¿Qué le dice a alguien que no cree que la Biblia contenga la Palabra de Dios?

No hay una respuesta sencilla a esta pregunta ya que depende de la persona a quien se le responde y de la situación. No existe una respuesta estándar que funcione para cada ocasión. Por lo tanto, lo primero que debe hacer es preguntar y descubrir lo que la persona cree antes de empezar a defender la Biblia. Pregunte si la persona es un ateo, un Musulmán, un escéptico o un agnóstico. Pregúntele si cree en la evolución, en los seres extraterrestres o si no cree en nada. Pregúntele a la persona si cree en Dios. Si es así, ¿en cuál dios, dioses, o Dios? ¿Él/Ella cree que Dios vive en nosotros, o que Dios es parte del universo o si Dios es un ser personal? Usted tiene que hacer preguntas antes de empezar a enseñar y encontrar primeramente cuáles son sus suposiciones para después abordar esas suposiciones. Usted primero debe preparar el terreno antes de plantar la semilla. Mire si las suposiciones de la persona tienen o no lógica. Observe si está de acuerdo con los hechos relacionados con la historia, la Biblia, el Cristianismo u otro tópico. Descubra si la persona es complicada o tiene el deseo de hablar. Todas estas cosas son importantes y afectan la forma como transcurrirá la conversación.

Tome por ejemplo a un ateo. Él no creerá que la Biblia sea la Palabra de Dios ya que no cree en Dios. Así que lo primero que Usted discutirá es el tema relacionado con la existencia de Dios. De otro lado, un Musulmán cree en un dios pero indudablemente traerá el tema de las alegadas contradicciones en la Biblia en un intento de desacreditarla. Un Hindú a lo mejor ni sabe lo que la Biblia es verdaderamente. Un Budista, realmente no cree en Dios, de manera que éste, es un obstáculo que deberá superar. Usted debe hacer preguntas para saber acerca de la persona a la que está testificando. Aquí hay un breve resumen de cómo hacer esto:

  1. Pregúntele a la persona acerca de sus creencias: ¿Cree él/ella o no en Dios?
    1. Si la persona no cree en Dios, entonces, Usted debe discutir esto antes de entrar con la Biblia.
    2. Si la persona cree en Dios, entonces…
  2. Pregúntele en qué religión se encuentra: Testigo de Jehová, Unitario o Jesús Solo, Budista, Hindú, Musulmán, etc.
  3. Pregúntele por qué no cree que la Biblia es la Palabra de Dios.
  4. Use “Por qué” en la respuesta. Algunas veces es bueno repetir la respuesta en forma de una pregunta. Por ejemplo:
    1. Si la persona dice que la Biblia tiene contradicciones, pregunte: “¿Por qué cree Usted que la Biblia tiene contradicciones?” o “¿Usted tiene algunos ejemplos de esas contradicciones?”
      1. Si la persona le da algunos, entonces, examine los textos para ver si efectivamente son contradictorios. Si Usted no tiene la respuesta, diga que “no”, haga alguna investigación y suministre una respuesta más tarde.
    2. Si la persona dice que él/ella no cree que la Biblia sea la Palabra de Dios pero no tiene ninguna razón verdadera, pregunte entonces. “¿Por qué no? ¿Tiene Usted una razón sólida para esto?”
      1. Escuche la respuesta y haga más preguntas. Aprenda más.
  5. Examine las respuestas dadas para ver si estas son ilógicas, inexactas o emocionales.
    1. Ilógicas: Algunas veces la crítica de las personas contra la Biblia no son racionales. Por ejemplo, alguien podría decir que la Biblia no puede ser la Palabra de Dios porque es antigua. Pero el hecho de que sea antigua no significa que no venga de Dios.
    2. Inexactas: Algunas veces las personas tienen información errada acerca de la Biblia. Por ejemplo, alguien podría decir que está llena de historias ficticias o que han sido cambiadas tanto que no puede ser creída. Pero la verdad es que no es ficción y que no ha sido cambiada.
    3. Emocionales: Algunas veces las personas, simplemente odian la religión, a Dios o cualquier cosa que imponga moralidad. Otras veces las personas odian la idea de que Cristo es Dios en carne o que Él es el único camino hacia la salvación. Las emociones no deben dejarse a un lado. Escuches sus respuestas y corrija con suavidad y señálele a las personas a Dios.

 

 

 

 
 
CARM ison