¿Qué derecho tiene Usted para juzgar lo que es moral?

En una Página Web de Apologética Cristiana podría ser una sorpresa encontrar una sección acerca de lo moral; pero no debería ser así. Cuando se trata de lo que es correcto e incorrecto, necesitamos ofrecer consejo sabio. Después de todo, las personas tienen objeciones acerca de Dios, del accionar de las otras personas, acerca de temas políticos, etc. Casi siempre, el tema trata con lo que es correcto e incorrecto.

Sin un estándar de moralidad, no hay forma de juzgar lo que es bueno o malo. Por ejemplo, los ateos podrían desprestigiar la conducta de Dios en el Antiguo Testamento cuando Él ordena la destrucción de grupos de personas. Pero, ¿cuál es el estándar moral con el que un ateo puede alguna vez juzgar lo que es moralmente correcto? A lo mejor, un ateo podría tener sólo la habilidad para expresar una opinión ya que él/ella no puede ofrecer ningún estándar objetivo acerca de la moral.

Las personas religiosas pueden apelar a un poder más alto a través del cual puedan ellos asegurar lo que es bueno o lo que es malo. Claro está, que el Cristianismo no reconoce la existencia de ningún dios diferente de aquel que está enseñado en la Escritura. Para los Cristianos, la revelación de Dios encontrada en la Biblia es el estándar por el cual se toman esta clase de juicios. Así que para responder a la pregunta acerca de quién nos da el derecho para juzgar lo que es moral, la respuesta sería Dios. Nosotros no juzgamos lo que es correcto o incorrecto. Dios es quien lo hace y Él nos ha comunicado Su estándar de justicia. Esta comunicación se encuentra en la Biblia. Tome por ejemplo, los 10 mandamientos en Éxodo 20. Vemos un código para los estándares morales. Se nos ha dicho que no mintamos, que no cometamos adulterio, que no codiciemos, etc. Estos son estándares dados por Dios a nosotros y aun cuando existen culturas que no creen en el Dios Bíblico, ellos podrían tener códigos similares. Pero para el Cristiano, la Biblia es la autoridad suprema que juzga lo que es moral.

Nosotros sólo podemos juzgar lo que es moral si tenemos un estándar dado por Dios a nosotros, no algunos estándares basados en la emoción, opinión o el cambio de los valores morales en la sociedad. Aún cuando los ateos, agnósticos, Musulmanes y no Cristianos podrían no aprobar los estándares encontrados en la Biblia, nosotros los Cristianos creemos que la Biblia es la Palabra de Dios revelada e inspirada y que dentro de sus páginas se encuentran los estándares morales que modelan nuestra conducta. Por lo tanto, el derecho que tenemos para juzgar lo que es moralmente bueno o malo, viene de Dios y está revelado en Su Palabra.

Finalmente, debemos ser extremadamente cuidadosos como Cristianos para aplicar juicios morales con equidad, imparcialidad, amor y verdad. Los juicios morales sin compasión ni misericordia se convierten en inmorales en sí mismos. Esta es la razón por la cual tenemos que tener puestos los ojos en Jesús quien es el juez y el estándar de la justicia. Nuestros oídos deben estar atentos a Sus palabras y a Sus obras y copiarlo solamente a Él. Jesús perdonó, fue paciente, enseñó y sanó; Sus palabras no fueron simplemente declaraciones morales, éstas, fueron manifestadas por Su vida y carácter amoroso.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

 

 

 

 
 
CARM ison