comporto? Por eso es que merezco ir al cielo.”

Pero no. Al cielo no podemos llegar por la sinceridad y las buenas obras. Si esto fuera suficiente para satisfacer a Dios, entonces, no nos hubiera dado Su Palabra para corregir nuestras ideas las cuales son sinceramente equivocadas. Tampoco hubiera tenido necesidad de encarnarse en la Persona de Jesús para hacer lo que nuestras buenas “intenciones” no pueden hacer.

La verdad es lo que Dios afirma que es verdad; no lo que nosotros pensamos que es verdad.

Sólo Un Dios

  • Cristianismo:

La doctrina Cristiana verdadera afirma que hay un solo Dios que ha existido por siempre en todo lugar, en todo momento y en todo tiempo.

  • “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.” (Is 43:10).
  • “No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.” (Is 44:8).

Entonces, existe un solo Dios en todo el universo creado. A esto se le conoce como monoteísmo.

De acuerdo a la teología Mormona, “El dios de la tierra es sólo uno de muchos, muchos dioses.” (Bruce McConkie, "Doctrina Mormona", p. 163). A esto, llamamos politeísmo. Sin embargo, ellos adoran a uno de los muchos dioses, el llamado “Elohim.” Esto, es conocido como monolatría.

A los Mormones les gusta llamar al Padre con el nombre de Elohim; el cual era un hombre en otro planeta ("Doctrina Mormona", p. 321), que se convirtió en dios y vino a este mundo con su esposa, también diosa ("Artículos de Fe", por James Talmage, p. 443). Los Mormones tiene el potencial de convertirse en dioses de sus propios mundos ("Enseñanzas del Profeta José Smith", pp. 345-347, 354).

Esta teología contradice en forma clara la enseñanza de la Escritura. Los Mormones son politeístas y monoteístas. El Cristianismo es monoteísta; por lo tanto, concluimos que el Mormonismo está equivocado.

Ellos creen en un solo Dios ("Esté Seguro de Todas las Cosas", p. 188). A Dios lo llaman “Jehová”. Los Testigos afirman que Jesús es “un” dios. Por lo tanto, caen en el politeísmo como los Mormones.

La Trinidad

  • Cristianismo:

Dios es una Trinidad de Personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Como Personas son diferentes entre sí pero los tres son eternos, divinos y omniscientes. Cada uno cuenta con su propia voluntad.

La objeción más común contra la Trinidad es que la misma no es lógica. Pero la lógica humana no deberá gobernar la Escritura. Si la misma es de Dios, habrá cosas en esta que son difíciles de entender. Adicionalmente, las huellas de Dios en Su creación son percibidas en esta. Romanos 1:20 dice que los atributos invisibles de Dios se manifiestan claramente en Su creación. La creación es hecha de una trinidad de trinidades: tiempo, espacio y materia.

El tiempo es pasado, presente y futuro. Cada “parte” es diferente, sin embargo, estas tienen la misma naturaleza: tiempo. El espacio es alto, ancho y profundidad. Cada “parte” es diferente, sin embargo, estas tienen la misma naturaleza: espacio. La materia es sólida, líquida y gaseosa. Cada “parte” es diferente, sin embargo, tienen la misma naturaleza: materia.

Es un oficio llevado a cabo por 3 dioses separados: Un dios llamado el padre, un dios llamado el hijo y un dios llamado el santo espíritu. Ellos se equivocan al asumir que una “persona” debe ser en forma de carne ("Doctrina y Pactos", 130:22); algo así como carne y sangre.

Esto contradice el punto de vista ortodoxo de la Trinidad así como también la enseñanza de que existe más de un dios (Is 43:10; 44:6, 8).

Niegan la Trinidad ("Que Dios Sea Veraz", pp. 100-101; "Esté Seguro de Todas las Cosas", p. 386). Ellos dicen que hay una sola persona en la divinidad: El Padre. Ellos están equivocados al negar la verdadera doctrina de la Trinidad.

Jesús

  • Cristianismo:

Jesús es la segunda Persona de la Trinidad. Jesús es tanto Dios como hombre; es totalmente Dios y totalmente hombre (Col 2:9). Él era en forma de Dios, se vacío a Sí mismo y se convirtió en un hombre (Fil 2:5-8). Como Dios encarnado Él es el mediador (1 Ti 2:5). Jesús no fue un ser creado (Jn 1:1-3), sino el creador de todas las cosas (Col 1:16-17).

