¿Qué son demonios?

Los demonios son espíritus malignos que se oponen a Dios y a Su pueblo. Parecen ser ángeles caídos: En el Nuevo Testamento, en 2ª Pedro 2:4 y Judas 6 son referenciados principalmente.

  • Mateo 4:24: “Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.”
  • Mateo 8:28: “Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino.”
  • Marcos 3:22: “Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.”
  • Lucas 4:35: “Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno.”
  • Juan 8:48-49: “Respondieron entonces los judíos, y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros, que tú eres samaritano, y que tienes demonio? 49 Respondió Jesús: Yo no tengo demonio, antes honro a mi Padre; y vosotros me deshonráis.”

Los demonios son seres espirituales sin forma física. Son espíritus malignos que se oponen a Dios y Su obra. Probablemente fueron creados antes de que el mundo fuera y como Satanás, se rebelaron contra Dios. Algunos creen que Apocalipsis 12:4 es una referencia a la tercera parte de los ángeles que al caer, se convirtieron en demonios.

Este término, viene del Griego “daimon”. En el Nuevo Testamento encontramos a los demonios como seres capaces de poseer a las personas (Mt 8:28-34; Mr 5:1-4) y animales (Mt 8:32). Son muy fuertes (Mr 5:4), son también llamados espíritus inmundos (Lc 8:29), parecen tener una jerarquía de mando en su mundo demoniaco (Mt 12:24-27) y se les puede ofrecer sacrificios a ellos (1 Co 10:20). Serán juzgados en el futuro (Mt 8:29) y no tienen redención.

Pablo reconoció las fuerzas demoniacas y se refiere a estas como principados (Ro 8:38) y dijo que debemos luchar contra ellos (Ef 6:11-12). Los menciona en lugares celestiales pero no significa que sea el lugar donde se encuentra Dios; sino un área encima de la tierra.

Jesús fue capaz de echar fuera demonios de gente poseída (Mt 8:32) y fue acusado de estar poseído por demonios (Jn 7:20; 8:48).

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison