¿Qué hay acerca de las mujeres que usan bikinis en la playa?

En la cultura de hoy es socialmente aceptable que una mujer vaya a una playa o piscina pública vistiendo prendas más pequeñas aun que la misma ropa interior. Los bikinis son piezas de baño muy pequeñas que muestran prácticamente la desnudez de la mujer. La pregunta es: ¿Deberían las mujeres Cristianas o cualquier otra mujer exhibir su cuerpo de tal manera que hasta hagan desaparecer la modestia?

Por favor, entienda que no estamos abogando por el puritanismo y que no deseamos que las personas se diviertan. Esta no es la idea. Entendemos que no es práctico vestir prendas que oculten el cuerpo totalmente en la playa o en una piscina. Es penoso y ridículo. Sin embargo, el hecho es simple: el cuerpo de una mujer es hermoso por naturaleza y sensual. Las mujeres descubren esto a medida que crecen y notan que los hombres jóvenes se sentirán atraídos a ellas y harán toda clase de cosas para ganar la atención y favor de una mujer joven. Muchas mujeres jóvenes encontrarán esto atractivo y con frecuencia tomarán ventaja de su poder sobre los hombres al exhibir sus cuerpos femeninos. Por lo tanto, algunas mujeres jóvenes o de edad, se vestirán de forma seductora con el fin de extender su sentido de atracción y control. De esta forma, los hombres son fácilmente atraídos y seducidos.

¿Es correcto que una mujer, especialmente Cristiana, use su cuerpo de tal manera? La respuesta obvia es: no. La mujer necesita ser cuidadosa en la forma como atrae a los hombres y necesita ser modesta. Pero aquí, el problema trata con la subjetividad. Lo que es modesto para una persona no lo es para la otra. Existirán lugares donde una mujer Cristiana no use bikini, pero a lo mejor en otros luagres, una Cristiana sí lo hace. Entonces, ¿qué vamos a concluir para que sea lo más apropiado?

La respuesta descansa en la Escritura. 1ª Timoteo 2:9-10 dice: “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, 10sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.” El modelo bíblico para el vestir de una mujer es la modestia. Ahora, el contexto de estos versículos está tratando con adornos ostentosos; esto es, está tratando con una mujer que destina cantidades excesivas de dinero en ropa. Esto llamaba la atención sobre sí misma, demostrando que se preocupaba excesivamente en su apariencia. Note lo que declaran dos comentarios:

  1. “Estos términos no hacen tanto hincapié a la provocación sexual, aunque es incluida, sino más bien en apariencia a lo que es simple, moderada, juiciosa y libre de ostentación.”1
  2. “Aquellos que profesan santidad, deberían, en sus vestidos, así como en otras cosas, actuar de acuerdo a la profesión; en vez de colocar todo el dinero en ropas finas, ellos deben invertir en obras de piedad y caridad, las cuales son llamadas en forma apropiada, buenas obras.”2

El énfasis es que una mujer Cristiana debería estar más preocupada con exhibir su carácter piadoso que su piel. Si el objetivo de ella es impresionar a un hombre con su santidad, entonces, está siendo santa y santificada. De otro lado, si ella cree que tratar de exhibirse a sí misma para poder seducir a un hombre, entonces, no está siendo modesta. Sin embargo, el punto de la modestia incluye abstenerse de hacer alarde, aún, de su cuerpo. Los hombres jóvenes son especialmente susceptibles a la belleza de mujeres jóvenes y la meta de las mujeres Cristianas debería ser el no convertirse en un obstáculo.

Recuerde que los bikinis nunca fueron usados en los tiempos del Nuevo Testamento porque a ninguna mujer se le hubiera ocurrido exhibirse de tal forma. No fue solo hasta las últimas décadas que tal clase de exhibición comenzó a ser más aceptable.

Estoy casado con una mujer atractiva, con una bonita figura. Cuando vamos a la playa ella usa un vestido de baño de una sola pieza. Su deseo no es exhibir su cuerpo de tal forma que llame la atención. Ella quiere disfrutar el sol, el viento, pero también desea ser pudorosa. Pienso que un traje de baño de una sola pieza es un buen compromiso y muestra un juicio razonable.

Cuando tratamos con este tema subjetivo de la modestia, una mujer Cristiana debería preguntarse lo que a ella la motiva para usar lo que usa, si cree que lo que está usando llevaría a un hombre a la lujuria—aun cuando la persona lo crea o no—y si está buscando la voluntad del Señor en su apariencia. Por supuesto que ella no puede ser responsable de cada hombre, considerando que si aún usa una carpa para cubrirse, alguien, podría ser lujurioso. Pero este no es el punto. Más bien, su responsabilidad es delante del Señor, usando su cuerpo de una forma piadosa y santa ya que su belleza es un don de Dios. Su obligación es primero para con Dios. Por lo tanto, ella debería orarle a Dios y pedirle lo que sería apropiado modestamente y después buscar atraer a los hombres, no con la carne sino con su santidad.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1. Walvoord, John F., y Roy B. Zuck, “El Comentario del Conocimiento de la Biblia” (“The Bible Knowledge Commentary”), Wheaton, IL: Scripture Press Publications, 1985.
  • 2. Henry, Matthew, “Comentario de la Biblia de Henry Matthew” (“Matthew Henry's Commentary on the Bible”), Peabody, MA: Hendrickson Publishers, 1997.

 

 

 

 
 
CARM ison