Jesús, el diablo, y todos nosotros somos literalmente hijos espirituales nacidos en una existencia previa, los hijos de dios el padre y de su esposa diosa (Doctrina Mormona, p. 516; Diario de Discursos, Volumen 4, p. 218).

Jesús es el arcángel Miguel que se convirtió en un hombre, murió en una estaca; resucitó en un cuerpo espiritual, invisible, y regresó a los cielos para ser otra vez un ángel ("El Atalaya", Mayo 15, 1963, p. 307; "El Nuevo Mundo", p. 284).

El problema con esta teología es que Jesús o Miguel sería una cosa creada. Esta es la razón por la cual la Biblia de la Traducción del Nuevo Mundo agrega las palabras “otros” cuatro veces en Colosenses 1:16-17. Esta palabra, “otros”, no está en los manuscritos originales.

Salvación

  • Cristianismo:

La salvación o el perdón de pecados es algo que Dios le da a Ud. Es un don, un regalo (Ro 6:23). El pecador es entonces hecho justo a los ojos de Dios solamente por la fe que al creyente le es dada por el Espíritu Santo en el sacrificio de Cristo en la Cruz. La justificación o el ser declarado es llevado a cabo por fe (Ro 5:1). Nuestras obras no tienen parte en el plan de salvación de Dios. Si nuestras obras fueran importante, entonces, Jesús murió innecesariamente (Gá 2:21).

La doctrina del perdón de pecados en el Mormonismo es que Usted es salvo por gracia después de todo lo que pueda hacer (Artículo 8 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; "Artículos de Fe", por James Talmage, p. 92). Ellos agregan obras a la obra terminada de Cristo en la cruz y dicen que Jesús hace posible que hagamos obras para que seamos perdonados. Nuestras obras entonces, se mezclan con la obra terminada de Cristo para que así el perdón de nuestros pecados sea meritorio delante de Dios.

Este error es que las obras juegan un papel importante en nuestra salvación, el perdón de pecados. Pero no es así. En Gálatas, capítulos 3 y 5, Pablo presenta el tema y condena el pensamiento de cualquiera que pretenda guardar alguna parte de la Ley para ser justo delante de Dios. La salvación es un don, un regalo, pagado por la sangre de Cristo.

El perdón de pecados es por buena obras y con la cooperación nuestra con Dios ("Estudios en las Escrituras", Volumen 1, pp. 150. 152). Ellos sostienen que el sacrificio de Miguel, el cual es Jesús, abrió la puerta que Adán cerró. En otras palabras, debido al sacrificio de Jesús/Miguel, Usted es capaz de cooperar con Dios y obtener la salvación.

Este error es el mismo que presentan los Mormones. Las obras no juegan un papel importante en nuestra salvación. Estas vienen pero después de ser salvos, no antes, y sin ninguna clase de cooperación con Dios. Agregarle a la obra terminada de Cristo, es decir que lo que hizo Jesús en la cruz no fue suficiente, Esto es un insulto a Dios.

Conclusión

La verdad es importante no porque sea simplemente la verdad. Es importante porque la verdad es lo que define a quién y en qué creer. ¿Es Jesús el hermano del diablo como enseña el Mormonismo? ¿Es Jesús el arcángel Miguel como enseñan los Testigos de Jehová? ¿Puede un ser creado haber hecho una expiación como la que sólo puede hacer Dios mismo? Para estos grupos seudo Cristianos, ¿es Jesús realmente el creador del universo, la segunda Persona de la Trinidad? Solo uno es verdadero.

La fe es vital; pero colocada en algo falso es lo mismo que no tener fe de ninguna clase. La fe es tan buena como en la persona en quien la ha colocado. ¿Colocó su fe en el hermano de Satanás? ¿En el arcángel Miguel/Jesús? Por esto es tan importante tener al verdadero Jesús. El que presenta la Biblia, no el jesus del Mormonismo ni en el de los Testigos de Jehová.

La eternidad es demasiado tiempo para estar equivocado; particularmente, acerca de Jesús.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Indonesio

 

 

 

 
 
CARM ison