¿Qué le hace pensar a Usted que la Biblia es la Palabra de Dios?

La Profecía: El Antiguo Testamento fue escrito antes de que Jesús naciera. El Nuevo Testamento fue escrito por hombres que conocieron a Jesús, caminaron con Él, comieron con Él y aprendieron de Él. En el AT hay profecías con relación al lugar de Su nacimiento (Miqueas 5:1-2), que nacería de una virgen (Isaías 7:14), que sería rechazado por Su propio pueblo (Isaías 53:3), que sería traicionado por un amigo cercano (Isaías 41:9), que moriría teniendo sus pies y manos atravesados (Salmo 22:16-18) y que sería levantado de la muerte. (Salmo 16:10; 49:15). En el NT todas estas profecías y muchas más serían cumplidas en Jesús. Esta es la pregunta que Usted debe responder ahora: “Si la Biblia no es inspirada por Dios, entonces, ¿por qué en ésta se han cumplido tantas profecías?” ¿Cómo es esto posible si no fuera de Dios la Biblia?

Solo Dios conoce el futuro, tiene poder sobre éste y puede mirarlo, diciéndonos exactamente lo que sucederá. En la Biblia tenemos las huellas digitales de Dios: cumplidas en profecía.

Sabiduría: La Biblia está llena de grandes verdades acerca del hombre y de Dios, del pecado y de la salvación. El Sermón del Monte (Mateo 5) es hermoso en su sabiduría, humildad y amor. Los Salmos son increíbles en poesía, profundidad y belleza. Las epístolas del NT son grandes descripciones de amor, perdón, gran sufrimiento, bondad, etc. (Aún si Usted no quiere convertirse en Cristiano, estudiando la verdad que Dios ha revelado en la Biblia, ésta le ayudará grandemente en su vida.) El objetivo no es simplemente llevar a la persona a usar la Biblia como una guía para llevar una buena vida, sino para animarla a leerla. De esta manera, la persona, al menos, leyendo la Palabra de Dios estará más cercana a la conversión; ya que la Palabra de Dios será llevada a cabo para hacer lo que Él quiere. (Isaías 55:11).

 

 

 

 
 
CARM ison